gente

Sebastián Martínez y la queja a los colegios por útiles escolares y cuenta qué le pidieron; “es un infierno”

El actor mostró su molestia por esta labor que deben hacer los padres todos los años.


Sebastián Martínez, como todo un papá responsable, debe salir a comprar los útiles de sus hijos para el inicio del año escolar. Sin embargo, esta labor parece ser un calvario para el actor colombiano, lo cual dejó ver en una de sus historias de Instagram.

Mientras estaba leyendo la lista que da a conocer el colegio y leía los implementos que debían tener sus hijos, no aguantó más y decidió mostrar su molestia. “Estamos en el plan de los útiles escolares, un plan que cuando uno era un niño era el plan soñado, el plan de la vida, ahora, cuando uno es papá, es un infierno”, se le escucha decir a Martínez.

Además, aseguró que hay cosas que los niños no van a usar durante todo el año. “Uno ve esas listas y dice: ¿por qué me le están pidiendo tres paquetes de marcadores al niño? No los va a usar, ¿por qué?”, aseguró la pareja de Kathy Sáenz.

¿Es un “infierno” la compra de útiles escolares?

La compra de útiles escolares se ha convertido en una tarea comprometedora y difícil en materia económica para los padres colombianos, y más con una inflación cada vez mayor.

Hace unos días la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) estimó que este año habrá un aumento de hasta el 35 % en los útiles escolares, debido al incremento que han tenido los precios de las materias primas y los productos importados respecto a 2019 (67 %) y 2020 (51 %).

De acuerdo con una encuesta realizada por la plataforma Tiendeo, se estima que el costo promedio de los útiles escolares por cada hijo será 43 % más alto que en 2020, es decir, 489.905 pesos, donde se incluyen artículos como loncheras, morrales, lápices, cuadernos y uniformes.

Asimismo, una comparación realizada entre la primera quincena de enero de 2022 versus el mismo periodo de 2021, evidenció un incremento en la búsqueda de cuadernos (432 %), tapabocas (308 %), zapatos escolares (215 %), lápices y colores (200 %), morrales (150 %) y gel antibacterial (70 %). En lo que refiere a la literatura, el análisis de la plataforma muestra que la búsqueda de libros, incluyendo los infantiles, se ha incrementado en 27 %.

Otro estudio realizado por World Remit, una importante empresa británica de pagos transfronterizos, buscó determinar el costo real de la educación en 12 países, incluyendo Colombia, por medio de una extracción de datos que logró comparar el promedio de los precios de los materiales educativos básicos con los ingresos anuales promedio y las tasas de fertilidad.

Los resultados para el país demuestran los altos precios que tienen que afrontar los padres de familia. La data enseña que casi el 50 % de todos los hogares colombianos obtienen ingresos anuales de 20.984.000 pesos (o menos), lo que equivaldría a 1.748.666.67 al mes. El costo aproximado por niño para su regreso al colegio es de 1.054.200 pesos y los hogares en Colombia tienen un promedio de dos niños.

Estos resultados equivalen a que en el país un hogar gasta una alarmante suma de dinero en útiles escolares: 2.255.960 pesos o, en porcentaje, el 129 % de los ingresos de un mes. Por estos costos es que la compra de estos implementos se ha convertido en un “infierno” para los padres colombianos, tal como lo dijo Sebastián Martínez.