bogotá

Cupos epidemiológicos: la estrategia para reactivar Bogotá en los próximos meses

Claudia López anunció una serie de medidas para los próximos tres meses. Serán prioridad el deporte, los restaurantes y el aeropuerto, pero la normalidad como la conocíamos es aún lejana.


Desde hace unos meses la alcaldesa de Bogotá, Claudia López había anunciado una estrategia para superar el primer pico de la pandemia: la cuarentena sectorizada. Hoy este modelo está llegando a su etapa final y muchos se preguntan cuál será la estrategia de la capital para lo que queda del año.

Mucho se ha especulado de los sectores que se abrirán y las preocupaciones de los ciudadanos radican en dos sentidos: la necesidad y la estabilidad emocional. Unos piden que se dé la reapertura de algunos sectores para activar la economía y otros por simple salud mental ya que las personas están agotadas de estar en medio de un encierro. Sobre esto, López pidió paciencia y dijo en entrevista con María Jimena Duzán que ella no es ajena a este sentimiento. “Yo estoy tan cansada como todos, esto es muy difícil, pero si nos cansamos nos morimos”.

¿Volver a salir?

Uno de los grupos más afectados por el aislamiento es el de los niños, quienes no han retornado al colegio, ya no van a los parques y en muchas ocasiones no entienden qué pasa con la pandemia. Hace pocos días se vio cómo Jacobo Faciolince expresaba el sentimiento de los de su edad. "Yo soy un niño feliz que no me falta nada, por fortuna tengo una familia bonita. Pero no me quiero imaginar, si esto es duro para mí, cómo será para otros niños para los que el colegio es toda su vida. Esto es muy estresante, nosotros somos los que menos nos afectamos por el virus. ¿Por qué nos tienen encerrados?," se preguntó.

Sin embargo, personas de otras edades también se preguntan lo mismo. Cada uno cuestiona cuándo podrá retornar el sector de su interés, ya sea por trabajo o por diversión. Los mayores de setenta años, por ejemplo, que también han sentido que se les han vulnerado sus libertades, aunque son los que más peligro corren: “No estoy diciendo que no salgan, pero sí que hagan todo por no contagiarse”, les aconsejó la alcaldesa.

Por medio de una tutela los mayores de 70 años le ganaron un pulso al Gobierno.

Los cupos epidemiológicos

“Estamos en el punto en que si tenemos paciencia estos once días que faltan para que se acabe agosto, esta tendencia va a estar a la baja. Si ahorita nos cansamos, tiramos el tapabocas, salimos otra vez todos a la calle, en vez de que se consolide la tendencia a la baja, vuelve a subir y perdemos el esfuerzo que estamos haciendo desde hace más de un mes. Aunque estemos cansados, todo lo que hemos hecho ha servido”, comentó Claudia López.

Sin embargo, una vez se acabe el mes, hay una capacidad máxima que debe cumplir Bogotá para no volver a cerrar localidades: solo si hay menos de 4 millones de personas en las calles la ciudad puede funcionar. Por esta razón, se creó la estrategia de los "cupos epidemiológicos", basada en que se puedan abrir todos los sectores paulatinamente con la condición de que, en ocasiones, algunos tengan que ceder horarios para que otros puedan abrir.

Con la idea de que no haya más de cuatro millones de personas en las calles, la solidaridad y la tolerancia serán fundamentales en la ciudad y en su actividad económica. La Bogotá 24 horas cada vez suena más como una alternativa.

Esta nueva estrategia que comenzará en septiembre e irá por tres meses, o lo que resta del año, contempla varios factores:

El primero es que se le dará prioridad de apertura a espacios que contribuyan al bienestar y a contrarrestar el encierro o que sean esenciales. La mandataria anunció que los primeros en abrir a partir del próximo mes serán los restaurantes, gastrobares, ciclovía, parques, aeropuerto y eventualmente los colegios y universidades, pero con la salvedad de que cada uno, padres y educadores, decidirán si asisten o continúan virtual.


Los restaurantes tendrán luz verde luego de haber sido uno de los más afectados por la pandemia.

La intención de Claudia es buscar que Bogotá sea, según sus palabras, una ciudad a cielo abierto. “¿Por qué no pensar en volver los parques aulas abiertas?”, se cuestionó, y sugirió también que prefiere que los restaurantes y otros sectores aprovechen el espacio público, las calles, los andenes y demás, para evitar encerramientos y por ende mayor propagación de contagios.

“Si salimos bien del pico y organizamos bien los turnos, con mucho de suerte, mucho de paciencia y mucho de disciplina, es posible que logremos pasar tres meses más sin que logremos cerrar”, recalcó.

Aún persiste la duda de cuándo podrán abrir los demás sectores. Es el caso por ejemplo de las iglesias, los bares, los teatros y otros espacios que se preguntan si pronto retornarán. Sin embargo, López dijo que habrá que esperar. 

Según mencionó, ella entiende que todos quieran abrir y que algunas personas consideren que estos sectores son esenciales, pero aclaró que no se puede abrir todo al tiempo. Por eso, criticó la medida del Gobierno de abrir los bares sin venta de licor y pidió establecer prioridades.

Con las iglesias, por su parte, dijo que entendía la importancia de la espiritualidad para algunas personas pero invitó a los sacerdotes a convocar las misas por otros medios que, por ahora, pueden brindar mayor seguridad. Mencionó que las condiciones de las capillas son contraproducentes para los cuidados que se deben tener con la covid -19. 

En tres meses se evaluará esta nueva estrategia basada en los cupos epidemiológicos para sectores económicos. Pero lo principal es que se buscará una ciudad a cielo abierto con nuevas dinámicas y en la que todos deberán adaptarse, y sobre todo, tener paciencia.

Planes para la economía

En materia económica la alcaldesa dijo que desde la Alcaldía están haciendo todo lo posible pero que los alivios para las empresas son responsabilidad del Gobierno Nacional. López le apostará a su "Plan Marshall", que ya fue radicado en el Concejo. Ella espera que en un mes pueda ser aprobado.

El principal objetivo de esta estrategia económica es el endeudamiento para sacar adelante obras que tenía en su estrategia inicial, pero que quedaron relegadas. La más importante es el Metro de la ciudad, pero también se incluyen la Carrera Séptima y otras obras esenciales de infraestructura.

“El Gobierno Nacional es el responsable del empleo y de la economía, entonces necesitamos que salga con un plan. En lo que depende de nosotros vamos a congelar el predial, a rebajar entre el 5 y 15 por ciento el ICA, pedimos 10 billones de cupos de inversión para hacer obras públicas y proyectos sociales que generen 500 mil empleos en la ciudad. Le estamos pidiendo al Concejo que nos apruebe los incentivos tributarios y el cupo para hacer obras públicas que dependen de nosotros como el Metro, el corredor verde, la Séptima, ciclorutas, colegios, etc.”, comentó López.

Finalmente, la alcaldesa dijo que el primer pico de la pandemia, que por lo general es el más fuerte, ya se sobrepasó. La cuarentena sectorizada ha funcionado y ahora Bogotá deberá entrar en una nueva realidad, que se irá ajustando durante el próximo año mientras llega la vacuna al país. El próximo pico se espera que llegue en noviembre, pero sea más leve.

Vea la entrevista de María Jimena Duzán con Claudia López en SEMANA en Vivo: