mundo

Golpe contra la nueva generación de mafiosos italianos

La policía italiana asestó un duro golpe a la nueva generación de capos de la mafia siciliana que intenta reorganizarse, al detener siete personas, entre ellos dos descendientes de líderes históricos, indicó este martes en un comunicado el ministerio de Justicia.


Entre los arrestos, realizados por la policía antimafia de Palermo, capital de Sicilia, figuran tres personas que habían participado en una reunión el 29 de mayo de "la cúpula", es decir de los líderes más importantes de la mafia. 

Se trataba de la primera reunión de ese tipo desde 1993, cuando Toto Riina, el líder supremo de la organización criminal, fue arrestado, y tenía como objetivo elegir a los nuevos dirigentes para el reparto de las actividades ilícitas como narcotráfico y apuestas en línea.

Entre los arrestados figuran dos descendientes de líderes históricos de Cosa Nostra: Leandro Greco, nieto de Michele Greco apodado "el papa" y Calogero Lo Piccolo, hijo del padrino Salvatore Lo Piccolo, quien cumple pena a cadena perpetua.

Le recomendamos: La mafia contra la democracia

Los dos hombres habían participado en la reunión secreta como representantes de varios clanes asociados a sus familias. 

Otro de los arrestados es Giovanni Sirchia, miembro de otra familia mafiosa, quien estaba a cargo de la organización de la reunión secreta y había acompañado al lugar a algunos participantes. 

Los otros cuatro arrestados son conocidos por extorsionar a comerciantes con métodos mafiosos, es decir violencia e intimidaciones. 

Le puede interesar: Los cuadros de la mafia

El 4 de diciembre, la policía italiana arrestó a 46 personas sospechosas de pertenecer a Cosa Nostra, incluido Settimo Mineo, considerado el nuevo jefe de Cosa Nostra en Palermo. 

El arresto de Mineo, un joyero de 80 años, y de las otras 45 personas, se llevó a cabo mientras se disponían a inaugurar una nueva etapa para ‘Cosa Nostra‘.

Los detenidos han sido acusados, entre otros cargos, de asociación criminal de tipo mafioso, de extorsión, de posesión de armas y de provocar incendios. 

La operación se basó en las confesiones de dos jefes de familias mafiosas que participaron en el encuentro y que confirmaron la voluntad de los participantes de reorganizar la temida organización tras la muerte de su capo histórico, Riina, el 17 de noviembre del 2017.

* Con información de AFP.