Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/17/2018 2:09:00 PM

La revocatoria a la que llegaron más veedores que votantes

Ocurrió este domingo en Herveo, Tolima, donde querían tumbar al alcalde de esa localidad, pero al llamado a las urnas solo acudieron 17 personas de las 5.814 habilitadas para votar; es decir la abstención fue del 99 por ciento. ¿Por qué?

La revocatoria a la que llegaron más veedores que votantes La revocatoria a la que llegaron más veedores que votantes Foto: Guillermo Torres/SEMANA

Una de las principales críticas que vienen padeciendo los mecanismos de participación ciudadana, son los altos costos en los que se incurre para el llamado a las urnas y decidir sobre temas trascendentales.

Voces en ese sentido surgen cada que se convoca una consulta para revocar el mandato de alcaldes o gobernadores, tal como sucedió con el fallido proceso contra Enrique Peñalosa, en Bogotá, o el argumento de inconveniencia fiscal que enarbolaron desde el uribismo para descalificar la consulta anticorrupción. No obstante, esas críticas resultan insuficientes frente la importancia de llevar a cabo esos ejercicios democráticos.

Desde que nació la figura de la revocatoria de mandato en Colombia se han realizado más de 60 elecciones y solo este año prosperó una de esas consultas. Sucedió en Tasco, Boyacá; allí sus habitantes hicieron historia al lograr la primera revocatoria de un alcalde en Colombia.

Pero las demás han fracasado, en su mayoría porque aunque gana el sí, el número de votantes es inferior al 40 por ciento de los votos válidos con los que resultó electo el mandatario a revocar. Hace poco el registrador Juan Carlos Galindo hizo un llamado porque solo en 2017 hay en curso 107 solicitudes de revocatorias de mandatos de alcaldes y gobernadores y que de llevarse a cabo le costarían al fisco 98.388 millones de pesos.

Pero lo que acaba de suceder en Herveo, Tolima, revivió el debate en torno a la supuesta ineficacia del proceso de revocatoria de mandatos de alcaldes y gobernadores que nació con la Constitución de 1991 y que fue ajustada recientemente con la Ley 1757 de 2015, donde se bajó al 40 por ciento el umbral de la participación ciudadana que se requiere para que sea válida la votación.

Lo que sucedió en Herveo es en realidad inaudito. Allí los ciudadanos fueron convocados a las urnas este domingo 16 de septiembre para que decidieran si aprobaban o no la revocatoria del mandato del alcalde Nondier Arias, conservador apoyado por el Centro Democrático. En ese llamado a elecciones la Registraduría se gastó 53 millones de pesos en la logística del proceso electoral y dispuso de once mesas en siete puestos de votación. Todo ello sin contar con los efectos comerciales de la Ley Seca que se implementó previo a la jornada.

Lo increíble es que solo salieron a votar 17 personas, de las 5.814 habilitadas para sufragar; es decir, la participación fue de apenas 0,29 por ciento con una abstención que rebasó el 99 por ciento. De esos votos, 14 fueron por el sí, uno por el no y dos tarjetones no fueron marcados.

Al hacer cuentas se puede concluir que cada voto depositado ese domingo en las urnas tuvo un costo promedio de 3 millones de pesos, “sin contar los gastos de transporte, seguridad, vigilancia, etc ”, explicó una funcionaria de la Registraduría Nacional, al ser consultada por este medio, pero que pidió anonimato.

El otro panorama desalentador lo hace Cristian Martínez, el coordinador para el Tolima de la Misión de Observación Electoral, MOE, al concluir que “fue más grande y nutrida la comisión de delegados y veedores del proceso, que los mismos votantes”.

Penoso récord

Un día después de realizada la votación y tras conocerse el estruendoso fracaso de esa revocatoria, hoy muchos se preguntan ¿qué pasó?

Este portal se dio a la tarea de investigar el tema más allá de los resultados electorales y encontró que se trató de un proceso minado por el aplazamiento, supuestas presiones de la administración municipal y hasta galardones.

Para empezar hay que aclarar que Herveo es un pequeño municipio ubicado en lo alto de la cordillera central, al norte de Tolima. Allí viven 7.000 habitantes y maneja un presupuesto de 7.900 millones de pesos.

Gustavo Zapata fue el promotor del proceso revocatorio que llamó Dignidad por Herveo. El trámite lo arrancó en 2017 cuando recogió 1.420 firmas que avalaran el llamado a las urnas. Aunque en un filtro la Registraduría les invalidó 915 rúbricas, las restantes 505 válidas fueron suficientes ya que por ley solo necesitaban 475 firmas.

Lo insólito, es que la fecha original de las votaciones estaba previsto para el 17 de noviembre de 2017, pero según un documento en poder del comité revocador, faltando 48 horas para el llamado a las urnas, “fuimos notificados que no se llevarían a cabo porque no había dinero para realizarlas”, explicó el señor Zapata.

El líder cívico asegura que una vez aplazado el llamado de la revocatoria, el alcalde accedió a los listados de las personas que apoyaron con su firma la consulta, “para intimidarlos o negarle favores”.

El señor Zapata fue más allá al asegurar que el mandatario persiguió laboralmente a su hija, que es psicóloga y trabajaba como contratista en el hospital, “al punto de hacer que le cancelaran el contrato. Y a otro de mis hijos hace una semana le dispararon en dos oportunidades cuando transitaba por una zona veredal”.

Al respecto, el alcalde Arias rechazó tajantemente los señalamientos y dijo que por el contrario fue respetuoso de un proceso “que desde el comienzo se sabía fracasaría. Fue un desangre y detrimento para el Estado”, argumentó.

Explicó que en realidad el descontento proviene de un sector de la oposición que vio con malos ojos que de los 48 funcionarios de la alcaldía, “seis provengan de otros municipios: una psicóloga, la comisaria de familia y los secretarios de Hacienda, Gobierno y Desarrollo Social y Comunitario”, precisó el mandatario.

Alegó, que por el contrario son los promotores del comité revocador quienes tendrán que responder antes las autoridades, “ya que los denunciamos ante la Fiscalía porque entre los firmantes había muertos y en algunos casos ofrecían prebendas”.

Para fortuna del alcalde, en abril de este año la Federación Nacional de Municipios en su congreso anual desarrollado en Cartagena, exaltó su gestión “por ser considerado ejemplo de administración eficiente y eficaz en lo social y responsable en lo fiscal”, dice el comunicado publicado en la página web de la alcaldía de Herveo.

Y en medio de ese ambiente caldeado llegó el nuevo llamado a las urnas, pero con un ingrediente adicional: ocho días antes de la consulta de este domingo, el coordinador del comité revocador manifestó verbalmente en una de las reuniones de seguimiento electoral, que no apoyarían más el proceso. Como quien dice, esa platica estaba perdida, mucho antes de las votaciones.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.