antetitulo

La Iglesia de la Natividad de Belén se someterá a un cambio extremo

El sur del Valle de Aburrá tiene una nueva cara con el proyecto inmobiliario Nativo Hábitat Natural, creado por Bienes y Bienes Constructores. Con sus 8.000 metros cuadrados contribuye a la movilidad y al medioambiente del sector.


Trescientas familias ya disfrutan de las bondades de Nativo Hábitat Natural, un proyecto de vivienda de la empresa Bienes y Bienes Constructores, ubicado al sur del Valle de Aburrá, entre el Colegio Cumbres y el Alto de La Sebastiana. Tiene vías de acceso rodeadas de zonas verdes únicas, y está compuesto por 13 torres que suman en total 768 apartamentos.

Inicialmente, la obra contemplaba construir tres carriles y 1.050 metros de nuevas vías. Pero el proyecto tuvo tal acogida que se decidió ampliarlo al doble: en total tiene cuatro corredores viales, retornos amplios y un separador con parque central arborizado que pueden disfrutar todos los envigadeños.

Para reducir el tráfico en horas pico y facilitar la accesibilidad al sector del Alto de la Sebastiana, se realizó una doble calzada en la Loma del Chocho, a la altura de la Transversal Intermedia (al oriente del municipio), y una vía interna de seis metros de ancho.

Para Bienes y Bienes, la remodelación y la construcción de nuevas vías tienen como objetivo brindar una mejor movilidad a los habitantes de estas soluciones de vivienda desarrolladas por la constructora y además pretende que la zona sur del Valle de Aburrá tenga un tráfico más eficiente.

Así mismo, para responder a su filosofía de responsabilidad social, la constructora cedió 6.000 metros cuadrados de los 63.510 de su propiedad para diseñar una calle en el centro de la ciudadela Nativo Hábitat Natural, donde los propietarios pueden realizar actividades al aire libre.

“Tanto las familias que viven ahí como los demás pobladores de zonas cercanas, ya se apropiaron de las adecuaciones que nacieron desde el sector privado para mejorar el espacio público. Más de 8.000 metros cuadrados de movilidad que la sociedad envigadeña agradece”, concluye Londoño.

Equilibrio ambiental

Otro de los componentes principales del proyecto es el cuidado y preservación del entorno natural. Por eso, la gran apuesta de Bienes y Bienes para mantener el equilibrio ambiental de la zona son alrededor de 10.000 metros cuadrados de arborización, jardines y una reserva ecológica que decidieron salvaguardar y que tiene como corazón a la quebrada La Sebastiana.

Esta área protegida nació cuando la Alcaldía decidió desarrollar una vía que pasaría por el afluente y que conectaría la carrera 27 con la parte alta de la Transversal Intermedia, es decir, entre la edificación de las torres y el Centro Comercial City Plaza.

La empresa le hizo una contrapropuesta al municipio, y luego de los estudios establecieron un ecosistema preservado de 4.300 metros cuadrados aproximadamente. El resultado es una franja arborizada, paralela al arroyo, a disposición de toda la comunidad envigadeña.

Igualmente, la compañía les apostó a dos parques públicos construidos cerca de los edificios. En total son 3.500 metros cuadrados ubicados sobre la Loma del Chocho, frente al Colegio Cumbres, que ya fueron apropiados por parte de los habitantes de un sector de Envigado al que le hacía falta un mobiliario urbano de este tipo.

La zona infantil cuenta con tobogán, pasamanos, cuatro balancines y una casita de juegos. El gimnasio al aire libre tiene ocho máquinas entre las que se destacan la multifuncional, bicicletas estáticas, entre otros aditamentos.

El proyecto Nativo se caracteriza por sus largas extensiones de praderas entre las unidades de vivienda. Los edificios Flora y Arena, con 256 apartamentos cada uno; el Madera, con 96; y Agua, con 180, aprovecharon las franjas donde había una gran concentración de plantas para crear un entorno natural que convive en armonía con las nuevas familias que llegaron a habitarlo.