gente

Llueven críticas a Kim Kardashian por “arruinar” el reconocido vestido de Marilyn Monroe

Una organización de seguidores de Monroe afirman que ahora la prenda está rasgada y perdió cristales.


Hace un mes la audiencia reconoció y alabó el trabajo de la empresaria Kim Kardashian, quien se sometió a una estricta rutina para poder entrar en el icónico vestido de Marilyn Monroe y presumirlo en la Met Gala. Sin embargo, a mediados de este junio, al revelarse algunas imágenes que evidencian el estado actual de la prenda, cientos de internautas se están despachando contra la estadounidense por “arruinarlo”.

La denuncia fue interpuesta por la organización The Marilyn Monroe Collection, que afirmó que el vestido había tenido “daños permanentes” luego de que Kim lo usara en la caminata por la alfombra roja de la Met Gala, ya que recalcan que después de la pasarela, la empresaria se lo quitó y continuó el evento con una réplica del vestido original.

Ayer un buen amigo mío, ChadMichael Morrisette, visitó Ripley’s en Hollywood solo para ver el vestido de su propio cumpleaños. Compartió la foto de abajo del vestido conmigo, y ahora lo sabemos. El vestido ha sufrido daños permanentes”, confirmó en un comunicado la organización, recalcando que el vestido que se encuentra expuesto en un museo ahora presenta varios “daños”.

Y agregó: “Cuando vio la parte de atrás del vestido, inmediatamente notó rasgaduras y rasgaduras, faltaban cristales y algunos literalmente colgaban de los hilos”, insistiendo en los daños que habría tenido el vestido que Marilyn Monroe utilizó para cantarle el cumpleaños al presidente estadounidense John F. Kennedy en el Madison Square Garden de Nueva York, justamente el 19 de mayo de 1962.

En el comunicado, la organización agrega algunas fotografías comparativas que evidencian los daños, las cuales habrían sido proveídas por Morrisette.

Por el momento, ni la empresaria, ni la compañía que prestó el vestido han emitido un comunicado al respecto que pueda aclarar las dudas de los fans de Monroe, así como las denuncias del deterioro de la prenda, luego de que Ripley’s afirmara que era de máxima importancia la conservación, ya que además de la incidencia histórica, este también sería “el vestido más caro jamás vendido en una subasta con $ 4.8 millones”, sentenció la organización.

Es de recordar que, originalmente, el diseño del traje fue esbozado por Bob Mackie y cosido a mano con 6.000 cristales por el costumier Jean Louis, a un costo de poco más de 1.000 dólares. El vestido, valorado hoy en 5 millones de dólares, fue aderezado con joyas de Cartier para completar el deslumbrante estilo.

Para lucir a tono con la época, Kim usó un brasier de cono, no solo tuvo que teñirse el pelo de rubio platino, sino también hacer dieta durante tres semanas en las que bajó 7 kilos para caber en el traje. De esta manera, Kim pasó a la historia como la única persona, además de Marilyn, en llevar el icónico diseño en los 70 años que han transcurrido desde que fue confeccionado.

“¡Gracias Ripley’s Believe It or Not!, por darme la oportunidad de estrenar esta pieza evocadora de la historia de la moda por primera vez desde que la difunta Marilyn Monroe la utilizó. Estoy eternamente agradecida por este momento”, fueron las palabras de Kim en su cuenta de Instagram tras la Met Gala.