nación

“Primero me dijeron uribista y ahora razonera de disidencias”: Piedad Córdoba

La exsenadora le contestó a la columnista María Jimena Duzán su columna “La amenaza de Romaña”. Estos son los 6 puntos que argumenta.


La periodista María Jimena Duzán publicó una columna titulada “La amenaza de Romaña”, en la que mencionó a Piedad Córdoba preguntando si conocía de la existencia de la carta en la que alias Romaña informa que retomaba las armas y hablaba sobre las responsabilidades del crimen de Álvaro Gómez Hurtado.

A propósito, la exsenadora respondió en su cuenta de Twitter que no conoció la existencia de ninguna carta en la que se denunciara a los presuntos responsables del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado.

Además, critica que primero la llamaron uribista “y ahora razonera de disidencias”.

Córdoba aclaró también que lleva varios años de su vida trabajando por la paz, haciendo énfasis en que no le hace “mandados a nadie” pese a que ha sido víctima de amenazas y atentados.

Finalmente, exigió que no la involucraran en “esas peleas intestinas”, pidiendo respeto por su buen nombre.

A continuación, un extracto de la columna:

La amenaza de Romaña

De no haber sido por la JEP, la Fiscalía estaría enfilando baterías para afianzar la hipótesis de la familia Gómez Hurtado, que es la que sí le resulta creíble al presidente.

Por: María Jimena Duzán

El presidente Iván Duque no sabe en qué está metiendo al país cuando menosprecia lo que acaban de hacer los excomandantes de las FARC al reconocer su responsabilidad en varios crímenes cometidos en estos años de guerra, entre los cuales está el de Álvaro Gómez.

Si lo supiera, no habría pasado por encima de ese reconocimiento hecho por el partido FARC con la arrogancia con que lo hizo y en lugar de haberlo pordebajeado le hubiera dado la importancia que se merece. No solo los descalificó moralmente para que no entraran en el reino de la verdad, sino que de antemano dejó claro que no iba a aceptar ningún reconocimiento de las FARC ante la JEP porque para él ellos solo se merecen la cárcel. “Adjudicarse un crimen cuando ya hay garantías de que nadie va a pagar cárcel genera sospechas”, fue su frase más generosa.

La historia detrás de esta decisión vale la pena conocerla porque, a diferencia de lo que dice Duque, resultó ser una prueba ácida para los excomandantes de las FARC que les puede costar la vida.

Lea aquí la columna completa.