Tendencias

Home

Nación

Artículo

El alcalde Jorge Iván Ospina es miembro de la junta directiva de Empresas Municipales de Cali (Emcali). - Foto: daniel jaramillo / esteban vega la-rotta-semana

regiones

¿Carrusel de contratación en Cali? Lo que se está destapando en la capital del Valle es alarmante; esto dicen los denunciantes

La administración de Jorge Iván Ospina vive sus peores días por sendas denuncias sobre irregularidades en contratos públicos. Concejales y veedores ya hablan de un cartel.

El escándalo de presuntas irregularidades en contratación pública en Cali ha crecido como una bola de nieve sobre una pendiente. Con el pasar de los días se conocen más y más denuncias que involucran a la administración de Jorge Iván Ospina en posibles casos de corrupción a gran escala. Algunos se atreven a comparar la realidad de la capital del Valle del Cauca con un supuesto cartel de corruptos.

Las denuncias son muchas –y bastante escandalosas–. Para comenzar: la exconcejal Diana Carolina Rojas dice que en la administración de Ospina hay posibles irregularidades en al menos diez contratos. “Hemos denunciado ante los entes de control posibles irregularidades en la contratación del Parque Pacífico por 27.000 millones de pesos; el Centro de Bienestar Animal por 11.000 millones; la remodelación del estadio por 16.000 millones; la remodelación de la Plazoleta Jairo Varela por 4.200 millones; dos contratos de Cristo Rey por más de 50.000 millones; el Bulevar Cauquita por 27.000 millones; así como los dos contratos de vertimiento por 10.000 millones de pesos”, señaló Rojas.

Según la exconcejal, cuando llegó al Cabildo de Cali reveló tres contratos que fueron fraccionados para favorecer a una sola empresa. “Sacaron 18 contratos de menos de 90 millones de pesos y se los ganó un solo proponente. Estas denuncias fueron engavetadas”, dijo. Y además presentó ante la Procuraduría 18 denuncias que están en 12 secretarías. “Lo que se ve en Emcali no es un hecho aislado, es un proceso sistemático y organizado. Creo que hay un carrusel de contratación para entregar a unas personas contratos directos”, comentó Rojas.

Ese supuesto carrusel tendría como protagonistas a cinco empresas que se unieron para generar un consorcio y repartirse la contratación de 14 procesos importantes para la actual administración. Esto sumaría recursos por 140.000 millones de pesos, según denuncias de Rojas. A esto se suma el controvertido –y mediático– contrato de AMI con Emcali por 215.000 millones de pesos, donde se han hecho públicos posibles sobrecostos como televisores de 55 pulgadas a 43 millones de pesos y sillas ergonómicas a 17 millones de pesos, solo por mencionar algunos casos puntuales. Todo eso ha suscitado, incluso, que desde varios sectores se realicen convocatorias de marchas y pedidos de renuncia del alcalde Ospina.

El abogado Elmer Montaña lidera uno de los sectores que pide con vehemencia la renuncia del actual mandatario. “Desde noviembre de 2020 hemos presentado varias denuncias relacionadas con presuntos actos irregulares en la suscripción de convenios interadministrativos entre la Alcaldía de Cali y Corfecali (entidad gestora de la Feria de Cali). A raíz de estas denuncias hemos recibido información de funcionarios de la Alcaldía de Cali en el sentido de que los hermanos del alcalde Jorge Iván Ospina, Mauricio y Diego Ospina, tienen radicadas oficinas en el Centro Administrativo Municipal (CAM) y en la torre de Emcali, junto con el exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía”, dijo.

Para Montaña no hay duda de que en Cali se ha configurado un cartel de contratación solo comparable con lo sucedido en Bogotá con los hermanos Moreno. El abogado denuncia, por ejemplo, que las decisiones fuertes en contratos grandes las toma Mauricio Ospina y fichas clave de Juan Carlos Abadía, destituido gobernador del Valle, quienes rodean al alcalde de Cali. “Las cosas hay que llamarlas por su nombre: esto es una corruptela que los órganos de control no han querido desmontar. La Fiscalía dejó prescribir 60 investigaciones a Jorge Iván Ospina. El señor fiscal no está interesado en investigarlo, sino en que la Alcaldía le termine el búnker de la Fiscalía en Cali, que seguramente se llamará Francisco Barbosa. Confiamos en el contralor general de la República”, señaló Montaña.

