nación

ELN anuncia cese al fuego unilateral por elecciones presidenciales

El grupo insurgente informó que está dispuesto a iniciar de nuevo conversaciones de paz con el próximo gobierno.


En un comunicado de prensa, el ELN aseguró que está dispuesto a cesar las acciones armadas entre el 25 de mayo y el 3 de junio, a propósito de las elecciones presidenciales que se realizarán el próximo 29 de este mismo mes.

El grupo armado informó que sin conocer quién pueda ser el candidato que gane, y pensando en un nuevo momento político que tenga un “mejor ambiente”, se decretó el cese al fuego unilateral “a partir de las cero horas del 25 de mayo hasta las 24 horas del 3 de junio, para que quienes deseen votar lo hagan con tranquilidad”.

En el comunicado, que se encuentra disponible en el portal ELN Voces, aseguraron que el cese al fuego cubre a las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional, pero que “se reservan el derecho a defenderse en caso de ser atacados”.

Igualmente, reiteraron su voluntad de reiniciar diálogos de paz con el presidente que resulte electo en los comicios del próximo 29 de mayo o después de la segunda vuelta.

“Para trabajar por la paz debemos hablar sin rodeos de la existencia de un conflicto armado de naturaleza política, que supera las siete décadas”, dice el documento.

“Un Proceso de Paz con el ELN es la mejor oportunidad de abordar asuntos prioritarios para el país, como lo son: la corrupción, los asesinatos de dirigentes sociales y el narcotráfico, el ejercicio de gobernar no puede ser entendido como la oportunidad de robar, sino de servir; la lucha política no puede ser confundida con la práctica recurrente del exterminio de los luchadores sociales y políticos”, añaden.

Acuerdo de paz con las Farc: ¿qué proponen los candidatos presidenciales?

Aunque el Acuerdo de Paz suscrito entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, en 2016, no es hoy un tema central de la campaña presidencial, la ola de violencia que sacude al país está encendiendo todas las alarmas.

“Hoy podemos decir que se acabó la guerra (…). Hoy comienza el fin del sufrimiento, el dolor y la tragedia de la guerra”, aseguró el expresidente en su momento. Pero eso está lejos de la realidad.

Los cultivos de coca han alcanzado cifras récord (245.000 hectáreas) y las disidencias de las Farc son una verdadera amenaza para la seguridad nacional. Una de esas facciones es comandada por Iván Márquez, quien estuvo en las negociaciones de La Habana.

SEMANA revisó los planes de gobierno de los candidatos presidenciales para evaluar lo que proponen sobre el Acuerdo de Paz con las Farc.

Gustavo Petro asegura que cumplirá los acuerdos de La Habana en su totalidad. “Dejaremos atrás la guerra y entraremos por fin en una era de paz”, afirma.

El candidato del Pacto Histórico habla de un “contrato social” y un “legado” sobre la puesta en marcha de ese acuerdo, pero además dice que buscará uno similar con el ELN. “Cumpliremos a cabalidad los acuerdos de paz con las Farc y retomaremos las negociaciones con el ELN, para finiquitar la existencia de la insurgencia armada en Colombia a partir del diálogo político”, dice.

Petro considera que desmantelar el crimen organizado pasa por un “diálogo” para que haya “sometimiento a la justicia de los grupos armados y ligados al narcotráfico”.

Federico Gutiérrez reconoce que apoyará el Acuerdo de Paz, a pesar de que hay sectores que respaldan su candidatura y no estuvieron a favor de esa negociación.

“Yo voté sí al acuerdo y creo que el país lo debe implementar plenamente”, dice, pero a su vez señala que hay más de nueve millones de víctimas del conflicto y que varias regiones han sufrido la violencia de distintos grupos armados ilegales durante décadas.

“Daremos continuidad a la implementación del acuerdo. Aceleramos las acciones en las cuales hay rezagos y trabajaremos para cumplir los compromisos del Estado”, dice el candidato del Equipo por Colombia.

Para ello, basa su estrategia en varios puntos. Uno de ellos es la inversión social. Dice que triplicará el monto, pasando de uno a tres billones para mejorar las vías terciarias, conectividad, servicios de salud, entre otros.