Home

Gente

Artículo

Stephen Hawking
El británico habría dicho qué iba a suceder en el mundo. - Foto: Getty Images

gente

Las temerosas predicciones de Stephen Hawking sobre el fin del mundo

Se revelaron algunas amenazas para el mundo según el fallecido científico.

En el mundo de la ciencia, uno de los grandes referentes históricos que predomina es el nombre de Stephen Hawking, considerado como un divulgador científico que mostró avances desde la física y aportó al conocimiento científico.

A pesar de que Hawking partió de este mundo el 14 de marzo de 2018, su legado en términos de argumentación teórica y relativista sigue presente en la sociedad actual, y más aún con los sucesos que la humanidad ha venido experimentando, como la aparición del nuevo coronavirus y el conflicto que tiene en vilo al mundo por la invasión de Rusia a Ucrania.

Durante su época investigativa, Hawking dio a conocer varias predicciones que, aunque dependen de la viabilidad de los hechos presentados, ganan visibilidad por sus posibles aciertos. De acuerdo con datos compartidos por el portal web Fayerwayer, las ideas del físico no fueron producto de su imaginación; al contrario, son el resultado de su análisis de los seres humanos y su relación con la naturaleza.

Ahora, mucho se ha hablado sobre la llegada del fin del mundo y se conocieron cuáles eran las predicciones que tenía el astrofísico sobre este tema. Una de ellas, la llegada de una pandemia que fue advertida por este en una declaración en el año 2001.

“A largo plazo, estoy más preocupado por la biología. Las armas nucleares necesitan grandes instalaciones, pero la ingeniería genética puede hacerse en un laboratorio pequeño. No puedes regular cada laboratorio del mundo. El peligro es que, por accidente o por diseño, creemos un virus que nos destruya”, dijo en su momento.

Para Hawking, con el paso del tiempo pueden surgir virus agresivos, algo que sí ha pasado con el contagio masivo de la covid-19. No obstante, aquí hay una disputa en términos de adaptación a las enfermedades del cuerpo, pues aunque muchos sustentan que el ser humano puede incorporarse a un nuevo entorno, el teórico y relativista mencionó en Fayerwayer, en vida, que las nuevas mutaciones serán cada vez más difíciles de asimilar para los seres humanos.

El británico también habría hecho la predicción sobre las guerras nucleares y el cambio climático que tendría que enfrentar la población. “Como ciudadanos del mundo, tenemos el deber de alertar al público sobre los riesgos innecesarios con los que vivimos cada día, y sobre los peligros que auguramos si los gobiernos y las sociedades no actúan ahora para dejar las armas nucleares obsoletas y prevenir un mayor cambio climático”, mencionó en 2007.

Stephen Hawking dijo que las armas nucleares pueden ser un riesgo latente para el planeta. A través de la creación literaria Pequeñas respuestas a grandes preguntas, el astrofísico manifestó su preocupación por una guerra nuclear. Algo que ha estado sonando debido a la invasión de Rusia a Ucrania catalogada como una “operación militar” que desde el pasado 24 de febrero se ha cobrado la vida de miles de personas, algo que no parece cesar.

También sostuvo en su momento la creencia que existen otros seres inteligentes en el universo y que temía que agotaran sus recursos y llegaran a la tierra. “Si los alienígenas nos visitaran, el resultado sería parecido a cuando Colón arribó a América, que no fue muy bueno para los nativos americanos…”.

Y en mayo de 2014, Hawking, junto con otros tres científicos, manifestó que la inteligencia artificial podría catalogarse como el fin de la raza humana; por medio de una entrevista con la BBC, el también cosmólogo dijo que al haber robots, las máquinas podrían “llegar a tomar el control y rediseñarse a sí mismos para derrotar a los humanos”.

A pesar de que, por ahora, las creaciones del hombre no han sobrepasado los límites, sí se han creado robots humanoides que tratan de adaptarse a la estructura del cuerpo humano, y “son adecuados para algunas vocaciones basadas en procedimientos, como administradores de mostradores de recepción y trabajadores de líneas de fabricación de automóviles”, según la Fundación Aquae.