bogotá

“Movilidad al garete”: Lucía Bastidas cuestionó el incremento de las muertes por siniestros viales

La concejal también puso en evidencia las problemáticas que tiene la ciudad en malla vial y en el tiempo que se pierde en medio de los trancones.


En medio de un debate de control político, la concejal de la Alianza Verde, Lucía Bastidas, puso en evidencia las fuertes problemáticas que vive Bogotá en materia de movilidad en la administración de la alcaldesa Claudia López.

En materia de víctimas por siniestros viales, las cifras no son alentadoras. En lo corrido del año son 229 víctimas fatales, 39,6 % más que en 2021. Según los Datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, los motociclistas son las principales víctimas (86 muertes, 37 % del total), seguidos por los peatones (81 muertes, 35 %) y los ciclistas (43 muertes, 18,7 %).

Por su parte, el Observatorio de Movilidad de Bogotá reporta 11.643 siniestros entre enero y mayo, el 57 % han sido de solo daños, 41 % lesionados y 2 % con fallecidos. “Desde finales de 2021, el Distrito se prometió un cambio en la gestión de choques simples, para permitir que los ciudadanos tomaran sus propias evidencias y las enviaran al seguro para así evitarse la espera de las autoridades y despejar más rápido la vía. Sin embargo, la reglamentación no se ha expedido y esa sigue siendo una deuda con la ciudad”, aseguró Bastidas.

La concejal precisó que algunos expertos indican que los factores que afecta la seguridad en la vía durante la conducción son: el ser humano, el vehículo y la infraestructura. El factor humano responde por conductas arriesgadas, imprudencia al conducir y afectaciones en la salud mental y física, son causas de riesgo en la acción de conducir.

El vehículo también es un factor que afecta la seguridad vial cuando se encuentran en mal estado, con riesgos inminentes y sin revisiones periódicas. Dentro de la infraestructura se encuentra las condiciones climáticas, “pues de la calidad de los desniveles de la calzada y sus desagües depende en buena parte la ocurrencia de empozamientos”.

También se encuentra el estado de la malla vial que es un riesgo inminente para la seguridad de los ciudadanos. “Siniestros viales, vehículos varados, motos caídas, choques contra locales comerciales es el balance que deja la lluvia en materia de accidentalidad”, señaló Bastidas.

La cabildante manifestó que del total de 14.563 km carril en Bogotá, el 40 % está en buen estado, 19 % en estado satisfactorio, 13 % en estado justo, 10 % en estado pobre, 8 % en estado muy pobre, 4 % en estado grave y el 6 % en estado fallido, lo que quiere decir que son vías que requieren una atención mucho más inmediata.

“La realidad de los bogotanos es que ese 28 % que se encuentra entre estado pobre y fallido ha generado miles de daños e incluso muertes en las vías de la ciudad, lo que la hace más evidente”, precisó la concejal de la Alianza Verde.

“Aunque el Distrito ha dicho que está construyendo ciudad, la malla vial aún está al debe y debe tomar acciones urgentes para que se mitiguen las inundaciones, los huecos y por ende los siniestros viales”, puntualizó.

Más trancones en Bogotá

El segundo tema relevante tiene que ver con el tráfico de la ciudad. Dentro del debate, Bastidas puso de presente que “los bogotanos gastaron entre 94 y 126 horas al año, en promedio en 2021 en trancones. Estos son los cálculos que hacen los rankings de Inrix y Tom Tom, dos empresas de analítica de datos que, año a año, le ponen la lupa a un sector de la movilidad”.

La lista de Inrix, ubica a Bogotá como la octava ciudad más congestionada del mundo. Las ciudades que están dentro de los primeros 5 puestos son Londres (148 horas perdidas), París (140), Bruselas (134), Moscú (108) y Nueva York (102).

“Los indicadores pueden ser cifras frías, pero en este caso la experiencia que están viviendo los bogotanos es que un viaje entre la calle 116 con Boyacá y el centro de Bogotá toma hasta una hora y 20 minutos, cuando podría tomar 40 minutos”, afirmó la concejal.

Corredor verde de la séptima

Finalmente, Bastidas cuestionó el lento avance en el corredor verde de la carrera séptima. “Hoy, más de 693.000 habitantes del borde oriental de la ciudad y los cerca de 3 millones de personas que transitan por la Carrera Séptima, siguen atascados 2 horas o más en trancón desde la Calle 200 hasta la Calle 32, los buses duales del sistema deben compartir el espacio disponible y no se ve avances en un futuro cercano”, dijo Bastidas.

Agregó: “el proyecto que adelantó la administración de Enrique Peñalosa, estaba listo, priorizando carril exclusivo, estaciones, buses eléctricos, 11 kilómetros de ciclorrutas, renovación de 400 mil metros cuadrados de espacio público y 83.000 metros cuadrados de zonas verdes, mejor alumbrado público, arborización urbana y mejor calidad del aire”.

En ese orden de ideas, Bastidas cuestionó que “ya van dos años y siete meses de la Administración de Claudia López y la Carrera Séptima sigue igual. Con la diferencia de que se están desarrollando más estudios y diseños para que se soporte la idea y el capricho de un “Corredor Verde” que ya no será adjudicado en su totalidad este año”.