biodiversidad

En Antioquia desarrollan el Parque Bio+ para fomentar el turismo sostenible

La iniciativa, que demanda una inversión superior a los 50.000 millones de pesos, abarcará 300.000 hectáreas en áreas protegidas y ecosistemas estratégicos. Tendrá senderos ecológicos, avistamiento de aves, cascadas naturales, música, deporte y comida tradicional.


Con el fin de integrar más de 300.000 hectáreas destinadas al cuidado de la vida, el sostenimiento de los ecosistemas, la protección de especies y la preservación de importantes servicios ambientales que benefician a los pobladores, como el agua y el aire, se creará el Parque BIO+.

Con esta iniciativa, que iniciará con un piloto en el Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) Cuchilla Jardín Támesis, las autoridades ambientales buscan garantizar la conectividad ecológica de las áreas protegidas y otros ecosistemas estratégicos en el departamento de Antioquia y fomentar el turismo de naturaleza con el fin de apoyar a las comunidades. 

La apuesta es consolidar un modelo de desarrollo regional sostenible basado en la gestión integral de la biodiversidad, en el que se vinculará a los habitantes de la región en actividades relacionadas con la conservación ambiental, a través de iniciativas de economía naranja y negocios verdes.

Adicionalmente, el objetivo de esta iniciativa, liderada por la Corporación Autónoma Regional de Antioquia (Corantioquia), es fomentar la integración de paisajes productivos que adoptan indicadores de sostenibilidad y mejores prácticas agropecuarias, como oportunidad de desarrollo y dinamización de las economías locales. 

Cultura y diversidad étnica

El proyecto reconoce la cultura y la diversidad étnica, fortalece la gobernanza territorial y promueve la inclusión social, a través de la articulación de todos los actores presentes en el corredor de conectividad ecológica. Así mismo, integra acciones de la gestión corporativa que ya se están adelantando, como los procesos de ordenamiento del recurso hídrico, el ordenamiento territorial, la gestión del riesgo y la participación social, entre otras.  

La conformación del Parque BIO+ contempla tres fases. La primera de ellas consiste en la delimitación del área a intervenir, inicialmente serán más de 28.000 hectáreas en el DRMI Cuchilla Jardín Támesis, donde se encuentran 19 especies endémicas de flora y 22 especies de aves endémicas colombianas.  

Le recomendamos: Invertirán $20.000 millones para reforestar áreas degradadas en Antioquia

La segunda incluye un análisis sobre el volumen de visitantes y acciones que pueden soportar esta y otras áreas que serán incluidas, sin poner en riesgo el ecosistema, así como el inventario de atractivos y potenciales actividades turísticas. 

Finalmente, la fase de implementación contempla el fortalecimiento de capacidades de los actores del territorio para que participen directamente de la activación económica que tendrán las regiones con las actividades que se promoverán en el gran Parque BIO+: senderos ecológicos, avistamiento de aves, cascadas naturales, música, deporte, comida tradicional, centros de interpretación de la naturaleza y toda riqueza cultural de cada región. 

Recursos económicos

Con una inversión superior a los $50.000 millones en acciones asociadas a la identificación, declaratorias y cuidado de las áreas protegidas, Corantioquia ya comenzó a hacer realidad este proyecto, en el que se promoverán alianzas y trabajo conjunto con actores estratégicos, comunidades, sectores productivos, administraciones municipales de la región.

El modelo ya cuenta con distintos actores y organizaciones que se han vinculado al desarrollo de estrategias de conservación, especialmente en la región elegida para iniciar el proceso. 

La directora de la autoridad ambiental, Ana Ligia Mora, dijo que se trata de un proyecto en el que tanto las entidades públicas como las privadas están aunando esfuerzos por la sostenibilidad.

Le sugerimos: Sembrarán 150.000 árboles para recuperar ecosistemas de Antioquia

"Queremos que nuestras áreas protegidas y esos ecosistemas estratégicos tomen más vida y lleguen a las comunidades a representar una oportunidad desde lo económico, lo social y lo ambiental. La idea es que estos ecosistemas lleguen a conformar un negocio verde importante que entregue beneficios económicos, pero que a la vez les permita a los ciudadanos conocer ese patrimonio ambiental para poderlo proteger y valorar", manifestó.