mundo

Final trágico para un joven que atendió las recomendaciones de Google Maps

Eran dos las personas que iban dentro del vehículo. Una de ellas falleció y la otra lucha por su vida.


Muchas personas suelen usar aplicaciones para que les ayuden con la ruta más rápida para llegar a sus destinos. Sin embargo, pocos terminan como terminó Sergey Ustinov, un joven de 18 años de edad que, en Rusia, hizo uso de la aplicación Google Maps y resultó muerto. Según se informó, el joven transitaba por la vía conocida como la Carretera de los Huesos, ubicada en la Autopista de Kolymá, que atraviesa el Extremo Oriente ruso.

De acuerdo con informes oficiales, se trata de una de las zonas más frías del mundo. De hecho, dos poblaciones que existen sobre dicha carretera, Oimiakón y Tomtor, son considerados los lugares habitados más fríos del planeta, con temperaturas de hasta los -71.2 °C. El joven transitaba por allí y el radiador de su vehículo se dañó al ser golpeado por un palo de un árbol. Preocupado, Sergey Ustinov quiso saber cuál era la ruta más rápida para llegar a su destino con su auto dañado y decidió pedir ayuda con la aplicación Google Maps, que le indicó una carretera alterna.

Aunque la carretera sí estaba vacía, que en últimas es el indicador de Google Maps para señalar esa vía y recomendarla, los jóvenes ingresaron a una carretera que no se usa desde los años 70 y que tenía mucho hielo. Los jóvenes Sergey Ustinov y Vladislav Istomin quedaron atrapados en medio de un frío insoportable.

Buscando soluciones, ya no para prender el vehículo, sino para mantenerse con vida, sacaron la llanta de repuesto del vehículo e intentaron prenderla. De todas formas, apunta el comité de investigación, el frío fue superior a las llamas que pudieron prender y Sergey Ustinov quedó congelado y murió. Ninguno de los dos alcanzó a prender más fuego.

La funcionaria del Comité de Investigación de Rusia, Nadezhda Dvoretskaya, entregó los pormenores sobre la tragedia ocurrida en ese país con los dos ocupantes del vehículo, ambos de 18 años de edad. “Los dos jóvenes trataron de mantenerse calientes y quemaron un neumático, pero aparentemente no pudieron hacer un gran fuego al no poder quitar el resto de los neumáticos”, explicó.

De acuerdo con Nadezhda Dvoretskaya, los jóvenes se comunicaron con su familia en medio de la situación adversa y cuando fueron asistidos, uno de ellos ya estaba muerto y el otro se encuentra en delicado estado de salud. De igual forma, se explicó que los jóvenes cubrían la ruta entre Yakutsk y Madagán.

Consultado por medio locales, una persona habitante de Yakutsk, capital de la República de Sajá, en Siberia oriental, Rusia, una de las zonas habitadas más frías del mundo, aseguró que “eran chicos de la ciudad, por eso usaban zapatillas. Ahora hace mucho frío aquí, todavía no -60°C, pero por la noche y por la mañana llega a -57°C”.

En cuanto a Vladislav Istomin, el medio The Siberian Times entrevistó a un médico que lo está atendiendo, quien señaló que “su condición es extremadamente grave... estamos luchando por su vida”.

Pese al impresionante frío, la temperatura del aire en la superficie del Ártico durante el periodo 2019-2020 fue 1,9 °C más alta que la media de 1981-2010 y el segundo año más caliente registrado desde 1900. El fenómeno de la “amplificación ártica”, que hace que esta región se caliente más rápido que las latitudes medias, está en pleno apogeo.

El informe, denominado Arctic Report Card 2020 y publicado por la NOAA (Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica), compila una gran cantidad de cifras que ilustran la complejidad del sistema climático: lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico, y el clima del resto del planeta, los vientos, las corrientes marinas influyen en lo que sucede en el Polo Norte.

La banquisa, es decir el hielo que flota en el agua, se derrite en verano y se vuelve a formar en invierno, pero cada año tiende a derretirse un poco más durante el verano y a reconstituirse un poco menos durante el invierno. Resulta increíble que personas vivan allí.