Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/11/2019 4:27:00 PM

El colegio en Soledad, Atlántico, de donde salieron 129 'pilos'

Este colegio del Atlántico pasó de estar en la categoría ‘inferior’ a ‘muy superior’ en las pruebas de Estado. Hoy sus estudiantes reciben becas para estudiar en las más prestigiosas universidades. ¿Cómo lo lograron?

El colegio en Soledad, Atlántico, de donde salieron 129 'pilos' El colegio en Soledad, Atlántico, de donde salieron 129 'pilos'
;
Semana Educación

“Buenos días”, saluda el profesor. “¡Muy bien, muy superior, ¿y usted?!”, le replican los alumnos. “Muy superior”, responde. Solo los estudiantes del Colegio Metropolitano Soledad 2000 entienden esta invariable expresión de cada mañana. 

La frase se ha vuelto usual y provoca risas de alegría y orgullo. Es la manera informal de recordar, en las habituales jornadas académicas, que la institución ha obtenido los mejores resultados del país en las pruebas de Estado y es conocida en el Atlántico como un semillero de alumnos becados.

Este colegio privado, que atiende a la población de recursos bajos del barrio Soledad 2000, en Soledad (Atlántico), completó 31 años de trabajo. Según su rector, Jorge Torres, “hemos venido analizando los factores que inciden en el mejor rendimiento académico de los estudiantes”. No fue sencillo el camino para el plantel, en el que muchos alumnos reciben subsidios del Estado ante el déficit de cupos en las instituciones oficiales. Torres recuerda que las primeras pruebas de Estado resultaron decepcionantes.

“No salíamos de inferior y sabíamos la razón. Después logramos mejorar, pero seguíamos mal”. En medio de sus propias dificultades, el colegio emprendió un estudio para saber qué sucedía. El hallazgo no tenía que ver con el ámbito académico, sino con el entorno: los chicos estaban más enfocados en terminar sus estudios y en comenzar a trabajar para ayudar a sus familias que en alcanzar la educación superior. 

Muchos querían aprender a manejar moto para ganarse la vida como mototaxistas. Otros decían que sus familias esperaban que se pusieran a trabajar para ayudar a sostener a sus hermanos menores.

Pero algunos más argumentaban que sus padres, que habían concluido el bachillerato, les decían que ellos no podían aspirar a la universidad.También estaban los papás que pretendían que sus hijos entraran al Sena o cursaran un programa técnico, “porque para llegar a la universidad no tenían los recursos y no podían lograr el ingreso [en las instituciones públicas] por la dificultad del examen. 

Siempre encontramos esa serie de argumentos”, añadió el rector. La conclusión fue una: había en los estudiantes una muy baja autoestima, así como en sus familias. Torres lo define como una desesperanza aprendida, unas aspiraciones que los progenitores nunca tuvieron, comportamiento que puede repetirse de generación en generación.

Pedagogía de lo posible 

El colegio puso en marcha un esquema para romper esa dinámica y no caer en el sinsentido de entregar diplomas por entregarlos. El centro de la estrategia, implementada desde el año 2000, fue desarrollar lo que se denominó “la pedagogía de lo posible”, que implicó el cambio de paradigmas profundamente arraigados en la comunidad que atiende la institución.

“Logramos identificar –señaló el rector– que los padres le crean un problema a los estudiantes porque no los apoyan. La limitante económica es muy fuerte y una sola institución pública, la Universidad del Atlántico, no da abasto para los jóvenes que egresan de Barranquilla y de otros municipios, y tampoco tiene todas las carreras a las que los chicos podrían aspirar”.

Le recomendamos: La transformación que Duque propone para Ser Pilo Paga

Otro aspecto eran los docentes. Torres habla de un entorno en el que los maestros aplicaban la “pedagogía de la pobreza”. Ante las bajas posibilidades de que los alumnos pudieran comprar libros, de que cambiaran su esquema mental de baja autoestima y de que accedieran a recursos audiovisuales para avanzar en su aprendizaje, se generaban contenidos educativos pobres.

“Esto nos llevó a entender por qué los profesores tenían su aliciente solo en el salario. Trabajar, producir, que les pagaran y ya. Les pedimos que identifiquen su perfil: si son quizá instructores, catedráticos o docentes. Porque nada de eso necesitamos; requerimos maestros que entiendan su verdadera misión, la de transformar vidas”, puntualizó Torres.

El rector contó que la metodología de trabajar lo misional “nos dio muy buen resultado, porque se desarrolla más amor a la pedagogía y sentido de pertenencia; mayor comprensión de los problemas de los chicos y la mística de ser mejores educadores”.

