Tendencias
El coronavirus mantiene restringido el transporte aéreo, pero los recursos económicos se agotan y el desespero de madres, niños y ancianos aumenta cada día. - Foto: Captura de video / 'Atrapados en Colombia'

denuncia

'Atrapados en Colombia': más de 400 españoles buscan regresar a casa

Ciudadanos españoles y colombianos con residencia en España denuncian las peripecias que han sufrido para conseguir un tiquete de avión que los lleve de vuelta. Acusan a la embajada de su país de no hacer lo suficiente.

“Me llamo Maite, vivo en Ibiza, estoy atrapada en Colombia y quiero volver a casa. Hola, soy Helena, vivo en Bilbao, estoy atrapada en Colombia y quiero volver a casa”. Como ellas hay más de 400 personas que grabaron un video para sensibilizar al mundo sobre el drama que viven al no poder viajar a España. El coronavirus mantiene restringido el transporte aéreo, pero los recursos económicos se agotan y el desespero de madres, niños y ancianos aumenta cada día.

Ciudadanos españoles y colombianos con residencia en España piden que el Gobierno de su país garantice más vuelos humanitarios, aunque deban costearlos, para ver de nuevo a sus familias. Muchos venían de turismo, a estudiar o querían visitar parientes, pero el brote del virus los cogió en tierra ajena y no ven la hora de regresar.

Carolina Chavarría, residente española pero oriunda de Medellín, es una escritora freelance que forma parte del grupo denominado ‘Atrapados en Colombia‘, que hasta el mediodía de este miércoles tenía 490 miembros, pero con el paso de las horas aumentan las peticiones de personas ubicadas en distintas ciudades del país que quieren volver a casa y se unen al grupo. A las 5 p. m. la cuenta va en 525, según el censo que ha hecho el fundador del grupo, Javier Godínez. 

“Recibimos respuestas automáticas, son supremamente hostiles, discriminan residentes nacionales, esto es muy grave”, dijo Chavarría a SEMANA. La mujer lleva varios días describiendo en su cuenta de Twitter cuáles son las respuestas y mensajes que reciben ella y otros miembros del grupo cuandos se comunican con la embajada de España en Colombia y con la compañía Avianca, a cargo de los últimos vuelos humanitarios. "Lo que más queremos evidenciar es que hay una negligencia terrible de parte del embajador español en Colombia porque, en comparación con otras embajadas, España en latinoamérica ha sido la que menos ha repatriado gente", denuncia.

"Directamente están discriminando a las personas que tenemos nacionalidad colombiana", añade Chavarría. Ella publicó una imagen de la conversación entre la embajada española y un ciudadano, vía Twitter, donde le dicen al personaje que bajo las circunstancias dan "absoluta prioridad a los turistas nacionales españoles frente a residentes colombianos con excepción de familiares de españoles o casos médicos". La persona responde que cumple con los dos requisitos y aun así no es prioridad. Además, en el escrito la embajada reconoce que solo contesta correos electrónicos cuando la persona está en la lista del vuelo.

El 15 de mayo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España publicó un comunicado donde dijo que "concluye esta semana la operación de repatriación de turistas españoles a los que las restricciones de la covid-19 sorprendió fuera de España". A su vez, indica que las acciones adelantadas por las diferentes embajadas y consulados trajeron de vuelta al país ibérico a 8.500 personas que carecían de alternativas para regresar, eran vulnerables o debían volver por motivos de fuerza mayor. Y añade que brindaron asistencia a otras 26.000 personas que no cumplían con los requisitos de repatriación, por lo que "España interpreta que la fase aguda de la crisis se da por finalizada".

Este anuncio generó pánico en los españoles que siguen en Colombia y que han visto cómo desde Venezuela y Argentina han salido vuelos excepcionales, gestionados por los voceros del Gobierno español en esos territorios, por lo que califican de insuficiente la labor que ha hecho el embajador español en Colombia, Pablo Gómez de Olea. 

Odisea para llegar a Bogotá con bebé a bordo

La embajada de España informó que este 22 de mayo la compañía Avianca realizará un vuelo Bogotá-Madrid en el que se dispondrá de plazas para el retorno de ciudadanos españoles y de nacionales colombianos residentes en ese país. Con el anuncio, se encendió una luz de esperanza para Viviana Alejandra Méndez, una bumanguesa que está casada con un español y tiene un bebé de seis meses en delicado estado de salud. Ella vino a Colombia para que sus padres conocieran al niño, pero la agarró la emergencia sanitaria por el coronavirus y las limitaciones de vuelo la obligaron a quedarse en casa de sus familiares en Bucaramanga, lejos de su pareja.

Cuando Viviana se enteró del vuelo siguió las indicaciones del correo electrónico que le envió la embajada donde decía que Avianca se pondría en contacto para guiarla en la compra del pasaje de avión. Como este vuelo de repatriación sale desde Bogotá, quienes entran en la lista de pasajeros tienen que desplazarse desde las diferentes ciudades del país hacia la capital con sus propios recursos. A solicitud de la embajada de España, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia otorga el salvoconducto que le permite al viajero llegar hasta Bogotá y tomar el avión.

