Tendencias

Home

Gente

Artículo

Olivia y Travolta usaron los vestuarios originales de Sandy Olsson y Danny Zuko, durante una serie de veladas en las que interpretaron algunas canciones y bailes de Grease en varias ciudades de Florida. - Foto: THE GROSBY GROUP

gente

¡Grease! El nostálgico baile de John Travolta y su hija en el Super Bowl

En un evento deportivo muy atípico por la pandemia, este será uno de los comerciales más esperados y aplaudidos.

Los comerciales del Super Bowl pueden ser unos de los videos más esperados del año. Y en este en particular hay uno que desde ya genera emoción. John Travolta volverá a bailar la canción que lo inmortalizó en Grease, la icónica película que protagonizó con Olivia Newton en 1978. El baile fue grabado con su hija Ella, de 20 años. Fue hecho para Scotts & Miracle-Gro y será publicado el jueves antes del gran juego.

“En el anuncio aparece demostrando que no ha perdido sus dotes como bailarín y junto a él vemos a una compañera de baile muy especial, su hija Ella, con la que rememora algunos pasos de la mítica Grease, película que le dio la fama a finales de los años setenta”, señaló la revista Vanity Fair.

La publicación agrega que “Ella Blue es la segunda hija de Travolta y Kelly Preston. Llegó al mundo el 3 de abril de 2000, justo ocho años después del nacimiento de su hermano mayor Jett. Desde muy pequeña, Ella sintió que lo suyo sería la interpretación y con apenas 9 años hizo su primera incursión en el mundo del cine con una aparición en la película Dos canguros muy maduros, protagonizada por sus progenitores. Además, con su gracia innata, participó en varios episodios de espacios de humor en la televisión estadounidense como Entertainment Tonight o Made in Hollywood”

Un Super Bowl diferente

La cuenta atrás hacia el Super Bowl de la NFL dio inicio el lunes con un inédito bajo perfil debido a la amenaza de la pandemia de coronavirus, que impide la presencia de las multitudes que suelen rodear al gran espectáculo deportivo estadounidense.

En lugar de subirse a un gran escenario en un estadio abarrotado de aficionados, con música rock y pirotecnia, las estrellas del fútbol americano respondieron esta vez a las preguntas vía Zoom, sin siquiera ver las caras de los periodistas, con cada equipo resguardado en sus propias instalaciones. “Un día de medios loco. Estoy sentado aquí en una sala vacía. Es muy diferente a las otras nueve experiencias”, reconoció Tom Brady, de 43 años, quien jugará su décimo Super Bowl en busca del séptimo campeonato. La estrella rival, Patrick Mahomes, se mostró igualmente sorprendido por el contraste respecto a las festividades del año pasado, cuando acabó siendo el jugador más valioso (MVP) del triunfo de los Chiefs ante los San Francisco 49ers.

El drástico recorte de la NFL implicará muchos menos festejos en esta semana del Super Bowl con eventos para los aficionados de formato menor, que se celebrarán al aire libre y con grandes restricciones. En el actual contexto social y sanitario estadounidense, con más de 440.000 fallecimientos y 26 millones de contagios del virus, algunas grandes compañías anunciaron que este año no emitirán sus icónicos anuncios televisivos en el Super Bowl, destinando ese millonario presupuesto a otras causas.

La pandemia también ha obligado a reducir en cerca de dos tercios el aforo del Raymond James Stadium de Tampa hasta ocupar solo 22.000 asientos. Unas 7.500 de esas entradas se han entregado a trabajadores sanitarios que ya están vacunados y otras 14.500 se pusieron a la venta al público mediante un sistema de lotería.

La nostalgia por ‘Grease’

Pocas parejas de películas famosas han permanecido tan amigas y cercanas como John Travolta y Olivia Newton-John, protagonistas de Grease, Brillantina en Colombia, la cinta sobre los amores juveniles y el rock que sigue siendo el símbolo de una generación.

En Tampa, West Palm Beach, Jacksonville y otras ciudades de Florida, los artistas fueron invitados antes de la pandemia a una serie de veladas en las que, luego de la proyección del filme, ellos desempolvaban los recuerdos del rodaje e interpretaban algunas de sus canciones y coreografías.

Los espectadores, ya de por sí extasiados con tenerlos juntos en carne y hueso, se emocionaban mucho más al verlos con algunos de los looks de la producción, piezas fundamentales del mito de Grease.

Olivia, por su parte, lució el ensamble de cuero negro con el que Sandy Olsson, su personaje, deja atrás su aire de niña inocente y se presenta como una mujer liberada. Como se recuerda, estas prendas fueron subastadas hace poco por más de 400.000 dólares, lo que demuestra la trascendencia de la película.

La poderosa química entre John y Olivia marcó el éxito sin precedentes de Grease en 1978. Fue la cinta musical más rentable hasta ese momento y su banda sonora se ubicó como el segundo disco mejor vendido del año.

Travolta también eligió uno de los atuendos de Danny Zuko, pero lo que más asombro despertó fue la perfección de la peluca que utilizó para evocar el peinado del personaje, dado que está calvo.

Gracias al peinado, los considerables kilos que perdió y lo bien que se conserva el actor, Danny prácticamente volvió a la vida cuatro décadas después.

Después de mucho ocultarla, Travolta terminó por aceptar su calvicie, así que por eso sorprendió la perfección con que su estilista le recreó el look de Danny Zuko.

No era la primera ocasión en que las estrellas se reencontraban alrededor de la obra a la que le deben tanta fama, pero quizá sea la última, dado que el cáncer de seno de Olivia, de 72 años, está muy avanzado. Es la tercera vez que la artista lucha contra la enfermedad desde 1992, pero ha dicho que cree en la fuerza de la mente y del amor.

Durante las presentaciones hubo momentos en los que Travolta difícilmente podía contener las lágrimas ante el valor en la adversidad de la amiga con quien compartió aquellos días felices que ya no volverán.

Ahora, el mundo volverá a ver a Grease, pero ahora con Travolta y su hija.

*Con información de la revista Jet Set.