ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/17/2018 10:24:00 PM

El fallo del Consejo de Estado que podría volverse una tumba política

La reciente decisión del alto tribunal que descabezó a una representante por ausentismo tiene a más de un congresista haciendo cuentas y a otros tantos preparando demandas. De entrada, nueve senadores estarían en apuros.

Fallo del Consejo de Estado que descabezó a una representante por ausentismo Un efecto positivo e inmediato del fallo del Consejo de Estado es que en adelante los legisladores lo pensarán dos veces antes de ausentarse de las plenarias en las que se decidan leyes de la república.

Hasta hace poco el ausentismo parlamentario era un deporte sin riesgo y de gran popularidad entre la clase política colombiana. Pero eso acaba de cambiar. Hace dos semanas el Consejo de Estado ordenó la pérdida de la investidura de la representante a la Cámara Luz Adriana Moreno Marmolejo, del Partido de la U, por haber acumulado demasiadas faltas en su labor parlamentaria. La sanción implica remover su curul y algo aún más grave: su muerte política. Moreno no podría volver a ocupar cargos públicos, por lo que más de un congresista está revisando las actas de las sesiones y haciendo cuentas con la camándula en la boca.

El Consejo de Estado sancionó a la representante por una vieja causal nunca antes aplicada. Se trata del artículo 183 de la Constitución, que advierte que los congresistas perderán su investidura, entre otras razones, “por la inasistencia, en un mismo periodo de sesiones, a seis reuniones plenarias en las que se voten proyectos de acto legislativo, de ley o mociones de censura”. La gran novedad es que los magistrados ordenan interpretar el concepto ‘asistencia’ con máxima exigencia, es decir que no basta con que un parlamentario responda a lista en las plenarias para que se entienda que concurrió y cumplió con su deber. Al respecto, el fallo señala que la causal de la pérdida de investidura se configura cuando “un congresista no asiste, esto es, cuando no está presente en las sesiones, independientemente de si ha atendido o no el llamado a lista”.

Puede leer: “Petro es muy peligroso y Duque es mucho más demócrata”: Vargas Llosa

La representante Moreno fue demandada ante el Consejo de Estado por el abogado Johann Wolfgang Patiño, quien argumentó que ella acumulaba 20 ausencias en las plenarias realizadas en la legislatura 2015-2016, y otras 19 durante el periodo 2016-2017. Luego de contrastar evidencias y de escuchar los descargos, los magistrados establecieron que la parlamentaria acumulaba seis ausencias injustificadas en un mismo periodo, el máximo permitido, y en consecuencia ordenaron la pérdida de su investidura.

El fallo señala que Moreno trató de disfrazar su ausentismo con la argucia de “contestar al llamado a lista para luego abandonar las sesiones plenarias a las cuales debe asistir por obligación”. Para detectar el ausentismo avivato, los magistrados debieron cruzar el detalle de cada sesión plenaria (llamado a lista, conformación de quorum, deliberación y rondas de votaciones). El fallo –que trae a cuento amplia jurisprudencia– resalta que la participación en las votaciones es un elemento esencial a la hora de demostrar si existe o no ausentismo.

La inédita sentencia contra la representante de Caldas deberá ser revisada en segunda instancia por la Sala Plena del Consejo de Estado. Pero más allá de la suerte final de Moreno, implica un mensaje que tiene en pánico al Congreso: que quienes se dejan ver al comienzo de las plenarias y a la hora de votar se esfuman, pueden estar cavando su tumba política.

Humberto Sierra Porto, exmagistrado y experto en la figura de pérdida de investidura, le dijo a SEMANA que el fallo ataca el “filibusterismo parlamentario y la ineficacia del poder legislativo” y que las funciones del Congreso y las responsabilidades de los congresistas se deben entender racionalmente: “Si los congresistas no están de acuerdo, deben votar no. Pero es profundamente inconstitucional y contrario a la ética negarse a decidir. Los congresistas deben asistir y deben cumplir con su deber de deliberar y de votar”, aseguró.

Le recomendamos: Ángela Robledo, una congresista de Alianza Verde es la fórmula de Petro

La sentencia del Consejo de Estado ya está generando varios efectos. De ahora en adelante los legisladores lo pensarán dos veces antes de ausentarse de los momentos decisivos de las plenarias. Y se vendrá un alud de demandas en igual sentido. De hecho, los magistrados deberán ahora decidir una contra la senadora Claudia López, interpuesta por el mismo abogado que demandó a la representante ya sancionada.