Viviana tiene de soporte los correos y links que le envió Avianca donde le notificaron que debía comprar el tiquete solo si estaba autorizada para viajar, algo que ella verificó en un archivo adjunto que le envió la embajada. En la lista aparecen los datos de ella y de su bebé, por lo que procedió a tramitar el salvoconducto. Como dato adicional, solo quien ya pagó el tiquete puede gestionar el permiso para movilizarse por tierra hasta Bogotá. Viviana pagó 716 euros por ambos, es decir, más de tres millones de pesos colombianos.

Tiquete comprado y viaje cancelado

“El vuelo del 22 de mayo fue gestionado por el Gobierno colombiano y va a repatriar connacionales varados en España. Cuando nosotros nos dimos cuenta -y sabiendo que la flota de Avianca está en Colombia- le dijimos a la embajada: ‘¿Van a mandar ese vuelo vacío, envíenos a nosotros?, ese no es un vuelo humanitario”, explicó Carolina Chavarría, quien no quedó en la lista de pasajeros priorizados para este viaje. Fuentes consulares le confirmaron a SEMANA que efectivamente el vuelo fue gestionado por Colombia y que en un principio no tenía planeado llevar ciudadanos españoles de vuelta.

Carolina Chavarría, quien aparece en Twitter como Carolina Chavate, recibió un comentario del cónsul honorario de España en Cali, Germán Martínez Marcos, que desató indignación. Fuentes consulares le dijeron a SEMANA que fue una "respuesta inadecuada" y que ya se habló con el consúl al respecto.  El trino fue borrado horas después.

Siguiendo el caso de Viviana, ella ya estaba alistando maletas para desplazarse de Bucaramanga a Bogotá, puesto que el martes 18 de mayo recibió a las 5:47 a. m. un correo de Avianca con sus tiquetes de avión. Por fin su bebé tendría de nuevo la fórmula magistral del medicamento que necesita para tratar su "ecogenicidad de la sustancia blanca periventricular" y los episodios de apnea que presenta desde que nació. "El niño necesita unos exámenes cerebrales y requiere tratamiento médico de España. Yo traía el medicamento para el tiempo que íbamos a estar de vacaciones, pero ya se le acabó", contó a SEMANA. 

Pero seis horas después la dicha terminó. "A las 11 de la mañana de este martes (19 de mayo), me envían un correo diciéndome que mi vuelo ha sido cancelado, después de haber pagado", dijo Viviana. La razón: "Su solicitud ha sido cancelada por inconsistencias con los datos de su compra", escribió la aerolínea.

Desde ese momento, tanto Avianca como la embajada de España se pasaron la responsabilidad del caso y la remitieron a la entidad contraria para solucionar su problema. La mujer llamó, envió correos, pidió ayuda al grupo de ‘Atrapados en Colombia‘ y no recibió respuesta de las autoridades. "Tienes que esperar a que el consulado te llame o te envíe un nuevo link de pago", fue la respuesta que recibió Viviana de la asesora que contestó una de sus llamadas.

SEMANA expuso el caso de Viviana a Avianca y en la tarde de este miércoles se comunicaron con ella para explicarle que "algún dato quedó mal procesado; el banco no autorizó y la compra no se realizó". Posteriormente, la embajada también la contactó y le dijo, según sus palabras, que "Avianca reportó un inconveniente con la compra de mi billete de avión. El consulado me dice que debieron llamarme al presentarse el problema y que en vez de eso procedieron a cancelar los billetes de avión, cancelaron mi reserva y han vendido mi plaza".

Otro hecho a tener en cuenta es que ante la desesperación, varios de los viajeros que buscaban un puesto en el vuelo del 22 de mayo compraron el tiquete directamente por la página de Avianca sin recibir el link autorizado por la embajada. La empresa reconoció que al contrastar la lista de pasajeros, hubo muchos que no estaban entre los privilegiados del vuelo, por lo que tendrán que devolverles el valor del tiquete en forma de bono. 

Fuentes consulares de España en Bogotá le dijeron a este medio que son 800 las solicitudes de repatriación que han sido evacuadas, pero que aún quedan más de 400 por resolver. España ha hecho dos vuelos para trasladar a sus ciudadanos y los nacionales colombianos que residen en su país. El primero salió el 27 marzo con 360 pasajeros a bordo de un avión de la aerolínea Iberia. Las fuentes coinciden en decir que el vuelo tenía sillas vacías, hecho criticado por quienes aún no han podido viajar, pero las autoridades se defienden diciendo que, para la fecha, la pandemia no se veía tan grave y por eso muchos no hicieron solicitud de repatriación. Hubo un segundo vuelo el 2 de mayo con 360 pasajeros; el tercero será el de este 22 de mayo y llevará 220 personas.

Sobre las cuatro de la tarde, la embajada de España en Colombia anunció un cuarto vuelo para la próxima semana que llevará otras 220 personas. Viviana espera que en este sí la incluyan porque aunque la embajada intervenga, ya no hay cupos en el vuelo que sale este viernes.