Home

Mundo

Artículo

Fiesta
Grupo de ciudadanos ucranianos planea realizar una 'orgía de despedida', en caso de que Putin decida usar un arma nuclear. - Foto: Getty Images

ucrania

Guerra en Ucrania: grupo de ucranianos planea ‘despedida loca y descontrolada’ si Putin usa arma nuclear

El tipo de evento al que se está convocando a través de las redes sociales es una orgía, en la que además existiría un código de marcas corporales que especificarían el tipo de encuentro íntimo al que se está dispuesto.

En medio de las tensiones propias de la guerra que actualmente se libra en Ucrania, y que desde el pasado 24 de febrero ha vivido su etapa más difícil por cuenta de la invasión ordenada por el Kremlin, y luego de que Rusia advirtiera que estaría dispuesto a emplear armas nucleares si la tensión con los aliados de occidente, sigue creciendo, al interior de ese país, ha surgido una particular tendencia, con la que algunos habitantes locales han intentado mermar el estrés propio de la amenaza, señalando que están dispuestos a organizar una ‘salvaje fiesta sexual’, u orgía, en caso de que las advertencias de Putin se hagan reales.

En ese sentido, las plataformas sociales, se han convertido en el escenario en el que cerca de 15.000 personas se han inscrito para ser partícipes’, la cual se está promocionando a través de un grupo denominado “Orgy on Shchekavystsa: Official”, que circula a través de Telegram, y que ha despertado la curiosidad de la prensa internacional.

De acuerdo con los organizadores de tan particular grupo, la fiesta de excesos y lujuria, se llevaría a cabo a las afueras de la ciudad de Kiev, y ha llegado a tal grado de organización, que sus promotores han especificado que los interesados en participar de ella, deberán responder a una suerte de ‘código’, referido a marcas en el cuerpo; tipo ‘fiesta semáforo’, en la que el código allí plasmado, referirá el ‘tipo de actividad’, en que cada uno de los asistentes está interesado.

Así, por ejemplo, las personas interesadas en determinado tipo de encuentro sexual, estarán identificados por un número específico de rayas en su brazo, mientras que otros, menos arriesgados en sus relaciones íntimas, estarán identificados por otra clase de símbolos, advirtiendo que en la ‘fiesta salvaje’, habrá espacio para todo tipo de prácticas.

Para sus organizadores, citados por medios internacionales como The New York Post, esta es una estrategia para actuar de un modo opuesto a lo que sería ‘la desesperación’ propia de un escenario apocalíptico como el que refiere la guerra nuclear.

Las personas entrevistadas, cuya identidad no se revela, advierten que esta iniciativa hace parte de algo que denominaron ‘megaoptimismo de los ucranianos’, y su forma de mantener la calma frente a una amenaza inminente de muerte.

“Cuanto más intenten asustarnos, más lo transformaremos en otra cosa”, sentencian los organizadores, en un grupo en el que, más allá de la propuesta de la ‘fiesta salvaje y sexual’, también se entrega información actualizada sobre el avance de la contraofensiva de las tropas de la defensa.

Aunque algunos han afirmado que esto puede tomarse como una broma nerviosa en medio de la angustia propia que genera la amenaza de muerte, para otros, la actividad propuesta ‘sí tiene sentido’.

Según recoge The New York Post, este no sería el único grupo de ese tipo que circula a través de las redes sociales, explicando que hay otros que proponen otros encuentros sexuales masivos en ciudades como Odessa.

Medios internacionales también han descrito que la tensión entre los pobladores de Ucrania ha ido creciendo, no solo con el anuncio ruso de la adhesión de los territorios de cuatro provincias, luego de referendos amañados, sino también por las evidencias de que Rusia ha deseado ir incrementando el calibre de sus acciones en el país invadido, lo cual se ha reflejado en el incremento del pie de fuerza, y en el anuncio de pruebas nucleares en una zona limítrofe.

La sensación de peligro ha ido aumentando también en Ucrania, luego de que funcionarios locales, hubiesen comenzado con la entrega de pastillas de ‘yoduro de potasio’, una sustancia que debe ser consumida para minimizar los posibles efectos de un ataque nuclear, y que también había sido entregada en los alrededores de la planta nuclear de Zaporiyia, ante la inminente posibilidad de la ocurrencia de un accidente similar al de Chernóbil.