Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1982 12:00:00 AM

LA CUMBRE DEL MILAGRO

Reunidos en Fez, la comunidad árabe pide la creación de un Estado palestino y reconoce a Israel.

LA CUMBRE DEL MILAGRO LA CUMBRE DEL MILAGRO
La decisión es histórica. Por primera vez desde la creación del Estado de Israel en 1948, los países árabes reconocen, implícitamente. La existencia del Estado de Israel y aboga por su seguridad.
Este es el resultado más importante de la XII cumbre árabe que reunió, del 6 al 9 de septiembre, en Fez (Marruecos), los representantes de 20 países.
Los dirigentes árabes tenían una clara conciencia de que no podían fracasar. Un boicoteo, como el del año pasado, después de su "discreción" e incoherencia durante la"batalla de Beirut", habría implicado la division definitiva del mundo árabe. Por su parte, Yasser Arafat, recibido como un jefe de Estado, les había pedido un apoyo concreto, que le permitiera aprovechar el caudal de simpatía que despertó la OLP durante el cerco de Beirut.
Las propuestas del presidente Reagan (Ver recuadro) los obligaba, por otra parte, a definir una posición. Las capitales árabes sabían que cualquier división incitaría a Washington a aplicar su "pax americana" en Medio Oriente.
En estas condiciones, el "plan Fadh", condenado el año pasado por los países del"Frente del Rechazo" (Argelia, Libia, Yemen del Sur, Siria, OLP), se convirtió en una excelente base de acuerdos. Este, contrariamente al "Plan Reagan" no solo pedía la creación de un Estado palestino sino el reconocimiento de la OLP como único representante del pueblo palestino.
La "Carta de Fez", aprobada por unanimidad, mantiene esas exigencias. Su principal innovación con respecto al proyecto presentado el 7 de agosto del año pasado es la invocación explícita al Consejo de Seguridad de toda la región. Esto supone que los países árabes han decidido integrar a Europa, la Unión Soviética y China al nuevo proceso de paz, caracterizado por el reconocimiento mutuo de los dos Estados.
La resolución adoptada en Marruecos constituye, por otro lado, una victoria para el presidente Saadam Hussein. Los participantes a la conferencia afirmaron, en efecto, su voluntad de "defender todos los territorios árabes y de considerar toda agresión contra un país como una agresión dirigida contra el conjunto de países árabes". Esto significa que el presidente sirio Asaad cesará su sostén al régimen de Khomeini.
Siria ha aceptado, igualmente, poner fin a la misión de la "fuerza árabe de disuación" en Líbano y retirar sus 25 mil soldados. Los países arabes han decidido esperar que sea el nuevo presidente libanés Bechir Gemayel quien pida la retirada de las tropas de Hafaz el Asaad. De esta manera, los dirigentes árabes podrán reclamar la retirada simultánea de las tropas del general Sharon garantizando así la seguridad de los 5.000 palestinos que permanecen aún en la región de la Bekaa.
En lo que concierne la guerra entre Somalia y Etiopía, la cumbre árabe exigió el "respeto recíproco de la soberanía y de la independencia" Y pidió a Etiopía evacuar los territorios ocupados. Los dirigentes árabes, en su mayoría, se pronunciaron por el retorno de Egipto, expulsado desde 1979, a la "nación árabe". Ninguna fecha fue, sin embargo, señalada. En Israel. el primer ministro Menahem Begin declaró que estaba dispuesto a anticipar las elecciones generales para mostrar que el pueblo israelí adhiere a su política.
En realidad, las autoridades israelíes se encuentran ante una situación inédita. Por primera vez, la "política de guerra" que los dirigentes de Israel habían tenido que aplicar en un medio hostil, se revela incompatible con la estrategia de paz" definida por los países arabes en Fez. Israel, después de su triunfo militar en Líbano detiene, esta vez, la clave de la paz en Medio Oriente.
Jose Hernández (París)

