nación

Del ‘odio’ al ‘amor’ hay un paso: la nueva relación entre Gustavo Petro y Claudia López

Ambos fueron protagonistas de un enfrentamiento sin cuartel por el Metro de Bogotá. Mientras la hoy alcaldesa defendió la continuación de la obra, Petro le pidió reversarla, en tiempos de campaña a la Alcaldía.


Mientras meses atrás se cuestionaban mutuamente, hoy en día la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, entraron en una especie de ‘idilio de amor’.

Así quedó demostrado en la mañana de este jueves 23 de junio, cuando López y Petro se reunieron para conversar sobre los temas clave para la ciudad en el nuevo gobierno.

“Mil gracias al presidente electo Gustavo Petro por su disposición y tiempo para que conversáramos sobre temas claves de ciudad y país. Él cuenta conmigo y yo con él para sacar adelante los programas de cambio social, económico y ambiental que apoyamos los bogotanos y colombianos”, aseguró la mandataria, en su cuenta de Twitter.

Posteriormente, en su segundo mensaje, López afirmó que con el nuevo jefe de Estado, quien asumirá el cargo el próximo 7 de agosto en reemplazo del actual mandatario Iván Duque, trabajarán conjuntamente para sacar adelante las nuevas sedes universitarias, jardines y colegios para niñas, niños y jóvenes, la renta básica y el sistema de cuidado para mujeres.

López también dejó claro que con el presidente electo Petro también se avanzará en el metro de Bogotá y un manejo de residuos decente y digno de la era del cambio climático.

No obstante, la burgomaestre no entregó detalles de cuáles fueron esos compromisos en cuanto al proyecto del metro, teniendo en cuenta que Petro ha mencionado en varias ocasiones que revisará la continuidad del metro elevado.

Lo cierto es que el hoy presidente electo indicó que el objetivo del encuentro con la alcaldesa fue el de construir una hoja de ruta en común entre las dos administraciones.

La relación entre Claudia López y Gustavo Petro ha pasado por diferentes etapas, varias de ellas, de desacuerdos y reproches.

Aunque ella lo respaldó junto con su Partido Verde en la segunda vuelta presidencial de 2018, la ruptura entre ambos fue casi irreparable.

Todo empezó cuando Claudia López tomó la decisión de continuar la obra del metro elevado que contrató el entonces alcalde Enrique Peñalosa. Petro le exigió que reversara dicho contrato, pese a que estaba adjudicado y exponía a la nación a una demanda multimillonaria de los constructores chinos.

“Mientras una candidatura no sea capaz de defender lo que más podría ayudar a Bogotá en la tragedia de su movilidad, un poderoso metro subterráneo de alta capacidad, y no una excusa para meter más buses que llevan a la indignidad a la ciudadanía, no puedo acompañarla”, fueron las palabras que Petro escribió en su momento rechazando la postura de López.

Ya una vez posesionada como alcaldesa, la pelea entre López y Petro continuó al rojo vivo. El tono subió de nivel, a tal punto de llegar a los insultos y las palabras de grueso calibre.

La mayor confrontación entre ambos se vivió en el 2021 en el marco del Paro Nacional. La polémica se desató porque la alcaldesa acusó al petrismo de estar detrás del vandalismo en diferentes puntos de la ciudad y particularmente al senador Gustavo Bolívar, investigado por su posible financiación de la primera línea. El señalamiento de la alcaldesa sucedió luego del incendio de un bus nuevo del SITP en Suba, quemado por un grupo de delincuentes.

“Claudia López, eres una rastrera de la peor calaña. Te quedó grande la ciudad y descargas las culpas en otros. Mediocre”, le dijo Bolívar, en una desafortunada respuesta.

Como era de esperarse, el líder de la Colombia Humana, Gustavo Petro, respaldó en su momento a Bolívar y tildó de ataque “trapero” las denuncias de la mandataria.

El rifirrafe entre ambos fue aumentando con el pasar de las semanas, a tal punto de que en diciembre del año anterior, López y Petro se reunieron para establecer un pacto de no agresión entre ambos. Se trató de una estrategia para destrabar las iniciativas de la administración distrital.

De hecho, en un debate de SEMANA al Pacto Histórico, Petro dio señales de la nueva relación que estaba surgiendo con la alcaldesa López.

Cuando le preguntaron qué opinaba sobre Claudia López, una de sus mayores contradictoras en los últimos meses, sonrió y respondió: “Reconciliación”.

Esa reconciliación siguió en firme a tal punto que para llevar a feliz término ese pacto de no agresión. López le ordenó en su momento al entonces secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, que buscara reuniones con diferentes sectores del petrismo.

“Por instrucción de la alcaldesa, he tenido un diálogo con diferentes dirigentes de la Colombia Humana y el Polo Democrático, partidos que hoy conforman el Pacto Histórico. Desde la Alcaldía consideramos que para sacar adelante los grandes proyectos de Bogotá en infraestructura y para construir un escenario de convivencia, es importante que las diferencias que hemos tenido ahora sean tramitadas de manera amable y democrática”, aseguró Gómez.

Después de ese pacto, no se volvieron a escuchar cuestionamientos entre Petro y López. No obstante, el metro de Bogotá volvió a ser punto de discordia entre ambos, toda vez que el entonces candidato del Pacto Histórico, estando en campaña, aseguró en varias ocasiones, que de llegar a la Presidencia revisaría el contrato del metro en Bogotá porque aún no hay diseños de la primera línea y de esta manera tomaría la mejor decisión de costo beneficio para la Nación en cuanto a un metro elevado o subterráneo.

Como era de esperarse, López cuestionó estas afirmaciones aseverando que más reversa tiene un río que el metro de Bogotá. Sin embargo, la alcaldesa solo hizo alusión al metro y en ningún momento mencionó a Petro.

Estos nuevos choques por el metro de Bogotá hacían pensar que la relación entre el nuevo presidente de Colombia y López no iba a iniciar de la mejor manera, pero la reunión que sostuvieron en la mañana de este jueves deja ver todo lo contrario.

Esta nueva relación entre Petro y López se da a pesar de que la propia esposa de la alcaldesa, Angélica Lozano, afirmara que Petro “es una mala persona”. A pesar de ello, la senadora de la Alianza Verde se unió a la campaña del Pacto Histórico. Lozano estuvo también en la reunión con Petro y compartió una imagen y un mensaje. “Muchas luchas juntos, siempre del mismo lado con diferencias no estructurales que manejamos mal. 2 horas de grata conversa por Colombia y Bogotá. Por honrar el corazón y anhelo de millones de personas. Desde el lunes tengo melancolía por Sebastián, presente en esta lucha”, dijo Lozano, en referencia a Sebastián Romero, un edil de Chapinero que falleció hace algunos años.