En este caso Patiño argumenta que la senadora del partido verde, en las sesiones entre el 20 de julio y el 16 de diciembre de 2015, faltó un total de 16 veces sin excusa válida. Y que en el periodo entre el 20 de julio de 2016 y el 17 mayo de 2017 acumuló 10 ausencias. El expediente contra López se encuentra en el despacho del magistrado Oswaldo Giraldo, que celebrará una audiencia el 9 de abril. Patiño asegura que no se trata solo de demandar, sino de hacer un real control y, en ese sentido, “No descarto en presentar más acciones que favorezcan cambios sociales”, asegura.

Por estos días varios congresistas tienen a sus equipos de trabajo buscando papeles en el archivo del Congreso a fin de tener soportes para probar su asistencia. Así mismo, otros esculcan las actas para documentar la inasistencia de sus colegas enemigos políticos. Pablo Bustos, director de la Red de Veedurías, también está revisando las gacetas y asegura que con una inspección juiciosa se podría impulsar la “casi revocatoria del Congreso”. En los próximos días empezarán a llegar las demandas al Palacio de Justicia.

Le sugerimos: Pinzón acepta ser la fórmula vicepresidencial de Vargas Lleras

SEMANA hizo una primera verificación y encontró varios casos de congresistas que podrían estar en apuros (ver recuadro), ya sea porque registran inasistencias absolutas a las plenarias o porque a la hora decisiva de votar no participaron. Será el Consejo de Estado, caso a caso, el que determine a quién le costará la carrera política. Lo que está claro es que el ausentismo desde ahora es un deporte de alto riesgo.

Senadores en capilla

Estos senadores, entre otros, podrían verse en líos por la nueva interpretación del Consejo de Estado sobre el ausentismo. Para el alto tribunal asistir a las plenarias decisivas requiere no solo estar, sino participar y, sobre todo, votar.

Eduardo Enrique Pulgar

Senador de La U. Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 9 reuniones plenarias que votaron proyectos sin su participación. Además, se registra una plenaria más en la que se realizaron 4 votaciones y él solo participó en una.

Nadia Blel Scaff Senadora conservadora.

Del 14 de febrero al 20 de junio de 2017 acumuló 9 reuniones plenarias en las que se votaron proyectos de ley sin que ella participara. También se registran otras 2 plenarias en las que hubo 6 rondas de votaciones y solo participó en 3.

Iván Duque Senador del Centro Democrático.

Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 2 reuniones plenarias en las que se presentaron 4 votaciones sin su participación. Así mismo registra otras 7 plenarias en las que hubo en total 26 votaciones y él solo participó en 11.

Álvaro Uribe Vélez Senador del Centro Democrático.

Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 3 plenarias en las que hubo 10 votaciones sin su participación. Registra además otras 4 plenarias en las que hubo 22 votaciones y él solo participó en 19.

Daira de Jesús Galvis Senadora de Cambio Radical.

Del 14 de febrero al 20 de junio de 2017 acumuló 4 plenarias en las que hubo 12 rondas de votación sin ella. También registra otras 9 plenarias en las que se dieron 50 votaciones y ella solo participó en 16.

Jorge Hernando Pedraza Senador conservador.

Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 3 reuniones en las que hubo 7 votaciones sin su participación. Además, registra otras 4 plenarias en las que se dieron 16 votaciones y él solo participó en 6.

Claudia López Senadora del Partido Verde.

La demanda en su contra sostiene que en las sesiones entre el 20 julio y el 16 de diciembre de 2015 faltó 16 veces sin excusa válida. Y que entre el 20 de julio de 2016 y el 17 mayo de 2017 acumuló otras 10 ausencias.

Armando Benedetti Senador de La U.

Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 4 reuniones plenarias en las que se dieron 19 votaciones sin su participación. También registra otras 4 plenarias en las que se dieron 16 votaciones y él solo participó en 4.

Ernesto Macías Tovar Senador del Centro Democrático.

Entre el 14 de febrero y el 20 de junio de 2017 acumuló 3 plenarias en las que hubo 10 votaciones sin su participación. Así mismo, registra otras 7 plenarias en las que se dieron en total 30 votaciones y él solo participó en 13.

EDICIÓN 1988

PORTADA

10 horas de terror

SEMANA revela las pruebas de cómo el peor amotinamiento carcelario de la historia del país, que dejó 23 muertos y 80 heridos, terminó en una masacre.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1988

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall