Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/22/2004 12:00:00 AM

La super abuela

Una de las mujeres más ricas de los Llanos decidió donar su millonaria fortuna a los más pobres del Meta. Esta es su historia.

La super abuela Felicidad Barrios ha donado tierras y dinero en donde e han fundado dos veredas, un barrio, na universidad y cinco colegios.
La sencillez con la que vive doña Felicidad Barrios Hernández, en pleno centro de Villavicencio, es engañosa. Nada de lo que la rodea haría pensar que 'doña Fela', como la conocen en la capital del Meta, es la heredera de una de las fortunas en tierras y ganado más importantes de los Llanos Orientales. "Nada de lo que tenemos nos pertenece, todo nos lo ha dado Dios y a Él debe volver", argumenta con una voz enérgica cuando le preguntan por las razones que la llevaron a donar su inmensa fortuna para fines tan nobles como la construcción de la Universidad de los Llanos, la fundación de veredas completas, un barrio y cinco escuelas para personas de escasos recursos, entre otras obras.

Fue la hija mayor de un matrimonio entre un finquero tolimense y una llanera que empezaron a colonizar las extensas sabanas del Meta en 1920. Según cuenta, sus padres le inculcaron el amor, el respeto y la generosidad que debía tener hacia las demás personas: "Pese al dinero que ya habían conseguido, nos enseñaron a vivir con sencillez y humildad. A nosotros nos formaron con unos valores que hoy no existen y que los padres no les interesa enseñar, eso me entristece mucho", dijo a SEMANA.

Los recuerdos le vienen a la mente en avalancha cuando empieza a hablar de aquellos días. A pesar de sus 87 años, sin mayor esfuerzo recuerda anécdotas, nombres y lugares con claridad sorprendente. Lucidez que, según dice, se debe al sabajón que todos los días toma y que ella misma prepara.

Se casó por primera vez en 1942 con el italiano Leopoldo Lomonaco, y cuando enviudó en 1959 heredó también su fortuna. Más tarde se volvió a casar con Gonzalo Bonilla Gutiérrez, que murió en 1986. No tuvo hijos.



Varios de los proyectos que ha patrocinado han tenido que ver con educación, por lo que entre sus planes más cercanos está donar el terreno para la construcción de la sede de la Universidad del Minuto de Dios en esta ciudad, además de hacerle una donación a la curia para la edificación de una iglesia en la vereda de Barcelona, donde ella tiene su casa campestre.

La única condición que impone legalmente 'doña Fela' a dirigentes, fundaciones o personas que le piden un terreno es que le presenten los planos y proyectos de las obras que se van a desarrollar, y en caso de que la propuesta no se lleve a cabo o no cumpla los objetivos previstos, las tierras regresan a propiedad de ella.

"No me gusta hacer las cuentas de cuánto he donado porque eso sería como echar en cara lo que se regala. Más bien le pido a Dios que me ilumine para no equivocarme y confiar en el corazón de las personas a las que cedo mis tierras o ayudo", afirma. Aunque tiene grandes extensiones de tierra en todo el departamento del Meta, Felicidad se niega rotundamente a mencionar las cifras de terreno, ganado y dinero que ha donado a los pobres. A regañadientes acepta decir que "mi primera donación fue en los años 50, cuando regalé más de 10.000 metros cuadrados de tierra para que construyeran unas viviendas de interés social y se fundara el barrio Lomonaco en honor a mi primer marido, quien era muy generoso". De lo demás, lo único que menciona es que mensualmente compra más de 700.000 pesos en pan para donarlo a ancianatos y fundaciones.

Las visitas en su casa son constantemente interrumpidas por personas, generalmente con alguna dolencia física, que llegan pidiéndole una ayuda en dinero: "No he vuelto a dar dinero a las gentes porque me he enterado de que algunas lo emplean para comprar vicio en la calle y no para curarse, además llegan aquí con historias como para no creer y me disgusta que me mientan".

A cambio de eso, si están enfermos, los remite a donde un médico amigo y después paga la consulta y compra los medicamentos formulados.

En su casa guarda más de 10 condecoraciones que ha recibido en reconocimiento de sus servicios a Villavicencio y al departamento. En los pocos actos sociales a los que asiste infunde respeto y nadie se atreve a preguntar cuánto dinero, tierra o ganado ha regalado a los más pobres. "Esta es una de las personas con mayor corazón que he conocido en mi vida y con un gran desprendimiento de lo material. Pienso que si todos guardáramos un poquito de 'doña Fela' en el alma, Colombia sería diferente", dice el alcalde de Villavicencio, Franklin Germán Chaparro.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Así se vivió el primer campeonato africano de 'Fútbol Freestyle'

    close
  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.