Hacia una formación integral

Las competencias socioemocionales son cada vez más necesarias para la vida laboral. Precisamente, el Sena ha buscado crear procesos educativos para formar seres humanos integrales.

Pese a la creencia de que el mercado laboral busca principalmente aspirantes con las mejores capacidades técnicas o profesionales, para Carlos Mario Estrada, director general del Sena, uno de los componentes más importantes para las empresas durante un proceso de selección son las competencias socioemocionales. “Esta es la década del humanismo, no del algoritmo. En los procesos de selección hay categorías que para los empresarios son inamovibles, y las habilidades relacionadas con el ser son algunas de ellas”, explica Estrada.

Bajo esa premisa, el Sena ha articulado estrategias de formación integral encaminadas a fortalecer este tipo de capacidades. Así lo explica Estrada: “Quienes desarrollan las competencias socioemocionales no solo van a generar valor agregado para las empresas, sino que se van a convertir en referentes para su familia y comunidad”.

De acuerdo con Sandra Ramón, instructora de planta de la entidad, para lograr la transversalidad se diseñó un programa de formación para los instructores en torno a estas competencias, que se abordaron desde diferentes áreas: “Se hicieron capacitaciones a más de 1.500 instructores, a través de varios nodos y en varias ciudades del país”. Para Ramón, enseñar este tipo de habilidades requiere de estrategias muy vivenciales y que fomenten la participación de los aprendices. 

Juan Sebastián Muñoz, también instructor del Sena, concuerda con esto y además destaca que el éxito para trabajar integralmente ha sido el aprendizaje basado en proyectos, problemas y retos. “En los ejercicios se brindan las herramientas técnicas, pero, transversalmente, el aprendiz aprende herramientas administrativas, digitales y de, por ejemplo, comunicación asertiva”, dice.