nación

“El fallo de La Haya no es un triunfo”: el reproche de Francia Márquez a Iván Duque

El jefe de Estado indicó que en varias ocasiones la Corte Internacional le dio la razón a Colombia en su litigio con Nicaragua.


Luego de conocerse el fallo de la Corte Internacional de La Haya, en el litigio que sostiene Colombia con Nicaragua por el mar de San Andrés y sus zonas aledañas, el presidente Iván Duque dijo que el país seguirá ejerciendo la soberanía sobre dichas aguas y por eso ordenó a la Armada mantener las operaciones militares, por lo que lo ve como un hecho beneficioso para el país.

Al hecho reaccionó la fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro, Francia Márquez, quien le reprochó al jefe de Estado que este “no es un triunfo”.

“El fallo de La Haya no es un triunfo como lo manifestó el Gobierno colombiano. La decisión de los jueces al admitir la demanda de Nicaragua afecta principalmente a la comunidad Raizal del archipiélago de San Andrés y Provincia”, dijo Márquez.

Y denunció que: “Se desconocen las prácticas ancestrales que por mas de 200 años han dado aliento a las familias de las islas a través de la pesca artesanal. El Gobierno nacional debe a garantizar los derechos de navegación y pesca de la comunidad Raizal”, agregó, por lo que instó al presidente a atender el llamado de los y las líderes raizales para establecer los mecanismos de dialogo y negociación pertinentes con el Gobierno de Nicaragua, “a fin de que las familias del archipiélago puedan garantizar su seguridad alimentaria”.

Luego de conocerse el fallo, el jefe de Estado enfatizó en que: “En ningún caso, la presencia de la Armada es amenazante cómo lo pretendió Nicaragua desde el inicio del proceso, dicha petición fue rechazada en el fallo de excepciones preliminares que se presentó en el 2016, la Corte reconoció el derecho de Colombia a navegar libremente en el área para luchar contra los delitos transnacionales y el narcotráfico, desde un comienzo esa fue la posición de la defensa de Colombia y fue lo que la corte reiteró el día de hoy”.

Agregó el presidente Duque que, “en segundo lugar, la unidad, integridad, indivisibilidad del archipiélago de San Andrés y Providencia, Santa Catalina y los cayos y todas las islas que lo conforman se mantienen, la zona contigua que Colombia estableció en el archipiélago es en lo fundamental ajustada al derecho internacional, además, la Corte aceptó que la zona contigua integral le da derechos a Colombia de preservar su derecho arqueológico y patrimonial. En tercer lugar, los pescadores raizales pueden navegar en el Caribe hasta llegar a los bancos de pesca que tienen y que han tenido históricamente y que además están en el mar territorial colombiano y en la zona económica exclusiva de nuestro país tal y como se ha venido haciendo históricamente”.

A su vez, el equipo de defensa jurídico de Colombia se pronunció sobre la decisión. Carlos Gustavo Arrieta, agente colombiano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), aseguró que el fallo es positivo para el país y explicó algunos puntos por los cuales puede estar tranquilo ya que se reconocieron muchos derechos.

El abogado colombiano, desde Países Bajos, hizo este primer pronunciamiento a la salida de la Corte Internacional de Justicia y calificó como “un éxito” la decisión que se dio a conocer en la mañana de este jueves.

“La Corte no dijo que Colombia había incumplido el fallo de 2012, no hubo alusión al tema ni ningún tipo de regaño. Por lo tanto, eso es muy importante y es un éxito para el país”, señaló.

Arrieta explicó que el balance que se hace de este fallo es que es positivo porque no se aceptaron todas las pretensiones de Nicaragua y se reconocieron los derechos de la comunidad raizal. “La Corte reconoció que la comunidad raizal tiene unos derechos de pesca y de tránsito en las aguas alrededor del archipiélago de San Andrés y Providencia que deben ser reconocidas y protegidas por el Estado. Nicaragua había negado esa existencia”.

Para el agente colombiano en el fallo de la Corte quedó claro que todas las islas y cayos colombianos en el Caribe “tienen derecho a una zona contigua de 12 millas náuticas más allá de las 12 del mar territorial y esto es muy importante porque nos permite integrar el archipiélago, cuya integridad se vio afectada por la decisión de la Corte en 2012″.

Además, indicó que la Corte Internacional de Justicia reconoció el principio de la libertad de navegación y el derecho de Colombia para que la Armada Nacional pueda seguir haciendo presencia alrededor del archipiélago de San Andrés y Providencia para continuar luchando contra el narcotráfico y los grupos criminales que operan en la zona.

“Esto es un éxito. La Corte solicitó que hiciéramos ajustes al decreto en cuando a la extensión pero en esencia mantuvo el concepto de integralidad. Colombia declaró que el decreto de puntos y líneas de base recta de Nicaragua es contrario es violatorio y que desconoce los derechos de Colombia por lo que pidió a Nicaragua una reforma”, sostuvo.

Para el agente colombiano ante la CIJ, “la Corte no aceptó la pretensión de Nicaragua para mantener su jurisdicción y conocer el estado del proceso y, además, tampoco aceptó la petición de ese país de decretar compensaciones a su favor. Esto es muy positivo”.