Tendencias

Home

Nación

Artículo

En la localidad de Rafael Uribe Uribe, el Acueducto de Bogotá realizó la eliminación de conexiones erradas en tuberías que vierten aguas residuales a quebradas y canales en el sur de la ciudad.
En la localidad de Rafael Uribe Uribe, el Acueducto de Bogotá realizó la eliminación de conexiones erradas en tuberías que vierten aguas residuales a quebradas y canales en el sur de la ciudad. - Foto: Acueducto de Bogotá

bogotá

Cierran 170 conexiones erradas de aguas negras que contaminaban quebrada en el sur de Bogotá

El Acueducto de Bogotá está construyendo redes de alcantarillado para separar las aguas lluvias de las residuales.

El barrio San Jorge sur, en la localidad de Rafael Uribe, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) viene realizando la eliminación de conexiones erradas en tuberías que vierten aguas residuales a quebradas y canales en el sur de la ciudad.

En este sector, la EAAB construye cerca de un kilómetro de redes de alcantarillado que permitirán separar las aguas lluvias de las residuales, de tal forma que las últimas no lleguen al Canal San Carlos.

Igualmente, se están separando las aguas sanitarias de las pluviales en la Quebrada Limas en su brazo derecho y brazo izquierdo, con la construcción de un kilómetro de nuevas redes.

Estas obras iniciaron en marzo y hacen parte de la apuesta de la EAAB con el saneamiento de los ríos, quebradas y humedales de la ciudad. Sus dos etapas estarán listas a finales de este año.

Junto a los beneficios ambientales que trae la eliminación de las 170 conexiones, se suma también la reducción de residuos que generan taponamientos en las redes, mejorando de esta forma el drenaje y el riesgo de inundaciones en el sector.

Cristina Arango, gerente de la EAAB sostiene “esta es una obra de alrededor 5.200 millones de pesos con un avance del 44 por ciento. Esperamos terminar en noviembre de este año para beneficiar a más de 400 mil habitantes. De esta forma le estamos cumpliendo a la ciudad y al medio ambiente”.

La obra también trae beneficios adicionales a los usuarios del barrio. Al ser este un sector empinado de la localidad, se reconstruyeron 107 escalones y se está mejorando el espacio público en 11 puntos del corredor de obras para facilitar el desplazamiento de los ciudadanos a lo largo del Canal San Carlos de la localidad de Rafael Uribe Uribe y de la Quebrada Limas de Ciudad Bolívar.

Corredor Ambiental del río Arzobispo

La semana anterior, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y la gerente del Acueducto de Bogotá, Cristina Arango, dieron apertura a la comunidad del corredor ambiental del río Arzobispo, el cual cuenta con espacio público recuperado, senderos y ciclorrutas.

En este sector, la EAAB realizó la recuperación del espacio público y recuperación de la ronda del río Arzobispo en un área de 5.000 m2, beneficiando a los habitantes de Teusaquillo, Chapinero y Santafé.

Así mismo, adecuó 2.89 kilómetros de sendero ecológico peatonal, 1.5 kilómetros de ciclorrutas en las modalidades de calzada única y ciclo carril, varias estancias para contemplación y 3 espacios para actividad deportiva por medio de gimnasios al aire libre.

La alcaldesa López sostuvo: “aquí arreglamos todo el sendero, fue una obra a la que le hicimos varios ajustes al diseño inicial de acuerdo con la comunidad, en particular con las mujeres, que tenían preocupación de que el espacio público o la ciclorruta no fuera muy segura, entonces pusimos iluminación adicional, en algunos tramos vamos a tener cámaras de seguridad para que todo funcione bien”.

Los ciudadanos podrán recorrer este corredor a pie, en bicicleta, en patines, aprovechando muestras de arte urbano como grafitis, jardines y estancias para descanso, todo envuelto en un ambiente iluminado y con información sobre la flora y fauna que habita la ronda del río entre los sectores de la carrera 13 y la carrera 30.

“Entregar el río Arzobispo limpio, iluminado, caminable, mejorando la percepción de seguridad de esta zona que había sido abandonada al deterioro y la historia es un logro de la Bogotá que estamos construyendo”, sostiene Cristina Arango, gerente de la EAAB.

El proyecto fue ejecutado respetando la flora y fauna del lugar y no generó nuevo endurecimiento en la ronda del rio, al retirar la cicloruta anterior, y reemplazarla por un sendero ecológico en solución de drenaje urbano sostenible.

La adecuación del corredor, en el que se invirtieron más de 5.800 millones de pesos, hace parte del programa de recuperación integral del sistema hídrico de la EAAB mediante el cual se han desarrollado acciones encaminadas a recuperar los cuerpos de agua y la estructura ecológica principal para que estos espacios sean aprovechados de manera sostenible por la sociedad.