Dinero para la reactivación

Otra de las pullas al alcalde de Cali viene desde el Concejo, donde varios cabildantes le están pidiendo a Ospina explicaciones sobre cómo y dónde se invirtió el dinero del empréstito de 650.000 millones de pesos aprobados en ese recinto para la reactivación de la ciudad, luego del encierro de la pandemia. Pero, quizá, la mayor piedra en el zapato de Ospina ha sido Emcali, donde en menos de un año se han presentado cuatro grandes escándalos por contratación; en uno de ellos se pretendía firmar un convenio por 70.000 millones de pesos con una empresa que presentó pólizas falsas; en el otro había un acuerdo con Klarzen, una compañía de papel y con poca experiencia para la instalación de una granja solar en Mulaló; y el más reciente por 216.000 millones de pesos que involucra a Deltec, una firma que se ha ganado la mayoría de licitaciones de Emcali en los últimos tiempos.

En algunos procesos los contratos fueron entregados a dedo por parte del ahora exgerente de Emcali, Juan Diego Flórez. Y como si esto fuera poco, el alcalde Ospina también arrastra con el escándalo generado en diciembre de 2020, cuando su administración contrató un alumbrado navideño móvil por 10.000 millones de pesos y una feria virtual por casi el mismo valor. La destinación de esos recursos en un año marcado por la pandemia fue un ancla en la popularidad del mandatario que, desde ese momento, está en números rojos. Por todos estos sonoros escándalos, la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría designaron equipos especiales para recibir las denuncias.

En un primer informe presentado por la Procuraduría Delegada se hizo especial énfasis en la contratación directa en la Alcaldía de Cali. La Procuraduría reporta que el 57 por ciento del total de negocios celebrados por la Alcaldía de Cali corresponden a la modalidad de contratación directa. El informe señala que son 75.509 contratos por más de 2,8 billones de pesos. En más de dos años, la Alcaldía de Cali ha adelantado 108 licitaciones públicas, por un valor de 578.000 millones de pesos, apenas el 20 por ciento de lo dispuesto por contratación directa.

El informe dice que en 2021, la administración de Jorge Iván Ospina hizo 27.044 contratos, de los cuales 25.624 corresponden a servicios de recursos humanos, es decir, el 95 por ciento del total de contratos celebrados por el Distrito ese año fueron para necesidades de personal. Un 85 por ciento de los 25.624 contratos, según la Procuraduría, compartirían objetos contractuales similares como “prestar los servicios profesionales con el fin de brindar soporte a las actividades adelantadas por la Unidad Especial de Gestión de Bienes y Servicios, teniendo honorarios como fuente de financiación”.

¿Hay un carrusel de contratación?

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, en diálogo con SEMANA negó todas las acusaciones y señaló que ni su hermano, ni Juan Carlos Abadía tienen oficina en la Alcaldía y menos incidencia en la contratación –o decisiones– de la administración. “Muéstrenme una prueba o la oficina que él tiene en la Alcaldía o en Emcali, o que toma decisiones. No ubico a mi hermano en los procesos de la Alcaldía. Mi hermano tiene capacidad suficiente para asumir otros retos”, les respondió el alcalde a sus críticos.

Frente a los escándalos en Emcali manifestó que su única responsabilidad es el nombramiento de Juan Diego Flórez como gerente de esa entidad, pero niega que tuviera participación en la elaboración y firma de contratos. “El alcalde no participa de una entidad descentralizada con patrimonio propio, personería jurídica y con sus procesos de gestiones”, agregó Ospina.

Así mismo se refirió al pedido de su renuncia: “Yo creo que mi petición de renuncia es sobrevalorado, una petición muy clásica en la manera como adelantan la oposición. Piden la renuncia sin verificar todos los procesos, que no se trata de sobrecostos, sino de presuntos sobrecostos”.

Sobre la posible existencia de un carrusel de contratación señaló que en su administración no ha habido pérdida de recurso económico. “Sobre este contrato de 215.000 millones hay cero erogación, frente a otros procesos contractuales fallidos hubo cero erogación. Es ligero decir que esto es un cartel”. No obstante, reconoce que en Emcali se vienen haciendo las cosas mal. “Todo esto motivó a que Juan Diego Flórez no siguiera conduciendo la empresa, no porque lo considere un corrupto, sino porque lo considero ligero a la hora de no atender los requerimientos que se habían adelantado desde algunas instancias”.

Su no participación en la junta de Emcali, pese a que él es presidente, la resumió en que atiende otros compromisos de suma importancia para la ciudad como la pandemia y ahora la reactivación luego de ese periodo de inactividad comercial. Los entes de control ya tienen en sus manos el pliego de denuncias que pesan sobre la administración de Ospina. Mientras el alcalde se defiende, las investigaciones avanzan. Lo único claro es que sobre Cali está asentada una nube de dudas en torno al futuro de la ciudad en medio de escándalos, acusaciones y posibles irregularidades.