Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/25/1983 12:00:00 AM

GENIO Y FIGURA

Confirman a Paul Volcker a la cabeza del Banco de la Reserva Federal.

GENIO Y FIGURA, Sección Mundo, edición 60, Jul 25 1983 GENIO Y FIGURA
La noticia produjo alivio en Wall Street y levantó críticas en los corredores del Senado, pero a medida que transcurrió la semana más y más observadores estaban firmemente convencidos que el presidente Reagan jugó la carta apropiada al redesignar a Paul Volcker a la cabeza del Banco de la Reserva Federal, FED, de los Estados Unidos. Identificado como el hombre que con sus rígidas políticas monetarias sumió al mundo occidental en la más fuerte recesión económica desde los tiempos de la gran depresión, Volcker ha hecho cientos de enemigos dentro y fuera de la admnistración como resultado de su pragmatismo e independencia.
En 1979, tan pronto fue escogido como director del FED, el economista de 55 años causó revuelo en los medios financieros al anunciar que el objetivo de la institución pasaría de controlar las tasas de interés al de reducir la tasa de crecimiento en la oferta monetaria.
Como consecuencia, en escasos 12 meses el prime rate se elevó hasta el 21%, iniciando una época en la que empresas y países debieron someterse a las condiciones que imponía el dinero caro. Las altas tasas de interés fueron determinantes para que la primera mitad de la administración Reagan estuviera marcada por el cierre de empresas y el despido masivo de trabajadores; sin embargo, el objetivo de Volcker de reducir la inflación se alcanzó y eso silenció a buena parte de sus críticos. Fue solo hasta agosto pasado cuando los controles monetarios se disminuyeron y el prime inició su descenso, devolviendo paulatinamente la confianza a empresas y consumidores.
La fuerte recuperación de la economía norteamericana vivida en lo que va corrido del año ha sido explicada parcialmente por las bajas tasas de interés y la certeza de que el porvenir se presenta despejado.
Si bien Volcker no ha sido por mucho tiempo el mejor amigo de Reagan, la decisión del Presidente tuvo por objeto alejar las especulaciones y temores que un nuevo director del FED hubiera producido. Con esto, la administración sacrifica injerencia sobre la política monetaria, pero asegura que los inversionistas sigan convencidos de que los buenos tiempos han llegado.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.