LAS TESIS DE REAGAN
La mayoría de observadores en Washington considera que Estados Unidos e Israel se acercan a la mayor crisis de sus relaciones bilaterales desde el conflicto del canal de Suez en 1956.
Este fenómeno estaría asociado a la declaración del presidente norteamericano en el sentido de que su gobierno está dispuesto a exigir al gobierno de Begin la suspensión de sus asentamientos en la franja de Gaza y en la rivera occidental del río Jordán, en tanto que dichos territorios deben ser preservados para instalar en ellos un gobierno palestino asociado con Jordania. Esa postura habría sido consignada en una carta que el mandatario norteamericano enviara a su colega israeli el 31 de agosto.
El gobierno de Israel rechazó el plan inmediatamente. Reunido de emergencia el gabinete, expidió un comunicado rechazando frontalmente la iniciativa de Reagan, alegando que contradecía el espíritu de los acuerdos de Camp David y que era "inilateral y anti israell". Begin no vaciló en decir que todo aquel que acepte el plan de Reagan será considerado un "traidor" mientras que Yuval Newman, miembró del gabinete, sugirió responder a Reagan anexando definitivamente la margen occidental y lanzando allí un masivo programa de asentamientos.
La carta del presidente Reagan enfatizaba que el cese de los asentamientos era condición sin la cual no podría emprenderse la próxima etapa de las negociaciones sobre la paz en Medio Oriente es decir, las conversaciones sobre la autonomla palestina.
Otro elemento del texto de Washington lo constituía el status de Jerusalén, asunto que según Reagan deberá ser discutido entre los países del área para que la ciudad no pierda su carácter internacional.
A pesar de que la declaración de Reagan excluía el concepto de una autonomía plena para los palestinos en esos territorios, es decir que excluía el derecho para auto determinarse y erigir un Estado, y a pesar de que no reconocía a la OLP como representante del pueblo palestino, el gobierno israeli enfatizó en el hecho de que la propuesta del presidente norteamericano terminaría concediendo la autonomía plena de los palestinos y reviviendo a la OLP. Sin embargo el frente israell se dividió frente a esa propuesta norteamericana. La oposición laborista en Israel dio la bienvenida a la iniciativa afirmando que coincidía con ella en el sentido de que ese era un buen camino para resolver la cuestión palestina.
A su vez los miembros más prominentes de los grupos de presión proisraelíes en Washington avalaron el proyecto. Thomas Dine líder del Comité de Asuntos Públicos Americo-lsraelí, uno de los principales grupos pro Israel en esa ciudad, dijo que el plan de Reagan "Es muy valioso" y manifestó abiertamente su desacuerdo con Begin. Por su parte la OLP y el gobierno jordano expresaron que el plan de Reagan contenía "muchos elementos positivos". Arafat de inmediato citó a una reunión de la dirección de la OLP para estudiar el caso, mientras que Nabeel Shaath, miembro de la OLP según agencia noticiosa europea, déclaraba que el plan contenía "Muchos elementos y refleja compasión por parte de Washington hacia los derechos del pueblo palestino". También señaló que la iniciativa de Washington podría poner fin a lo que calificó de "Furtiva y progresiva anexión" por parte de Israel de los territorios ocupados.
Israel ha ocupado Gaza y Cisjordania desde la guerra árabe-israell de 1967, cuando Jordania perdió el dominio de esos territorios a manos de Israel Pero el status final de esos territorios no ha sido definido y los acuerdos de Camp David prevén un lugar a Jordania en las negociaciones sobre ese punto, aspecto que no es compartido por Israel. Tel Aviv desde esa fecha ha construido en la margen occidental cerca de 80 asentamientos que involucran a 25. 000 personas y tiene un plan para 1985 que prevé la instalación de cien mil colonos adicionales.
El plan de Ronald Reagan exige que en Gaza y Cisjordania se instale un autogobierno asociado con Jordania y que 5 años después se defina el status final de esos territorios. No obstante Israel declaró que no negociarla la autonomía de los palestinos en esos territorios, aunque aceptaría conversar con Estados Unidos, Egipto y "otro Estado o factor árabe", en el marco de los acuerdos de Camp David

EL PLAN DE PAZ DE FEZ
1. Retirada de Israel de todos los territorios Arabes ocupados desde la guerra de junio de 1967, incluyendo Jerusalén.
2. Desmantelamiento de las colonias establecidas por Israel después de 1967.
3. Garantía de libertad de culto para todas las religiones en los lugares santos de Jerusalén.
4. Reafirmación del derecho del pueblo palestino a la auto determinación y al ejercicio de sus derechos nacionales inalienables bajo la dirección de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), su único y legítimo representante.
5. Cisjordania y Gaza deben ser sometidas a la tutela de las Naciones Unidas durante un perlodo transitorio que no supere algunos meses.
6. Creación de un Estado palestino independiente cuya capital será Jerusalén.
7. El Consejo de Seguridad de la ONU garantizará la paz a todos los Estados de la región, inclusive al Estado palestino independiente.
8. Garantia por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de estos principíos.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.