Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/7/2012 12:00:00 AM

La amenaza ultraizquierdista

Nicolas Sarkozy tiene mucho de qué preocuparse. Como van las cosas, el socialista François Hollande, primero en las encuestas, le ganaría las elecciones presidenciales en segunda vuelta.

La amenaza ultraizquierdista La amenaza ultraizquierdista
Nicolas Sarkozy tiene mucho de qué preocuparse. Como van las cosas, el socialista François Hollande, primero en las encuestas, le ganaría las elecciones presidenciales en segunda vuelta. Pero eso no es todo. Jean-Luc Mélenchon, el candidato de extrema izquierda, está dando pasos de animal grande y podría sacarlo de la contienda. Apoyado por el Partido Frente Izquierda y con un mensaje revolucionario que promete elevar el salario mínimo a 1.700 euros, Mélenchon está ganando votos entre los jóvenes y la clase obrera. Sus extraordinarias capacidades oratorias le valieron el apodo de El Tribuno y le permitieron escalar nueve puntos en la intención de voto. Así, a dos semanas de las elecciones, es el tercer favorito con 15 por ciento, incluso por encima de la ultraderechista Marine Le Pen. No es fácil que remonte los 12 puntos que le lleva el presidente, pero sin lugar a dudas está asustando tanto a este como a Hollande.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.