Home

Nación

Artículo

Migración entregó a Carlos Pino a las autoridades de Venezuela. - Foto: Capturas de pantalla - Video de El Tiempo

nación

Colombia deportó a Carlos Pino por "riesgo de la seguridad nacional"

La oficina de Migración expulsó a un asesor de la misión diplomática venezolana por "afectar la soberanía de Colombia". El venezolano fue detenido en 1999 en un campamento de las Farc.

Migración Colombia deportó a Carlos Manuel Pino García, a quien consideran cercano a la misión diplomática de Venezuela. Pino, quien está casado con Gloria Inés Flórez, secretaria de Gobierno de la Alcaldía Gustavo Petro entre el 2014 y 2015, y excongresista del Polo Democrático, fue trasladado bajo un estricto dispositivo de seguridad bajo la sospecha de que adelantaba una campaña de desprestigio del gobierno de Colombia a través de la promoción de protestas sociales. 

"Migración Colombia, en ejercicio de las funciones que le han sido conferidas por el Estado colombiano y protegiendo la soberanía nacional, viene adelantando el proceso de expulsión del territorio nacional del ciudadano venezolano Carlos Manuel Pino García", indicó la entidad a través de un comunicado. 

Según la entidad, la decisión está basada en el Artículo 2.2.1.13.2.2 del Decreto 1067 de 2015, el cual establece: "...el Director de la Unidad Administrativa Especial Migración Colombia, o sus delegados, podrán expulsar a los extranjeros que a juicio de la autoridad migratoria, realicen actividades que atenten contra la seguridad nacional, el orden público, la salud pública, la tranquilidad social, la seguridad pública o cuando existan informaciones de inteligencia que indiquen que representa un riesgo para la seguridad nacional, el orden público, la seguridad pública, o latranquilidad social...".

Migración confirmó que Pino "no goza de inmunidad diplomática" debido a que no se encuentra acreditado como funcionario ante el Gobierno colombiano.

El director de Migración, Christian Krüger, confirmó que esta mañana Pino fue entregado en el Puente de Simón Bolívar en el Norte de Santander a las autoridades Venezolanas. "Se adelantó el debido proceso, se le permitió la comunicación de manera permanente con su familia y tenemos las actas de notificación en el marco de los derechos a esta persona", dijo 
Sobre la hipótesis que desde la mañana se ha publicado en redes sociales sobre la ideología política de Pino, el director aseguró que estos casos no se fundamentan por el arraigo político de las personas, sino en análisis técnicos de seguridad. "En su caso particular hay unas actividades que nos alertan sobre la afectación que puede tener el país, este es es un caso de soberanía", afirmó negando que la investigación estuviera relacionada con la participación en política de él o su esposa. 
El informe que describe el caso de Pino fue enviado a Migración por otra institución colombiana de inteligencia. El director afirmó que aunque no podía dar detalles sobre el informe sí aseguraba que el documento está bien fundamentado.  "Fue un ejercicio coordinado, procedimos una vez recibimos información sobre las actuaciones de esta persona. No lo dejamos pasar ni un solo día". 
Krüger aclaró que la sanción migratoria es de carácter administrativo y no judicial. "Como autoridad nos corresponde de manera discreta adelantar estos procedimientos antes de poner en riesgo la seguridad nacional".   

Lo que se sabe es que la investigación que concluye con la decisión de expulsar a Pino del país se viene realizando desde hace años. Hay que recordar que hace casi 20 años, Pino ya había tenido un encuentro con las autoridades colombianas luego de una operación del Ejército el 26 de mayo de 1999 en la que se da de baja a alias Esteban González, al que se le conocía como el jefe de finanzas de las Farc.

En ese momento, SEMANA publicó un artículo que vinculaba a la extinta guerrilla con traficantes de armas de Venezuela. En la operación, fueron capturados otros cuatro ciudadanos venezolanos: Pedro Guzmán, Manuel Salazar Hernández, Carlos Pino García, y Carlos Félix Zambrano. 

Pino vivía en el país desde hace 18 años con su familia y según el comunicado de Migración tendrá restringida la entrada al territorio nacional durante 10 años y después de ese momento necesitará de una visa para poder ingresar a Colombia. 

La deportación ha generado fuertes reacciones en diferentes sectores políticos, sobre todo en los militantes de la izquierda del país. A través de su cuenta de Twitter, Gustavo Petro criticó la decisión del gobierno. "Si el gobierno de Iván Duque expulsó a Carlos Pino, violó los derechos fundamentales de Gloria Flórez y su hijo, es una evidente persecusión sistemática a la Colombia Humana como grupo civil con identidad politica por parte del Estado", dijo.

La teoría de Petro es que a Pino lo detienen por no parquear bien su camioneta frente a su casa, donde vive con su esposa e hijo. Según él, las explicaciones que ha dado Migración son falsas. "La policía al ver el carnet de empleado de la embajada llama a Migración y proceden abusivamente a su expulsión", aseguró. 

A través de una carta, Flórez rechazó la expulsión de su esposo asegurando que este vive desde hace más de 18 años en completa legalidad en el país. "Los agentes de la Policía le pidieron a Carlos Manuel que se identificara. Luego que él informara que es ciudadano venezolano y funcionario de la Embajada y presentara su cédula de extranjería, los policías, argumentando que tenía mal parqueada su camioneta
frente a un restaurante, se comunicaron con Migración Colombia y al instante llegaron en camionetas funcionarios de esa entidad, quienes junto con la Policía procedieron a llevárselo sin informarnos en ningún momento que pretendían expulsarlo del país", dijo.

Flórez aseguró que las autoridades colombianas serían las responsables de su integridad, la de su esposo y la del hijo hijo que tienen los dos.