Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/3/2002 12:00:00 AM

Nueva amenaza

Despues de haber derrotado judicialmente a Napster, el software para bajar música de Internet, la industria discográfica se enfrenta ahora con un nuevo fantasma: KaZaA.

Nueva amenaza Nueva amenaza
Despues de haber derrotado judicialmente a Napster, el software para bajar música de Internet, la industria discográfica se enfrenta ahora con un nuevo fantasma: KaZaA. Pero el principal inconveniente para perseguirlo es la geografía. Sharman Networks, el distribuidor del programa, está inscrito en Vanuatu (Oceanía) y dirigido desde Australia. Sus servidores están en Dinamarca y el código de su software fue visto por última vez en Estonia. Se cree que los fundadores de KaZaA, que siguen controlando la tecnología, viven en Holanda, pero los abogados de las empresas del cine y la música que quieren procesarlos por violar la ley de derechos de autor no pueden encontrarlos. KaZaA tiene 400 millones de usuarios que 24 horas al día bajan música y películas que están protegidas por derechos de autor y que le cuestan a la industria del entretenimiento cientos de millones de dólares diarios.

EDICIÓN 1969

PORTADA

La caravana de la muerte: los misteriosos asesinos en moto que azotan Putumayo

Hombres en moto se mueven como fantasmas por las carreteras de Puerto Guzmán, Putumayo. Tocan a las puertas, llaman a las personas por su nombre y las asesinan. En tres semanas van al menos 6 muertos, otros han podido escapar. ¿Por qué nadie detiene a los matones?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1969

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.