Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/1999 12:00:00 AM

DE FRENTE, MAR...

Con el nuevo Batallón Antinarcóticos, el Ejército asume la tarea de combatir los cultivos de <BR>droga en territorios a los cuales no podía llegar la Policía.

DE FRENTE, MAR... DE FRENTE, MAR...
La semana pasada el presidente Andrés Pastrana le dio la bendición al Batallón
Antinarcóticos, que estará en manos de la cúpula del Ejército y bajo la lupa de Washington. Es la primera vez
que el Ejército asume de frente la tarea de combatir los cultivos de la droga. Ese trabajo ha estado siempre
en manos de la Policía Antinarcóticos pero infortunadamente los esfuerzos por erradicar los cultivos a punta
de fumigación no han dado los resultados esperados.
Ante esa situación el gobierno de Estados Unidos decidió meter baza en el asunto. Los funcionarios
estadounidenses llegaron a la conclusión de que algo estaba funcionando mal en la estrategia de lucha
contra los cultivos ilícitos pues las fotografías satelitales mostraban el aumento desmesurado de los mismos
en las selvas colombianas. A pesar de los heroicos esfuerzos de la Policía, y del importante aumento de los
últimos cinco años en la ayuda norteamericana, los cultivos siguieron creciendo de manera casi
exponencial.
La situación llegó a tal punto que se generó una gran controversia entre los resultados conseguidos por la
Policía Antinarcóticos y los presentados por la CIA en el Congreso estadounidense. ¿Quién tenía la razón?
Todo parecía indicar que unos y otros. Los de la Policía porque sustentaban su trabajo en las áreas
fumigadas y los días de trabajo. Y los de la CIA, que tenían en su poder las contundentes pruebas de las
fotografías satelitales.
Mientras el debate continuaba en el despacho del entonces ministro de Defensa, Rodrigo Lloreda, los altos
mandos analizaban el tema para buscarle una salida. La cúpula tenía en claro que el aumento de los cultivos
obedecía en buena parte a la protección que hacía la guerrilla de ellos y la dificultad operativa que tenía la
Policía para enfrentarlos. Allí, en medio de los análisis, surgió la idea de crear un Batallón Antinarcóticos.
La propuesta fue bien recibida. Pero tanto el Ministro como los generales tenían en claro que para que ese
batallón funcionara se necesitaba la ayuda de Estados Unidos.
En esos ires y venires del entonces ministro Lloreda y del general Fernando Tapias a Washington se logró
firmar un acuerdo de cooperación con el gobierno estadounidense. Fue así como a partir de enero pasado
llegaron a Colombia 20 instructores norteamericanos, que se acantonaron primero en la base de Tres
Esquinas, que será el centro de operaciones del Batallón Antinarcóticos, y posteriormente en la base de
Tolemaida. Allí le dieron inicio a la conformación y preparación del batallón. El plan de trabajo fue programado
en tres fases. Las dos primeras ya se cumplieron. Estas consistieron en la selección y equipamiento. Fueron
seleccionados 1.200 soldados, en cuyas hojas de vida han sobresalido su valor y audacia en la lucha contra
la subversión.
Los instructores, por su parte, son expertos soldados estadounidenses que han participado en algunas de
las últimas guerras en las cuales ha participado su país. Algunos de ellos vienen de la guerra del Golfo
Pérsico y otros más del reciente enfrentamiento en los Balcanes.


Fuerza elite
En otras palabras, el Batallón Antinarcóticos no es un selecto grupo de hombres que van a meterse en la
boca del lobo y con machete en mano tumbar media selva para erradicar los cultivos. Por el contrario. Serán
una especie de fuerza élite que va a enfrentar a los grupos que controlan esos cultivos. Para la cúpula del
Ejército el verdadero dueño es la subversión. "Mientras la guerrilla esté sentada en los cultivos de la droga será
poderosa económicamente. Si logramos quitarle ese sustento estaremos ante una guerrilla que pasará
muchos trabajos para sostener a sus frentes, a sus secuestrados y, de paso, controlar una guerra abierta
como la que ha mantenido hasta el momento", dijo a SEMANA el general Tapias.
Ese Batallón Antinarcóticos estará apoyado por la Fuerza Aérea y la Armada Nacional. Todo su trabajo será
coordinado en el teatro de operaciones. Para su éxito contará con equipamiento de última tecnología. Cuando
se interne en las selvas de Putumayo y Caquetá, donde están localizadas las mayores concentraciones de
cultivos, lo hará apoyado por 18 helicópteros artillados, dos aviones OV-10, un avión fantasma y toda una
logística de combate que le permitirá muy posiblemente salir airoso de esa misión.
Igualmente, el tema del Batallón Antinarcóticos no se ha quedado en la ceremonia de la cortada de cinta ni
del himno nacional. Los 1.200 soldados enfrentarán por primera vez uno de los asuntos más candentes en el
país: la erradicación de los cultivos de Putumayo y Caquetá. En el pasado el solo anuncio por parte de la
Policía Antinarcóticos de meterse en esos lugares generó un paro campesino que puso contra la pared al
Ministerio del Interior. Fue tal la presión que se terminó cediendo y aceptando a regañadientes que los
propios campesinos se comprometerían con la erradicación de esos cultivos.
Esta vez será diferente. Y la tarea no se limitará a la simple fumigación de los cultivos ilícitos. La estrategia es
meterse al corazón de esa selva. Es el santuario del Bloque Sur de las Farc, que está en manos de 'Fabián'
Ramírez y del 'Negro Usurriaga'. Este bloque es considerado por los organismos de Inteligencia como el más
poderoso y rico de las Farc. Ellos tuvieron a su cargo las operaciones de Patascoy, Las Delicias y Tres
Esquinas Y hasta ahora han sido prácticamente intocables.
Pues esa será una de las principales tareas del Batallón Antinarcóticos del Ejército: lograr no sólo acabar
con los cultivos de coca sino recuperar un territorio que ha estado por años en manos de los grupos
subversibos. No será una tarea fácil pero por primera vez los gringos ponen la cara para responder por el
Batallón y sólo el tiempo dirá si el trabajo de operación y estrategia de esta unidad con el pomposo rótulo de
antinarcóticos será la clave para comenzar a ganar la guerra.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.