nación

Alias Andrés, el jefe de la disidencia Carlos Patiño que siembra el terror en el Cauca

Según información de las agencias del Estado, esta sujeto fue entrenado por Gentil Duarte en la extinta guerrilla de las Farc. SEMANA Noticias conoció una de las fotos de este sangriento exguerrillero.


En el departamento del Cauca son tres las facciones de la disuelta guerrilla de las Farc que están generando fuertes olas de violencia, según información confidencial. Esas facciones son la Jaime Martínez, que comanda alias Mayimbu; la Dagoberto Ramos, al mando de alias David y la Carlos Patiño, bajo las órdenes de alias Andrés, de quien muy poco se conoce. SEMANA tuvo acceso a la información de inteligencia que hay sobre este exguerrillero de las Farc, que siguió delinquiendo tras la firma del Acuerdo de Paz.

En los archivos de inteligencia se puede leer que sobre alias Andrés o el Mocho, hay una recompensa de 150 millones de pesos y que fue entrenado por alias Gentil Duarte. Alias Andrés tiene 35 años de edad e ingresó a las Farc cuando tenía 24. Actuó, en especial, en la columna Daniel Aldana. Su área de influencia son los municipios de Morales, Cajibío, El Tambo, Patía, Balboa y Argelia, en el departamento del Cauca.

Dentro de sus capacidades se le conoce por el manejo de explosivos. Incluso se le atribuye a mediados del año pasado, en la vereda El Pinche del municipio de Argelia, la activación de un campo minado que dejó como resultado un suboficial y un soldado muertos y cuatro soldados más heridos.

Cercanía con Gentil Duarte

Dentro del informe de inteligencia se menciona que alias Andrés fue enviado por Gentil Duarte para capacitar en cursos de operaciones de radio al personal de la Oliver Sinisterra, esto debido a sus conocimientos empíricos en temas de telemática, reparación de equipos y técnicas para mejorar la señal de los equipos.

También, recientemente, fue orientado por alias Gentil Duarte para retomar y unificar los diferentes grupos de disidentes y obtener el control sobre las actividades ilícitas el departamento del Cauca.

Se le conoce por sostener confrontaciones armadas continuas contra con el ELN, sobre el área general del municipio de Argelia por el control del Cañón de Micay, buscando con ello controlar las economías ilícitas la región.

Así mismo, inteligencia indica que alias Andrés ha tratado de convertirse en un gran cabecilla en el departamento del Cauca, pero las otras organizaciones no han querido acoger sus propuestas.

“En repetidas ocasiones intentó establecer negociaciones con la estructura disidente Dagoberto Ramos, la cual, tras la muerte de su cabecilla, alias Barbas, fue absorbida por la Segunda Marquetalia. Ante ese panorama, intentó convencer a gente de Alias Mayimbú para trabajar con la gente de Iván Márquez y Santrich. Pero no le hicieron caso y desistió de la idea antes de que le hicieran un consejo de guerra”, indica el informe de inteligencia al que tuvo acceso SEMANA.

En otro aparte del documento se puede leer que “muchos de sus excompañeros aseguran que tendría grandes sumas de dinero invertidas en negocios y propiedades particulares para su beneficio, especialmente en fincas ganaderas y lujosos apartamentos en la costa atlántica y en el Valle del Cauca”.

“Su espíritu sicarial lo ha llevado a ordenar la instalación en amplias áreas preparadas de artefactos explosivos. Un desmovilizado aseguró que han sido tantos, que en ellos han caído varios miembros de ese grupo armado organizado y campesinos de la zona, lo que ha generado malestar al interior del grupo”, indicaron fuentes judiciales.

Según fuentes judiciales, antes del proceso de paz, alias Andrés estuvo encargado de realizar acciones de sicariato selectivo contra campesinos que se negaban a sembrar o negociar la venta y compra de droga.

Es de recordar que, a principios de abril, en una operación militar en Argelia, Cauca, murieron en combates con el Ejército 10 presuntos integrantes de la estructura de alias Andrés.

Para las autoridades la Carlos Patiño, es una estructura que afecta considerablemente la seguridad en el departamento del Cauca, en donde diferentes organizaciones al margen de la ley buscan quedarse con el negocio del narcotráfico.