Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/1999 12:00:00 AM

EL CAMBIO NO FUE AHORA

EL CAMBIO NO FUE AHORA, Sección Nación, edición 902, Sep 13 1999 EL CAMBIO NO FUE AHORA
Sin replanteamiento político la crisis ministerial toca apenas las carteras menos
relevantes, con lo cual el presidente Andrés Pastrana inicia su segundo año sin oxígeno político.os
cambios de gabinete son importantes por dos razones. La primera, porque permiten a los presidentes
recibir oxígeno en momentos de crisis. La segunda, porque les ofrecen la posibilidad de fortalecer la
base con la cual gobiernan.
El presidente Andrés Pastrana no logró ninguno de esos objetivos. Hoy se encuentra en la misma
situación que antes de la anunciada crisis de gabinete. La sensación de fragilidad del gobierno es la
misma que existía antes del relevo de ministros. Y la percepción de aislamiento es aún más grave.
Al gobierno le sucedió esta vez lo mismo que hace un par de meses con la reforma del Estado. Durante
meses, desde que recibió las facultades extraordinarias, se habló de la reestructuración del Estado
como mecanismo para reducir el gasto fiscal. Finalmente lo que salió fue un paquete de decretos que
no llevaba ni un solo ministerio a la guillotina oficial. A posteriori el gobierno dio las explicaciones del
caso. Según ellos, las medidas tomadas le hacían frente al tema de manera suficiente sin requerir una
"masacre social".
Con el gabinete pasó algo parecido. Los cambios resultaron decepcionantes. La mejor demostración de
que el relevo ministerial hizo más daño que bien fueron los titulares de los diarios capitalinos. Los dos
fueron al grano. El Tiempo tituló "Gabinete, sin viraje", mientras que El Espectador, editorializó aún
más: "Gabinete sigue pastranizado".
El gabinete que pudo ser y no fue
Dos ejes fundamentales del gabinete estaban en juego: los ministerios de Hacienda e Interior. Con el
reemplazo del Ministro del Interior el Presidente habría logrado dos resultados estratégicos. Por una
parte, fortalecer una coalición que no encuentra en Néstor Humberto Martínez un ministro representativo
y aumentar la influencia del gobierno sobre el Parlamento. Por otra, airear el proceso de paz al nombrar
a alguien con un perfil más apropiado, con lo cual disminuía la presión sobre Víctor G. y traía un nuevo
interlocutor de las Farc a la mesa.
A su vez, al cambiar al Ministro de Hacienda podría haber nombrado a alguien con mayor credibilidad
en los escenarios internacionales, más comprometido con medidas de ajuste profundo y sin agenda
presidencial.Y, en general, el Presidente podría haber convocado a otros sectores, despastranizando su
gabinete con miembros de sectores liberales no serpistas, de movimientos independientes, con
sindicalistas y empresarios, y aun con conservadores que no se sienten bien tratados por un gobierno
dirigido por un copartidario suyo. Pero el Presidente decidió mantener el grueso de su gabinete intacto
y aceptar la renuncia de los titulares de Trabajo, Desarrollo, Transporte, Agricultura y Cultura. Gina
Magnolia Riaño, Jaime Alberto Cabal, Gustavo Canal y Rodrigo Villalba Bustillo son los nuevos titulares
al frente de estas cuatro carteras. Canal y Cabal tienen credenciales suficientes para ser muy buenos
ministros. El nombramiento de Juan Luis Mejía, en el Ministerio de Cultura, ha sido muy bien recibido
en el sector. Y la cartera de Justicia, que estaba vacante, fue ocupada por Rómulo González, quien
fuera colaborador de Andrés Pastrana en la Alcaldía. Por último, el ministro de Transporte, Mauricio
Cárdenas, pasó a Planeación, con lo cual Pastrana hizo, en pequeño, lo que habría podido hacer en
grande, es decir, oxigenó el ministerio, nombró un excelente director del DNP y logró lo único
verdaderamente trascendental al llevar a Jaime Ruiz como hombre fuerte de Palacio.Es posible que lo
que ha ganado el Presidente en lealtad por parte de sus colaboradores le asegure un gabinete sin
disidencias. Las sesiones del Consejo de Ministros serán, en consecuencia, tranquilas. Pero la
oportunidad de utilizar la crisis para ampliar la convocatoria antes de iniciar el segundo año de gobierno
se perdió. Y eso equivale, en lenguaje de pilotos, a tomar la riesgosa decisión de seguir adelante la
carrera sin entrar a la zona de pits por gasolina.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com