mundo

Cierra la clínica que dio pie al giro de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre el aborto

La clínica se convirtió en protagonista del revés al aborto en ese país.


La única clínica en la que se realizaban abortos en el estado de Misisipi, en el centro de la histórica decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos contra ese procedimiento médico, cerró sus puertas definitivamente el miércoles.

El Jackson Women’s Health Organization, apodado la “Casa Rosada” debido al color de sus paredes, realizó las últimas intervenciones antes de la entrada en vigor, el jueves, de una ley que prohíbe todos los abortos en ese estado pobre y conservador del sur.

“Es un día muy duro para nosotros y para la última clínica de aborto de Misisipi”, tuiteó la “Pink house fund”, ente encargado de recibir las donaciones que aseguraban el funcionamiento de la clínica.

“Es nuestro último día para combatir contra viento y marea, de estar ahí cuando ningún otro proveedor podía o quería. Estamos orgullosos del trabajo realizado”, agregó.

La clínica se convirtió, sin querer, en protagonista del revés al aborto al iniciar el procedimiento judicial que finalizó el 24 de junio con la decisión de la Corte Suprema de revocar la sentencia conocida como ‘Roe contra Wade’, que desde 1973 garantizaba a las estadounidenses el derecho a interrumpir voluntariamente el embarazo.

La clínica había denunciado una ley de Misisipi que reducía los plazos legales para abortar. Al estudiar el caso, el alto tribunal decidió dar a cada estado la libertad de anular o de prohibir el aborto en su territorio.

Trece estados habían anticipado este cambio de posición del Supremo y habían adoptado leyes que iban a entrar en vigor poco después de la sentencia. La ley de Misisipi, adoptada en 2007, conlleva penas de hasta 10 años de prisión y no prevé sino la excepción en caso de riesgo para la vida de la madre, pero no en los casos de violación o de incesto.

La “Casa Rosada” había pedido a la justicia local bloquear esta ley, pero los tribunales la rechazaron, no dejándole otra opción que el cierre.

Dado que la mayoría de los estados vecinos también son contrarios al aborto, las mujeres embarazadas de Misisipi que no quieren seguir con su embarazo deberán recurrir, solas, a la píldora abortiva o recorrer cientos de kilómetros para dicho procedimiento en Illinois.

En Colombia el presidente dio una polémica opinión contra el aborto

El presidente de la República, Iván Duque, lanzó varios dardos en contra de la decisión que profirió la Corte Constitucional de despenalizar el aborto en Colombia hasta la semana 24, al señalar que en el país “no existe el derecho al aborto”.

En el marco de la ceremonia sobre la conmemoración de la libertad religiosa en Colombia, la cual se llevó a cabo en la Casa de Nariño, el jefe de Estado fue más allá e indicó que una sociedad progresista no se puede definir por despreciar la vida.

De la misma manera, el saliente mandatario indicó que siempre será uno de los defensores de la vida: “Porque hemos defendido la vida y no dejaremos de defenderla nunca, somos respetuosos, claro, de la legalidad y de la juridicidad, pero eso no quiere decir que dejemos de defender que la vida empieza desde la concepción”.

Agregó, entre varios aplausos de los asistentes al evento: “Eso no quiere decir que claudiquemos en tener una capacidad persuasiva para que la sociedad entienda que el aborto no es un método anticonceptivo”.

“Que es en la conciencia propia de entender que si la vida empieza desde la concepción, interrumpirla es atentar contra la vida misma, porque no existe un derecho al aborto, no existe, no existe un derecho a arrebatarle la vida a un ser con expectativa de entrar a la sociedad”, anotó Duque en su discurso.

A renglón seguido, aseguró que a la idea que muchas personas han tratado, según él, de disfrazar bajo el concepto de la libertad de elegir, se debe aplicar la argumentación y la pedagogía para no llegar al extremo de la interrupción del embarazo.