caso uribe

Caso Uribe: el pulso entre el fiscal Gabriel Jaimes y el testigo Juan Guillermo Monsalve

Cuando se acerca el momento de saber si la Fiscalía acusa o precluye la investigación por supuesta manipulación de testigos contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez, crece la tensión entre el fiscal del caso, Gabrile Jaimes y el testigo estrella, Juan Guillermo Monsalve.


Aunque durante estos días han desfilado por el despacho de la Fiscalía varios de los protagonistas del expediente Uribe, Monsalve no cumplió la cita que tenia en el búnker el pasado jueves. Su defensor Miguel Ángel Del Río argumentó ante la Fiscalía supuestas presiones contra su cliente, “que se relacionan indiciariamente con la urgencia del despacho en precluir las investigaciones en favor del acusado”.

Del Río habló de “acoso” y se quejó porque le abrieron una investigación disciplinaria a Monsalve tras decomisarle hace un año en su habitación de la casa fiscal de La Picota 7 SIM Card, un teléfono, un computador, una impresora, dinero en efectivo y más elementos prohibidos. En la casa fiscal también había licor y videojuegos. Tampoco le gustó que una fiscalía de Medellín llamara al testigo a declarar en un proceso de fosas clandestinas.

El fiscal Gabriel Jaimes, que se quedó esperando la declaración de Juan Guillermo Monsalve, le respondió de inmediato recordándole que su testimonio es fundamental para poder decidir la suerte del caso Uribe. “En atención a su renuencia a declarar dentro del proceso de la referencia, me permito recordarle que nuestro ordenamiento jurídico impone a todos los ciudadanos el deber de declarar”, sentenció Jaimes.

El fiscal del caso Uribe le explicó al testigo en el documento que es “indispensable” que amplíe su testimonio para poder contrastarlo con las “verificaciones” que ha realizado su despacho y así estar seguro y tener la “convicción necesaria y suficiente” en caso tal de llegar a una acusación contra el expresidente.

A pesar de La comunicación del fiscal Jaimes, el testigo Juan Guillermo Monsalve está decidido a no declarar en la Fiscalía y se ratifica en lo que declaró en la Corte Suprema de Justicia. Por su parte el abogado Del Río trino en las últimas horas: “Le recuerdo al fiscal Jaimes que declarar en esta etapa no es obligatorio, mucho menos ante una fiscalía gregaria y sesgada. Monsalve no declarará. Lo hará ante un Juez imparcial en un juicio público, oral y con todas las garantías. Como debe ser. Busque otra excusa para precluir”.

Lo extraño es que al testigo Monsalve lo ha rodeado un secretismo que durante todo el proceso ha inquietado a la defensa del expresidente Uribe que ni siquiera pudo contrainterrogarlo. Monsalve solo declaró una vez en el proceso y en otra oportunidad amplió su testimonio. Lo hizo desde la cárcel hasta donde llegó una magistrada. Su versión quedó grabada y en ella se escuchan tantas cosas inusuales como la sonrisa permanente de la togada que le practica la diligencia. Incluso, ella le sopla algunas cosas que el testigo no tiene presentes o no recuerda. También llamó la atención que durante su declaración, Monsalve no se sabía el nombre de su abogado de entonces.

La última vez que trascendió en la opinión pública una declaración formal de Monsalve ante una autoridad fue cuando se presentó al Consejo Superior de la Judicarura, en un proceso disciplinario contra los abogados Jaime Lombana y Diego Cadena por los hechos que dieron origen a la investigación contra Uribe por supuesta manipulación de testigos. Monsalve fue confrontado por Lombana y Cadena e incurrió en varias mentiras e imprecisiones que terminó reconociendo en la diligencia. Ese día se le vio nervioso, inseguro, dubitativo, con una capacidad de expresión limitada que contrastaba con la locuacidad demostrada en las entrevistas con periodistas afines a su causa contra el expresidente. ¿Será por eso que Monsalve no quiere declarar en la Fiscalía? ¿Si declara corre el riesgo de que se le caiga su testimonio contra Uribe? ¿Será que en la Fiscalía, Monsalve queda fuera de su zona de confort?

Con el testimonio de Monsalve o sin él, el fiscal Gabriel Jaimes tendrá que decidir de aquí al 6 de marzo la suerte del expediente contra Uribe. Si decide acusar, Monsalve tendrá otro round con Uribe ante los jueces. Si Jaimes precluye, quizás el testigo estrella quedará con la inquietud de que podría ser su culpa que el fiscal cierre el caso por negarse a comparecer a la Fiscalía.

Por ahora la Fiscalía sigue trabajando a todo vapor y cotejando cada prueba.