reforma a la salud

Reforma a la salud: ¿de qué trata y cómo afectará a los ciudadanos este proyecto?

Los defensores del proyecto aseguran que este mejorará el sistema de salud, pero otros sectores tienen dudas.


Este domingo, el presidente de la República, Iván Duque, le solicitó al Congreso de la República retirar el proyecto de reforma tributaria, para así radicar un nuevo texto. Este proyecto se había convertido en la principal razón de los manifestantes para salir a las calles a protestar.

Sin embargo, tras varios días de protestas, en gran medida pacíficas, pero untadas por hechos de violencia en varias ciudades, el Comité Nacional de Paro se pronunció frente a la situación del país y próximas movilizaciones.

Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), anunció que si bien es un triunfo de los manifestantes el retiro de la reforma, no se desactivará el paro.

“Sucede este hecho luego de seis días de paro nacional, en donde autoridades civiles, militares y policías han cercenado las garantías democráticas para la protesta social”, sostuvo el líder sindical y agregó que “la gente en las calles está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria”.

Por otra parte, dijo que las protestas en Colombia y otras partes del mundo “tumbaron al ministro de Hacienda y su viceministro” y sostuvo que se está conformando un frente nacional en el Gobierno, excluyendo a quienes han promovido las protestas sociales.

Ahora, los distintos representantes de sindicatos y movimientos sociales pidieron desmilitarizar las ciudades, que cesen las masacres y el desmonte del Esmad. Así mismo, reiteraron las exigencias del llamado pliego de emergencias que hace meses le presentaron al Gobierno nacional: retiro del proyecto de ley de la reforma a la salud y fortalecimiento de la vacunación masiva; renta básica de por lo menos un salario mínimo legal; defensa de la producción nacional agropecuaria, artesanal y campesina; subsidio a las mipymes; matrícula cero; no a la alternancia educativa; no privatizaciones.

¿Reforma a la salud?

Este proyecto de ley ha generado un intenso debate en el país, pues quienes están a favor de esta iniciativa, aseguran que este mejorará el sistema de salud del país; sin embargo, otros sectores tienen dudas acerca de qué tan beneficioso podría ser.

A este proyecto, el Gobierno le puso un mensaje de urgencia, y el ministro de Salud, Fernando Ruiz, ha estado al tanto de su avance en el Congreso, y ya ha sido aplazado en dos oportunidades.

Los defensores del proyecto aseguran que este busca mejorar el esquema de salud actual, brindar mejores condiciones a los trabajadores del sector y prevenir futuras crisis como la de la pandemia.

“Las personas serán el centro del sistema, basado en unos principios de accesibilidad, equidad, calidad, disponibilidad y oportunidad”, aseguró el senador de Cambio Radical, Fabián Castillo, coordinador ponente.

Esta reforma ha sufrido una serie de modificaciones, tanto así que la iniciativa que se radicó el 20 de julio del año pasado no es la misma que se discute hoy. “Cerca del 50 % del proyecto original se eliminó”, señala el senador Carlos Fernando Motoa, del mismo partido, quien ha sido ponente de la propuesta.

Pese a que el proyecto se ha modificado, todavía hay algunos sectores que no están de acuerdo con varios de los puntos que contempla la iniciativa. “No puede hacerse una reforma en la que ningún actor esté contento”, afirma el representante del Partido Liberal José Luis Correa, quien tiene ciertos reparos.

Las diferencias principales radican en que, mientras quienes defienden la propuesta dicen que ha sido concertada con la ciudadanía en diversas audiencias, otros alegan que estas se desarrollaron cuando el proyecto era completamente distinto.

Por tal razón, algunos están de acuerdo en que de ser necesario, se vuelvan a realizar. La oposición, por su parte, reclama que no se asignaron ponentes de su bancada y que solo se designó a uno en la última subcomisión.

SEMANA conoció en días pasados el texto que ha sufrido todo tipo de modificaciones y que se iba a discutir esta semana, luego de que una subcomisión estudiara las 364 proposiciones de las comisiones séptimas del Senado y Cámara, las cuales fueron concertadas por 12 parlamentarios.

Sin duda, es un gran avance la prevención de lo que pueda pasar en una eventual crisis sanitaria. Un capítulo completo de 13 artículos establece lineamientos para actuar en casos de emergencia, como el que sucedió con la covid-19. Además, se prevé todo el marco regulatorio y las acciones que se deberán tomar.

Hay puntos que, por su falta de claridad, han causado interrogantes. Uno de ellos es el que habla de prohibir la tercerización de los trabajadores de la salud, para mejorar así las condiciones de quienes laboran en el sector. Sin embargo, diferentes agremiaciones y congresistas hacen reparos, señalando que actualmente ya está prohibido y que lo que se necesitan son sanciones y controles. Algunos congresistas alertan que se deja por fuera a los especialistas y se establece un plazo de 15 días de pago que puede ser riesgoso.

Otros consideran que como está redactada la reforma se dejan puertas abiertas y no se solucionan los problemas actuales de fondo. “Presentan un proyecto de ley rimbombante, adornado con un discurso, que cuando uno va a ver lo que dicen, no está reflejado en ningún lado”, aseguró Mauricio Toro, de la Alianza Verde.

Uno de los grandes debates de la iniciativa es la posibilidad de implementar la especialidad de medicina familiar como columna vertebral del sistema de salud. La idea es que un médico de esta rama se encargue de grupos familiares específicos para hacer un acompañamiento en salud y llevar un mayor control y prevención.

Pero algunos afirman que este noble propósito podría impedir el acceso a las rutas en salud con otros especialistas o que el país no cuenta con el número de profesionales necesarios de esta especialidad para atender a los más de 50 millones de colombianos. El proyecto cuenta con estímulos e incentivos para lograrlo.