judicial

Puntilla, el heredero del Loco Barrera, murió en enfrentamiento con la Policía

El que era líder de los Puntilleros, una de las bandas más peligrosas del país, se enfrentó a los agentes de la Dijín que llegaron a hacer un allanamiento en su casa en El Poblado, en Medellín.


Alias Puntilla era un capo de quilates que se había formado décadas atrás en las filas del cartel de Medellín, y que asumió las rutas, los negocios y los hombres de su antiguo jefe, el Loco Barrera, cuando este fue extraditado a Estados Unidos. Hace más de un año que había vuelto a la libertad tras un extraño caso de vencimiento de términos. En la mañana de este 4 de diciembre, Mauricio Pachón, como era su verdadero nombre, murió. Agentes de la Dijín de la Policía llegaron hasta un apartamento en el exclusivo sector de El Poblado, en Medellín. Allí encontraron al capo que los enfrentó y cayó en el cruce de disparos.

Puntilla asumió el liderazgo del narcotráfico tras la captura y posterior extradición de Daniel Barrera Barrera, alias el Loco Barrera y se convirtió en el máximo cabecilla de la banda criminal ERPAC que había pasado a conocerse como Los Puntilleros.

Pachón pasaba de los 40 años de edad y en el mundo de la mafia era un viejo conocido que empezó a transitar el camino del cartel de Medellín. De allí pasó por una temporada a las filas del cartel de Cali y cuando apenas superaba los 30 años, se instaló en el departamento de Meta, donde rápidamente se enroló con el capo que dominaba el negocio del tráfico de drogas en Bogotá y el oriente del país: el Loco Barrera.

Puede leer: Así le ha ido a los ‘narcos’ colombianos en Estados Unidos

Bajo la fachada de ser un próspero comerciante y ganadero creció y se hizo inmensamente rico al lado del capo. Con Barrera se formó en el manejo de rutas, testaferros, socios y sobornos a miembros de la fuerza pública para convertirlos en sus mejores aliados. Por años pasó inadvertido, al punto de que consiguió visa americana y parte de su familia estaba radicada en Estados Unidos.

Hace unos años uno de sus hermanos menores fue asesinado en una vendetta y ese episodio lo transformó en un hombre de un perfil violento, al igual que a sus dos hermanos mayores, ‘Murdoc‘ y ‘Balín‘. Gracias a ese episodio Barrera no sólo lo encargó de coordinar las rutas de tráfico hacia Venezuela, sino de manejar su aparato de sicarios. Esto volvió a Puntilla Pachón un hombre aún más poderoso y temido.

Puede leer: Algo huele mal en la insólita liberación de alias Puntilla

Desde la captura, en 2012, y la posterior extradición de Barrera en 2013, el capo dejó al mando de muchos de sus negocios a uno de sus hombres de confianza, Antonio Angulo, alias el Pollo. Con Barrera en una cárcel gringa, Puntilla optó por “darle un golpe de Estado” y quedarse con todo lo de su antiguo jefe. Algunos de los que se negaron a traicionar a Barrera pagaron con su vida, entre ellos el Pollo, que fue asesinado en agosto de 2016 en Bogotá.

También forjó una alianza con Víctor Ramón Navarro, Megateo, el caído jefe del EPL, y se alió incluso con el Clan del Golfo de Otoniel, para llevarlos a los llanos. En 2016, Puntilla fue capturado, pero recuperó la libertad luego de que la Fiscalía dejó vencer los términos de su proceso. Sin embargo, un año después de volver a las calles, murió en un operativo policial.