bogotá

Secretaría de Educación y TransMilenio, las entidades con más quejas recibidas en Bogotá

Ahora, la Policía Metropolitana es la entidad que más se demora en responder a las quejas de los ciudadanos.


La Veeduría Distrital presentó en la mañana de este lunes los datos del Tablero de Control Ciudadano, una herramienta que permite analizar los temas que más preocuparon a los bogotanos en el mes de abril y las formas y tiempos de respuesta por parte de las entidades.

Según la herramienta, en materia de quejas, las entidades que más las recibieron fueron la Secretaría de Educación, TransMilenio y la SubRed de Occidente. De acuerdo con la Veeduría, es previsible que a comienzos de año la Secretaría de Educación sea la que más quejas y peticiones recibe por cuenta de la asignación de cupos escolares.

La Secretaría de Educación recibió un total 631 quejas durante el cuarto mes de 2022, mientras que TransMilenio recibió 371 quejas.

En cuanto a los temas de preocupación ciudadana y por los cuales se requiere al Distrito, el transporte y la movilidad, la asistencia social y la salud, son los que más inquietan a los ciudadanos. En transporte y movilidad, la mayoría de preocupaciones se concentran en corrección, revisión y descargue de comparendos.

Según el tablero correspondiente, en el último mes, las instituciones que más se demoraron en responder son la Policía Metropolitana, la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Planeación. Sin embargo, el caso de la Policía Metropolitana es particularmente preocupante, pues se demora en promedio 413 días en responder.

Sobre los resultados del Tablero de Control Ciudadano, la Veeduría insta a las entidades distritales a que sigan poniendo su empeño en responder de manera eficiente a las peticiones de la ciudadanía, y en el caso de la Policía hace una petición especial por disminuir su tiempo de respuesta.

Alerta sobre recaudo de impuestos

Ante las profundas deficiencias observadas en el sistema de gestión tributaria de Bogotá, recientemente la Veeduría Distrital anunció que continuará la investigación que inició hace más de un año por las deficiencias en la plataforma en que los contribuyentes pagan sus impuestos.

La investigación por parte del ente de control también se da ante la posible falta de confidencialidad en las bases de datos de contribuyentes, las dificultades para nuevos pagos tributarios y los riesgos de pérdidas de información.

Para la veeduría, las deficiencias encontradas ponen en riesgo la buena cultura tributaria de Bogotá, atentan contra la transparencia y afectan gravemente a la ciudadanía.

Teniendo en cuenta que, según las modificaciones en el calendario tributario, el pasado 6 de mayo venció un nuevo pago del Impuesto de Industria, Comercio y Aviso ICA, (que representa el 44 % de los ingresos tributarios en 2022), la Veeduría Distrital emitió una nueva alerta.

Desde octubre de 2020, la Veeduría Distrital viene alertando sobre los graves problemas de funcionamiento de Bogdata, la solución tecnológica del Distrito que ha venido mostrando graves deficiencias para el recaudo tributario y el pago a contratistas.

En total, la Veeduría ha planteado alertas y una investigación sumaria en las que, entre otros temas, ha indagado sobre las demoras en el pago a contratistas, el funcionamiento de la oficina virtual dispuesta por la Secretaría Distrital de Hacienda para la gestión, consulta y pago de las obligaciones tributarias, las demoras en la expedición del Registro de Información Tributaria y las dificultades para generar reportes de retenciones aplicadas a los pagos realizados por entidades del Distrito.

Así mismo, el ente de control preventivo de la ciudad ha planteado recomendaciones de tipo administrativo, como hacer correctivos en la fase de planeación contractual de la interventoría de Bogdata.

De igual modo, compulsó copias a la Contraloría de Bogotá para que valore el inicio de actuaciones fiscales, respecto a la posible lesión del patrimonio público ante la ausencia de planeación contractual en la puesta de funcionamiento del Sistema.

La preocupación de la Veeduría se debe a que, desde 2020 el recaudo tributario de la ciudad ha tenido varios aplazamientos en sus fechas límite de pago. En 2020 el aplazamiento se debió a la pandemia y su afectación en las condiciones económicas de los contribuyentes, y en 2022, particularmente por la indisponibilidad de la facturación virtual durante marzo y parte de abril.

Dicha situación reviste importancia por el gran número de contribuyentes sujeto del cobro del impuesto predial y de vehículos automotores. Cada uno de estos impuestos cuenta con más de dos millones de contribuyentes, los cuales pudieron haber sufrido algún tipo de afectación, especialmente en operaciones de compra-venta de sus activos.

En cuanto a los ingresos de la Administración Distrital, la Veeduría asegura que en las cifras se evidencia que para 2019 el impuesto predial (al cierre de abril) había recaudado $ 2,91 billones. En el 2020, ya con las complejidades propias del inicio de la pandemia, para el mismo lapso se habían recaudado $ 838.233 millones. Y en la vigencia actual, con corte a 24 de abril, el recaudo por esta fuente se redujo a $ 684.661 millones.