La degradación en la Amazonia brasileña ha venido en aumento en los últimos años, en parte, por la flexibilización a nivel normativo y ambiental del gobierno de Jair Bolsonaro. Foto: Wildlife vía DW - Mundo hoy.

actualidad

EEUU y Europa estarían importando madera ilegal de la Amazonia, señala informe

El grupo ambientalista londinense Earthsight sostiene que los gobiernos de estas dos naciones deben actuar urgentemente para hacer cumplir mejor sus respectivas leyes e impedir que madera sospechosa llegue a sus mercados.

Empresas de Estados Unidos y la Unión Europea importan madera potencialmente vinculada a la desforestación ilegal en Brasil favorecida por el levantamiento de sanciones del gobierno de Jair Bolsonaro a la mayor exportadora de pisos de madera del país, según un informe.

El grupo ambientalista londinense Earthsight afirma que la compañía brasileña Indusparquet está "creciendo en Estados Unidos y Europa" tras "haber sido librada" de sanciones por el gobierno ultraderechista de Bolsonaro, pese a las evidencias que la vinculan a la deforestación ilegal en la selva amazónica. 

Le sugerimos: Nuevo récord de deforestación en la Amazonia brasileña en 12 años

La agencia de control ambiental de Brasil, Ibama, incautó en 2018 más de 1.800 metros cúbicos de madera de una filial de Indusparquet, con un valor estimado de 2,5 millones de dólares. 

La requisa ocurrió en el marco de una investigación sobre un presunto agente corrupto del Ibama, que según las denuncias ayudó a madereros ilegales a "lavar" su materia prima emitiendo licencias falsas. 


Los incendios devoraron un basto terreno de la Amazonia brasileña en 2020, dejando a su paso desolación, desplazamiento de la fauna y destrucción de la flora. Foto: Víctor Moriyama / Greenpeace.

Sin embargo, tras la llegada de Bolsonaro al poder en 2019, el nuevo responsable del Ibama en Sao Paulo canceló una multa de 482.300 reales que pesaba contra Induparquet (USD 122.000 al cambio de la época) y liberó más de 1.600 metros cúbicos de la madera incautada, según Earthsight. 

Ibama afirmó en un comunicado haber aceptado los argumentos de la empresa de que la madera era legal y que el problema era en realidad un error administrativo. Indusparquet negó cualquier irregularidad. 

Le recomendamos: Alarma por nueva carretera que afectaría parque protegido en Amazonia brasileña

La compañía "lamenta profundamente haber sido involucrada de forma frívola y con mentiras en alegaciones y meras sospechas, cuyo telón de fondo es político", indicó en un comunicado. 

Este caso se suma a las numerosas controversias en torno a la gestión medioambiental del gobierno de Bolsonaro, que en medio de índices récord de deforestación en la Amazonia en más de una década, promueve la apertura de la selva -considerada esencial para frenar el cambio climático- a las industrias maderera, minera y agropecuaria.


La Amazonia brasileña más de 840.000 hectáreas por cuenta de la deforestación en 2020. Foto: archivo / Semana. 

Earthsight identificó que las exportaciones de Indusparquet a Estados Unidos y Europa aumentaron drásticamente a pesar de las investigaciones, apuntando una posible violación de las normas de importación. 

En EEUU, el volumen de importaciones de Indusparquet aumentó 15% desde 2018, afirmó la organización. 

En Europa, países como Francia, Italia y Bélgica continuaron importando de la firma brasileña, que desde 2018 también sumó a Dinamarca a sus países de destino.

Le puede interesar: "Bolsonaro, pare la deforestación de la Amazonia": 230 organizaciones

"Casos como este son una burla para los actores internacionales que afirman estar superando la ilegalidad descontrolada que amenaza los bosques tropicales del planeta", dijo en un comunicado Sam Lawson, director de Earthsight. 

"Con el gobierno de Bolsonaro saboteando los esfuerzos para afrontar el problema, es más importante que nunca impedir que la madera sospechosa llegue a los mercados internacionales. Los gobiernos en Estados Unidos y Europa deben actuar urgentemente para hacer cumplir mejor sus respectivas leyes", añadió.