El colegio, en pos de esta tarea, llegó a sus profesores con conversatorios y sensibilizaciones para transmitirles la pedagogía que busca impartir la institución y hacerles entender que ellos son espejos de sus estudiantes, para que se planteen qué es lo que dejarán como herencia en las mentes que tocan, incluyendo la semilla para que los chicos exploren opciones a futuro.

Foto: Archivo Semana

Un buen ambiente

Torres, galardonado en 2014 con el Premio Compartir al gran rector, sabe que el entorno es determinante para cualquier proceso en la enseñanza. “Si no hay un ambiente pedagógico y cultural que permita el desarrollo de las posibilidades que existen, es imposible avanzar”.

“Por ejemplo, nuestros niños están en un ambiente en el que tienen que ser buenos, productivos: los mejores. Los maestros también son exigidos y están comprometidos con su actividad misional. Los padres de familia tienen una imagen clara de su responsabilidad con sus hijos y con el colegio. La institución, sus directivas y su administración están en función de la calidad de la educación para los niños. Entonces, hay un ambiente que inspira pedagogía”.

Para explicarse, el rector acude a la comparación con las instituciones oficiales, donde considera que hay “frenos” como los mismos compañeros docentes, rectores no muy comprometidos o, incluso, el sindicalismo radical. “Me preguntaban alguna vez qué opinaba de los paros de maestros y respondí que me parecen bien, pero alguna vez quisiera ver una huelga de alumnos y padres contra los malos maestros”. 

Anota que las evaluaciones docentes deberían ser en el aula y se remontó a su época de normalista, en la que los profesores eran calificados por los supervisores teniendo en cuenta cómo se dictaba la clase, cómo participaban sus alumnos, qué se lograba con ellos y el concepto de los padres. Llegan las becas Solo hasta 2006 el Colegio Metropolitano de Soledad 2000 logró su primera beca, la Andrés Bello. “Nos dio mucha alegría porque vimos que sí se podía, fue un paso fundamental. En 2007 logramos la Roble Amarillo, una beca integral ofrecida por la Universidad del Norte.

Le recomendamos: "Sin Ser pilo paga, nunca habríamos entrado a la universidad": estudiantes

Al ganarla, confirmamos que ese era el camino”, explicó el rector. Ello dio inicio a un proceso en el que se cualificaron a los estudiantes y permitió establecer que había un déficit en horas de trabajo académico, teniendo en cuenta que la institución no ofrece la jornada completa, sino una por la mañana (los más pequeños) y otra por la tarde (los de secundaria).

“Vimos la necesidad de que los chicos de grado 11.° empezaran a trabajar también a ciertas horas de la mañana, pero seguía sin ser suficiente –dice el rector–. Así que optamos por trabajar también los sábados, para reforzarlos”.

Fue de esa manera que terminaron añadiendo semanas de vacaciones, los días no festivos de la Semana Santa e, incluso la mitad de enero, a jornada completa. Sin embargo, cada vez es más difícil competir por becas, así que los refuerzos empezaron a hacerse también con los grados anteriores.

“Nosotros en 2013 logramos en la Universidad el Norte 25 becas en diferentes modalidades, una cosa impensable para un colegio con alumnos de ingresos bajos”, declaró Torres, quien contó que ya hay algunos de sus estudiantes que son profesores universitarios. Dentro del análisis para recibir estos estímulos debe estar la certeza de que no se van a perder, y por ello es clave que haya detrás una familia motivada.

El siguiente paso fue el programa Ser Pilo Paga, en palabras de Torres, “un aliciente enorme, porque crecimos mucho. Ya no solo eran los chicos que se iban para la Uninorte, sino los que ahora se iban para la Universidad de los Andes, Rosario, la UIS y otras, con carreras que no se ofrecen en la región”. Fueron 18 becas en 2014, 38 en 2015, 53 en 2016 y 57 en último año del programa.

Para el colegio fue un duro golpe el fin de Ser Pilo Paga y la reducción del presupuesto con su heredero en el actual gobierno, Generación E, pues el cambio significó pasar de 10.000 cupos que se otorgaban a 4.000. Las becas logradas por la institución bajaron a 26. “En el caso de las becas por excelencia, las instituciones asumen un 25%; el Gobierno, un 50% y, a través de un fondo privado, se asume el 25 % restante de la matrícula”. 

Está el camino de las becas por equidad, que solamente pueden usarse en instituciones oficiales, donde la oferta es más reducida. Aquí el colegio obtuvo 90 estipendios. Los sueños no se han roto. “Aún es posible llegar a las universidades para quienes no tienen los recursos económicos. El ánimo no ha bajado y los chicos mantienen la mentalidad de que deben llegar a la universidad”, puntualizó el rector.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.