gente

“Hay que aceptar la propia voz y hablar desde la emoción”: Alex Pinilla

El presentador del podcast El Locutorio habló con SEMANA sobre el poder de la voz y las estrategias para vencer el miedo de hablar en público. Alex Pinilla tiene más de 20 años de experiencia como locutor en Caracol Radio, RCN Radio, Natgeo, entre otros. Además, es una de las voces más reconocidas de Colombia y Latinoamérica


Por Nicolás Poveda y Juan Andrés Garzón

SEMANA: ¿Cómo se puede triunfar por medio de la voz?

A.P.: Si queremos ser únicos y triunfar, solo debemos aceptar nuestra voz, todo depende de cómo quiero que me recuerden. La comprensión absoluta de lo que estoy diciendo me va a ayudar a usar la herramienta de la voz para hacerme entender.

SEMANA: ¿Existe algo en la voz más allá del mensaje?

A.P.: Sí, a la voz le gusta hablar con la verdad, con emociones, antes de que lleguen las palabras llega la forma de la voz, la forma como me dijeron un mensaje. La voz para mi es la emoción percibida y si somos seres emocionales pues es una herramienta para transmitir emoción. Entonces para triunfar con la voz hay que aceptar la propia voz y hablar desde la emoción.

SEMANA: ¿Cómo ha sido su experiencia al hablar en público siendo la voz su principal herramienta de trabajo?

A.P.: Hablar en público es como amar, se corre el riesgo de que uno le partan el corazón, pero no por eso no me voy a enamorar. Entonces no voy a dejar de hablar por el miedo a que me pueda equivocar, a la voz le gusta exponerse y sabe que se puede equivocar. En este caso cuando hablamos del público nadie quiere quedar mal, nadie quiere parecer un idiota, un ignorante o verse poco preparado para algo. Lo primero es aceptar el miedo.

SEMANA: ¿Cómo se puede aceptar el miedo?

A.P.: Muchas veces nos dicen que hay que quitarse el miedo, pero en realidad hay que salir con el miedo a hablar, a comunicar y es necesario transformarlo, ese miedo nos ayuda a conectarnos con el mensaje, a preparar bien el mensaje y conocer lo que voy a decir para que aparezca la forma. Ese conocimiento me permite comunicar, más que solo repetir, puedo hablar sin que exista una barrera psicológica. Sin embargo, si es bueno escribir una narrativa de antemano, esta me va a ayudar a tocar los puntos esenciales de mi discurso.

SEMANA: Para lograr esa forma correcta de comunicar un mensaje, ¿Qué debemos hacer?

A.P.: Principalmente preguntarse qué quiero transmitir. Seguramente quiero transmitir una emoción, entonces necesito que mi voz responda a esa emoción. Lo logro por medio de mi tono, del volumen, del ritmo, del silencio. Todas esas son las características de la voz que puedo ajustar a diferentes mensajes.

Alex Pinilla locutor
Alex Pinilla locutor - Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: SEMANA

SEMANA: La pandemia trajo consigo una nueva forma de trabajar en donde mostrarse por medio de una pantalla ha sido indispensable. ¿Qué consejos hay para aplicar en estas reuniones virtuales?

A.P.: Hoy casi que todas las personas nos volvimos presentadores de televisión, nos toca estar frente a una pantalla. Primero yo creo que uno puede empezar a ganar seguridad contrario a lo que mucha gente está diciendo sobre salir de la rutina. La voz es como nuestra ropa, se apaga la cámara y se enciende la voz, claro también por las conexiones de Internet, por ejemplo; está mala la señal apaguemos todos la cámara, y está presente la voz con la pantalla prendida o apagada, cuando se apaga la cámara la voz es nuestra ropa, la voz es la que está transmitiendo todo el mensaje. Entender que el volumen genera una sensación de atención, la velocidad y las pausas son importantes para generar una credibilidad, pues hablar rápido me genera algo y hablar lento, con una pausa, demuestra un control del discurso.

SEMANA: ¿Cómo generar más atención por medio de la voz?

A.P.: La Universidad de Michigan dijo que combinar cambios de velocidad y unas pausas conscientes genera más persuasión en el hombre. La voz es el nuevo look, hay que ponernos el mejor tono, la mejor velocidad, la pausa, ponernos la intensidad o el volumen. La voz responde a la postura corporal. Por último, la voz es un músculo que debemos calentar, ojalá que sea un hábito antes de arrancar su videollamada calentar la voz, saber que hay ejercicios para articular, mejorar y fortalecer la respiración, el control de aire, para estirar las cuerdas vocales, jugar con los tonos, ejercicios de la lengua y los labios para mejorar la dicción. Cuando queremos calentar que sean 5 minutos máximo, con ese estiramiento vas a tener una voz clara que trae palabras claras y trae una comunicación clara.

SEMANA: ¿Qué consejos tiene para hablar en público?

A.P.: Todo depende de cómo nos queramos proyectar. La vulnerabilidad es atractiva, la timidez también es sexy, lo importante es no fingir ser algo que no es, pues es más fácil ser derrotado en una presentación fingiendo. El consejo es entrar siendo más humano y menos experto, eso ayuda a conectar con la audiencia, a controlar el miedo y sentir menos presión al estar en público.

SEMANA: ¿Cómo disminuir el miedo antes de su presentación?

A.P.: El miedo aumenta cuando aumenta la expectativa, aumenta cuando yo siento que puedo fracasar, que me van a acabar, entonces en la medida que yo me muestre más natural soy más ser humano. Hay que dejar el experto a un lado, es bueno pensar que tengo un conocimiento, soy especialista en algo, pero principalmente soy ser humano. Estar tranquilo, preparar la presentación y confiar en mis habilidades. Hay que recordar que muchos hemos muerto en un escenario, ya sea en el colegio, en la universidad, en el trabajo, creo que es una gran mayoría que hemos fracasado en público. Todos hemos sentido el frío en las piernas, el sudor en las manos, las ganas de llorar, sentir que esto no es para nosotros, pero eso no significa que no tengamos la vida por delante para salir triunfantes en otros momentos.

SEMANA: ¿Cuáles son algunos consejos finales para cualquier persona que quiera mejorar en su expresión oral?

A.P.: Antes de una presentación es importante dormir bien, escuchar las canciones que nos gustan, más que nada hay que encontrar que me hace a mi sentir cómodo, qué debo comer. También debo hacer ejercicio, debo meditar o más bien debo leer un poco, es mirar que uno esté bien física, emocional y espiritualmente. Todo eso es un conjunto porque si me siento bien y equilibrado, tengo un seguro de vida contra ese miedo a la presentación.