bogotá

Alerta por aumento de accidentes de tránsito en Bogotá, ¿qué está pasando?

Las cifras de accidentes de tránsito en Bogotá están disparadas. La Alcaldía debe tomar medidas urgentes para enfrentar este grave problema.


La realidad de la movilidad en Bogotá es alarmante. La polémica decisión de la alcaldesa Claudia López de extender la restricción del pico y placa a 15 horas disparó la compra de motos y carros en 35,9 por ciento e incrementó el parque automotor que ya de por sí era elevado. Pero no solo eso. La accidentalidad ha venido en aumento en los primeros meses de 2022 sin que las autoridades adelanten acciones contundentes para frenar este problema.

De acuerdo con el Observatorio de Movilidad, en lo que va corrido del año, con corte al 23 de marzo, se han presentado 5.615 siniestros viales en Bogotá, lo que representa en promedio 68 accidentes por día y tres accidentes cada hora, con víctimas fatales y personas heridas.

En enero hubo 1.849 siniestros viales (23 por ciento más frente al mismo mes del año anterior), mientras en febrero hubo 2.313 accidentes (14 por ciento de aumento). Aunque por ahora las cifras en lo que va de marzo son inferiores a lo reportado en igual mes de hace un año, la fatalidad en lo corrido de 2022 ya es superior a los primeros trimestres de 2020 y 2021.

En los primeros tres meses de 2020 hubo 91 muertos; para 2021, esa cifra aumentó a 103 y en lo que va de 2022 y faltando varios días para consolidar las cifras del primer trimestre, van 105 fallecidos. Los que más están perdiendo la vida son los motociclistas, pero si las cifras se miran en conjunto, los más afectados son los ciclistas y los peatones.

A 31 de marzo de 2020 fallecieron 31 motociclistas, en similar periodo de 2021 la cifra ascendió a 37 y en lo que va de este año también van 37 motociclistas muertos, siendo el actor vial el que más está perdiendo la vida. No obstante, si se suman las cifras de ciclistas y peatones, la realidad es otra. A marzo de 2020 fallecieron 45, a igual mes de 2021 hubo 55 muertos y en lo corrido de este año van 53.

Para Omar Oróstegui, director de Futuros Urbanos, los factores que pueden estar influyendo en la alta siniestralidad y fatalidad son la falta de cultura vial y experiencia de los conductores, en especial de los motociclistas, la alta velocidad y, en una menor medida, la imprudencia de los peatones, pero también el mal estado de la malla vial y la falta de señalización en las vías, en especial en las zonas peatonales.

“Son los motociclistas los que están registrando las mayores víctimas fatales, colisionando contra objetos contundentes, luego contra transporte de carga y después contra transporte público. Eso se resume en imprudencia al conducir, principalmente por alta velocidad; además, hoy en día también se observa que los peatones y biciusuarios están falleciendo en choques contra los motociclistas”, dijo Oróstegui.

De acuerdo con el experto, otra de las razones que explicaría la alta siniestralidad y fatalidad en las motos estaría relacionada con las plataformas de domicilios, partiendo del hecho de que estas aplicaciones incentivan a que se hagan entregas en el menor tiempo posible.

En cuanto a peatones y ciclistas, según Oróstegui, la administración distrital tiene gran parte de responsabilidad. “El peatón está muriendo porque los conductores no respetan el cruce, pero también porque no hay buena señalización ni demarcación en las vías, tampoco hay ayudas sonoras en los semáforos. En la ciudad se debe proteger el peatón, más aún cuando hoy en día las personas que se movilizan en medios sostenibles, los peatones y ciclistas, son los que están más en riesgo de fallecer como consecuencia de un siniestro vial”.

Las horas en las que más se están presentando siniestros viales con víctimas fatales o lesionados son las siete de la mañana y las siete de la noche, es decir, en horas pico. En lugar de contribuir a una mejor movilidad, las medidas de la alcaldesa Claudia López están generando todo lo contrario. Y, asimismo, es necesario tomar medidas urgentes para contener la alta tasa de accidentes de tránsito que afecta a la capital del país.