justicia

Por esta razón el empresario Enrique Vives podría quedar en libertad

El abogado de las víctimas aseguró que no está conforme con el cambio que ha tenido la investigación.


El abogado defensor de la familia Romero, Rodrigo Martínez, se mostró inconforme con el giro que ha dado el caso del empresario Enrique Vives, quien el pasado 13 de septiembre atropelló a seis jóvenes a bordo de su vehículo.

De acuerdo con El Heraldo, Martínez aseguró que no era correcto que el empresario recibiera casa por cárcel, decisión que tomó un juez en segunda instancia en los últimos días.

Además, aseguró que existe un riesgo de que Vives pueda recuperar su libertad por “vencimiento de términos” de la investigación.

“Se viene un escrito de acusación que debido a la congestión de los despachos judiciales difícilmente se haría en el primer semestre del año entrante. De suceder así, habrán pasado los 120 días que brinda la justicia para el juicio oral y el procesado quedaría libre”, explicó el abogado a medios locales.

Además, el jurista Martínez afirmó que el abogado de Vives llegaría a un acuerdo con la Fiscalía para entregar una póliza de cuatro mil millones de pesos para indemnizar a las víctimas, suma que no considera suficiente y que además le daría más beneficios al empresario.

Según afirmó, la única manera en que se pudiese llegar a una negociación entre el empresario y las víctimas sería renunciar a la acción penal que corre contra Vives y que, de no llevarse a cabo esta condición, no habría ninguna indemnización por daños y perjuicios a los familiares de las víctimas.

Este 22 de noviembre, el empresario fue trasladado a su residencia en Santa Marta luego de que el Inpec atendiera la orden del Juzgado Tercero Penal del Circuito que resolvió el recurso de nulidad que solicitó la defensa a la medida de aseguramiento que se impuso en primera instancia por una juez, lo cual llevó al hombre a la cárcel de Ternera en Cartagena desde el pasado 19 de septiembre.

Así las cosas, el empresario fue trasladado desde ese centro carcelario hacia su vivienda ubicada en el sector de Pozos Colorados, donde se reencontró con su familia, mientras los seres queridos de las víctimas de este caso siguen reclamando justicia.

Mientras esto ocurría, varias personas se congregaron en la Troncal del Caribe donde ocurrió este accidente el pasado 13 de septiembre, para pedir justicia en el caso y que Vives responda con un castigo severo.

Sin embargo, la decisión del juez quedó en firme y por ahora el empresario seguirá en casa por cárcel. Como se sabe, el juez, elegido por sorteo, Jairo Villalba de Ángel, fue encargado de llevar a cabo la audiencia en la cual se debía decidir si se revocaría la medida, así como si se declararía la nulidad de la primera audiencia, tal como pidió Fernández, el abogado del empresario.

Se acredita el delito de homicidio culposo agravado y no el homicidio bajo la modalidad de dolo eventual. En su lugar se impondrá detención preventiva relativa a la medida de aseguramiento en el lugar de residencia del señor Enrique Vives Caballero por las razones expuestas”, señaló en la audiencia el juez en segunda instancia.

Cabe mencionar que el juez Villalba aseguró que la vivienda del acusado deberá atenerse a una estricta vigilancia.

“Tenemos el alma destrozada”

Luego de conocerse este viernes la decisión de un juez de enviar a prisión domiciliaria a Enrique Vives, los familiares de las víctimas señalaron que la determinación del togado no tiene ningún fundamento y es injusta.

“¿Cómo van a darle la domiciliaria a un tipo de esos que mató a seis pelados, mientras manejaba borracho?”, señaló Álex de Lima, papá de Laura de Lima, al término de la audiencia virtual en la que se decidió que el empresario Vives esperará su juicio en casa.

De Lima fue más allá y denunció que en este proceso “hay manos negras. Se está moviendo mucha plata para favorecer a ese tipo (...). Esta decisión me dejó con el alma destrozada, estoy dolido. Destrozado. ¿Si él sabía que venía borracho, por qué no llamó a un chófer o se montó en un taxi? El juez dice que no hubo intención de querer matar a los pelados, pero sí es responsable de tomar las llaves y subirse a manejar un vehículo en ese estado”.

Cabe recordar que la prueba de alcoholemia de Vives Caballero arrojó tres puntos, el más alto grado, de alcohol. “Donde hubiera sido yo, una persona que vive del día, que comete un acto de esos, no me dan ni un vaso de agua. Estaría preso sin ningún beneficio”, agregó Álex de Lima. Y, además, denunció que ni él ni los otros familiares de las víctimas se sienten garantes con el juez del caso.