mundo

Perros y gatos dejarían de ser considerados cosas o bienes en España

El Congreso de los Diputados de este país dio un paso más para aprobar la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre el régimen jurídico de los animales.


Una legislación inédita se aprobó este miércoles en España. La Comisión de Justicia del Congreso aprobó la Ley de Modificación del Código Civil, Ley Hipotecaria y Ley de Enjuiciamiento Civil sobre el régimen jurídico de los animales, para que los perros y gatos dejen de ser considerados cosas o bienes inmuebles.

Hasta hace unos días, en España, los animales eran considerados civilmente como “bienes muebles que se mueven”. Con lo cual, cuando se embargaba una vivienda, si los animales estaban dentro, como puede ser habitual en un cortijo, fincas o casas de campo, se podían embargar también los animales.

La normativa, que fue aprobada con 22 votos a favor y 14 en contra, continuará su tramité parlamentario en el Senado, y permitirá dejar de considerar a los animales como ‘bienes inmuebles’ susceptibles de formar parte de las herencias, embargos o tratos de divorcio, especialmente en el caso de las mascotas, según reseñó el medio La Vanguardia.

La legislación también aspira a impedir que se extienda la hipoteca en el caso de animales que habiten una finca dedicada a explotación ganadera, industrial o de recreo.

La propuesta fue presentada en el Congreso por los parlamentarios del partido Socialista y el Consejo Confederal de Unidas Podemos (En Comú Podem-Galicia) y superó el primer debate de la sesión plenaria del pasado 20 de abril. De acuerdo con un comunicado de prensa del Congreso español, se tiene por objeto sentar “el importante principio de que la naturaleza de los animales es distinta de la naturaleza de las cosas o bienes”, según la premisa de que los animales son “seres vivos dotados de sensibilidad”.

Como indicó la página web de la Corporación de Radio y Televisión Española, la diputada del Grupo Parlamentario Socialista (GS), Sandra Guaita, afirmó que la sensibilidad y el respeto hacia los animales ha ido aumentando y las personas que gobiernan deben reflejar esa posición.

La parlamentaria argumentó que hay que legislar con respeto, con empatía y con las necesidades del siglo XXI, pues España no es un país pionero en este tipo de legislación. A su juicio, no es aceptable el trato que aún reciben los animales en el país.

Por su parte, Sofía Fernández, diputada del Grupo Parlamentario Confederal de Unidas Podemos, también se sumó a esta misma postura y apuntó en declaraciones a medios de Madrid que le dan la bienvenida a la modificación del Código Civil, que les parece necesaria para reconocer a los animales como “seres sintientes”.

Desde el partido Ciudadanos, el parlamentario Guillermo Díaz dijo que en el Congreso todos perseguían el fin de conseguir cambiar el régimen jurídico de los animales y lo hacen extensivo a todas las normas que les afectan.

En desacuerdo de la aprobación de la ley, la diputada del Partido Popular de España, María Teresa Angulo, declaró a la televisora nacional española que “no se puede negar el interés del Partido Popular de reconocer por fin a los animales como seres vivos dotados de sensibilidad”, aunque consideran que “han regulado más allá de lo que con esta reforma se pretendía, convirtiéndola en un instrumento ideológico y no en esa herramienta útil y clara para los operadores jurídicos”.

Asimismo, José María Sánchez, del grupo parlamentario VOX, apuntó al medio RTVE que la ley introduce modificaciones en importantes cuerpos legales, que para ella suponen el trastorno de la regulación vigente al establecerse un estatus especial de los animales en las relaciones de derecho privado, “lo que crea incoherencias en el conjunto normativo con no poca demagogia, escaso rigor y deficiente técnica legislativa”.