Home

Nación

Artículo

Juan Manuel Santos
El expresidente Juan Manuel Santos ha mantenido una larga rencilla con sectores del Centro Democrático - Foto: juan carlos sierra-semana

política

Radican denuncia contra el expresidente Santos por información de los computadores de Raúl Reyes

Busca que se determine si hubo omisión de funciones de parte del exmandatario.

El senador del Centro Democrático Santiago Valencia denunció al expresidente Juan Manuel Santos ante la Comisión Legal de Investigación y Acusaciones de la Cámara de Representantes, por “indignidad y mala conducta” durante su presidencia, al supuestamente haber omitido información clave para el país que se encontraba en los computadores del abatido líder guerrillero Raúl Reyes.

Según el congresista, el exmandatario colombiano “sabía lo que había en los computadores de Raúl Reyes de la farcpolitica y para poderle alcahuetear a sus amigos de Venezuela, Cuba y las Farc, decidió mirar para un lado y obviar las pruebas”.

Valencia reiteró que la acción de Santos se trató “más que de un acto de cobardía, es un acto de complacencia y complicidad con los narcoterroristas de las Farc y con el régimen de Maduro, y es un acto contrario a la democracia y a los intereses del pueblo colombiano”.

Una vez sea radicada esta denuncia, la Comisión de Acusación deberá nombrar los representantes investigadores encargados de analizar si se inicia investigación formal de parte de este organismo. Sin embargo, hay que recordar que actualmente el Congreso se encuentra en receso, hasta el 16 de marzo, y muchos de los congresistas se encuentran concentrados en su campaña para reelegirse en sus curules.

Esta denuncia se conoce pocas horas después de que el expresidente Álvaro Uribe, jefe natural del Centro Democrático, publicara un documento con apuntes en los que se acusa al gobierno de Santos de haber ignorado un informe que contenía revelaciones frente a los computadores de Raúl Reyes, que fue abatido por las Fuerzas Militares colombianas, según se ha dicho, en suelo ecuatoriano.

En los apuntes compartidos por Uribe, en su cuenta de Twitter, se presentan los apartes de unas declaraciones dadas por la canciller del gobierno de Santos, María Ángela Holguín, en 2011, en las que habla de “pasar la página” frente a los antiguos conflictos con Venezuela y que por ello no comentará un informe conocido en ese momento sobre el contenido de los computadores de Raúl Reyes.

“Conversé con el canciller (venezolano Nicolás) Maduro sobre la salida del informe y coincidimos en que pasamos la página. Yo creo que esta nueva relación, este nuevo acercamiento que hemos tenido con Venezuela, igual con Ecuador, hace que tengamos que pasar la página y mirar hacia delante”, fueron las declaraciones dadas por la entonces canciller en 2011.

El documento compartido por Uribe comenta con esta cita que dichas declaraciones se dieron “tras la presentación del informe del IISS —Instituto Británico que validó los computadores— es decir, habla de pasar la página con relación a las computadoras”.

El texto divulgado por el expresidente se titula: “Santos ignoró el informe sobre los computadores para complacer a Chávez”.

La publicación de Uribe se da en medio de la tormenta política que han causado las declaraciones de Andrés Vásquez, exasesor de Piedad Córdoba, en las que asegura que la excongresista se aprovechaba de sus gestiones para la liberación de secuestrados para obtener réditos políticos.

No se puede olvidar que Córdoba fue cercana a Hugo Chávez y se le señala de supuestos vínculos con las Farc.

De hecho, la también candidata Íngrid Betancourt, quien estuvo secuestrada por las Farc, aseguró que Córdoba retrasó “deliberadamente” su liberación para sacar réditos políticos.

“Esta excongresista, hoy en la campaña de Gustavo Petro, retrasó deliberadamente mi liberación para obtener dividendos políticos. Ella es parte de la clase política corrupta que intentó sacarme de la política”, aseguró Íngrid Betancourt.

La hoy precandidata presidencial fue secuestrada por las Farc en 2002 y su rescate se dio seis años después, en 2008, en medio de la denominada Operación Jaque. En ese sentido, es pertinente anotar que su cautiverio no terminó en el marco de una negociación con la guerrilla, sino que surgió como resultado de una acción militar.