paro nacional

“El Comité del Paro debe entender que la situación epidemiológica no da más”, MinSalud

El ministro de Salud reiteró que las movilizaciones masivas deben “parar del todo”.


Colombia está enfrentando el peor momento de la pandemia del coronavirus, con nuevos récords de muertes día tras día y más de 25.000 contagios diarios.

Debido a lo anterior, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, dijo este domingo que el país no puede seguir permitiendo aglomeraciones y movilizaciones masivas que empeoran la situación epidemiológica en el territorio nacional.

“Después de 45 días de aglomeraciones y un exceso de mortalidad relacionado de cerca de 5.000 decesos, los colombianos tenemos que parar del todo esta situación”, dijo Ruiz en su cuenta de Twitter.

El ministro también hizo un llamado al Comité Nacional del Paro, que es el que convocan las movilizaciones de manera continua, a que entienda la situación sanitaria que vive el país.

“El Comité del Paro debe entender que la situación epidemiológica no da más”, dijo el ministro.

Y es que de acuerdo con el más reciente informe del Ministerio de Salud, el domingo hubo 28.519 casos nuevos de coronavirus con 586 muertos, récord de fallecidos en un día para Colombia.

Con estas cifras, el total de contagiados de coronavirus en el país llegó a 3.753.224, de los cuales 168.222 son casos activos. El total de fallecidos ascendió a 95.778 y el de recuperados es de 3.477.656.

Desde el inicio del paro nacional el pasado 28 de abril, el Gobierno advirtió que las movilizaciones y aglomeraciones masivas iban a disparar el número de contagios y fallecimientos por el coronavirus.

De hecho, en las últimas semanas distintas ciudades como Bogotá y Medellín han reportado una ocupación de las unidades de cuidados intensivos superior al 90 %, e incluso en Cali la ocupación ya llegó al 100 %.

El Gobierno no ha podido llegar a un acuerdo con el Comité del Paro para que mermen las movilizaciones, pero hay que decir que la fuerza de las marchas es cada vez menor.

A medida que pasan los días, la euforia de las protestas parece extinguirse. La ciudadanía se cansó de los bloqueos y empezó a entender que las movilizaciones, más allá de reclamaciones justas, tenían intereses ocultos.

Nelson Alarcón, directivo de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), confesó en una grabación “que todo esto es para llegar al poder en 2022 y seguir mucho más allá para derrotar al Centro Democrático, para derrotar a la ultraderecha...”.

Estas declaraciones cayeron como un baldado de agua fría, provocaron un efecto contrario debido a las motivaciones ocultas de las protestas y deslegitimaron a quienes exigían las reclamaciones y deudas heredadas al Gobierno. Lo lamentable es que provienen de un directivo de Fecode, agremiación de maestros que se han negado a asistir presencialmente a clases por temor a la covid-19, pero han participado en las marchas. Aunque Iván Duque ordenó la vacunación de docentes, muchos aún se resisten a regresar a los colegios.

El pasado miércoles, cuando el Comité Nacional del Paro convocó la toma de Bogotá, las autoridades esperaban que se mantuviera la masa en las calles. No obstante, de acuerdo con la alcaldesa de la ciudad, Claudia López, no se movilizaron más de 3.000 personas, una cifra baja que de inmediato encendió las alarmas en el Comité y llevó a que los voceros conversaran con el Gobierno para reunirse en un cónclave, buscar alternativas y lograr que el mandatario les siga prestando atención.

Percy Oyola, presidente de la CGT, le confirmó a SEMANA que el paro continuará, pero examinarán las estrategias para seguir protestando en las ciudades. Una de las propuestas era acabar las movilizaciones y concentrar a la ciudadanía en puntos estratégicos. Aseguró que le iban a comunicar al país la decisión; sin embargo, aplazaron la conferencia de prensa porque en el Comité Nacional del Paro hay sectores que insisten en que, ante la negativa del Gobierno de ceder a la totalidad de sus pretensiones, deben seguir en las calles.