Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/27/2012 12:00:00 AM

Un camión, la cámara fotográfica más grande y sencilla del país

Este domingo, en la Plaza de Bolívar de Bogotá, una gigantesca cámara artesanal retratará a quienes quieran vivir la experiencia de la fotografía básica a bordo de un camión. La iniciativa recorrerá todo el país fotografiando pueblos y recogiendo memoria sobre el conflicto armado.

Un camión, la cámara fotográfica más grande y sencilla del país Esta es una de las instalaciones del camión-cámara, al fondo puede apreciarse la imagen tomada por el furgón.
Cuando a don Guillermo le pidieron alquilado su camión, no se imaginó que lo iban a convertir en una gigantesca cámara fotográfica. Instalaron una tela blanca dentro del furgón y le abrieron un pequeño agujero en uno de sus lados, al cabo de un momento observó como se imprimía, en la tela, la imagen invertida de la fachada de su casa. Era la primera cámara-camión del país.
 
Este domingo cualquier persona que transite por el centro de Bogotá podrá retratarse con la gigantesca y sencilla cámara, además de compartir sus expectativas sobre el naciente proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC.
 
La iniciativa proviene de Álex Fattal, un fotógrafo y analista político profesional estadounidense que ha viajado por las zonas más convulsionadas del planeta trabajando con fotografía y retratando la política y los conflictos que han aquejado a Rusia, Suráfrica, Medio Oriente y ahora Colombia.
 
Fattal llegó en el 2001 a las lomas de Cazucá en Soacha a hacer talleres fotográficos con los jóvenes de las deprimidas zonas. En el proceso de aprender a tomar fotografías nació su primer proyecto en Colombia: ‘Disparando cámaras por la paz’.
 
Los ‘chinos’, como les dice Fattal cariñosamente en su español enredado, se emocionaron con la idea de tomar sus propias fotografías.
 
“Lo más sorprendente para ellos fue trabajar con cámaras oscuras, convertir una lata o una caja de zapatos en un cámara y ser ellos mismos los fotógrafos", asegura Fattal.
 
De las fotografías tomadas por los jóvenes en Cazucá, Fattal tomó la idea de volver a los orígenes de la foto misma. Y empezó a hacer cámaras cada vez más grandes. Instaló un par de cuartos oscuros en casas de La Perseverancia y la Macarena en Bogotá, pero al tener problemas para encontrar las casas con las mejores vistas, se le ocurrió montar los cuartos oscuros en un camión y hacer las gigantescas cámaras móviles para que pudieran recorrer la ciudad.
 
Ya con la idea en mente tardó más de tres meses en conseguir el dinero suficiente para montar su ‘aparato’ y, claro, en convencer al dueño del camión en permitir hacerle un hueco al furgón para crear la cámara.
 
Este domingo por fin podrá instalar su camión-cámara en la plaza de Bolivar. No solamente inmortalizará rostros en imágenes, además, un pequeño grupo de videógrafos captarán las ideas e impresiones de las personas que quieran compartir su visión sobre este proceso de paz que nace.
 
“Colombia vive algo rarísimo porque está en tono de posconflicto, pero en medio de la guerra... Y es muy difícil encontrar una familia que no haya sido impactada de una u otra forma por la violencia. Por eso es importante recopilar sus historias para crear memoria y avanzar hacia la reconciliación”, dice Fattal.
 
De Mocoa a Maicao no se queda 'varao' 

Varios artistas, conocidos y otros no tanto, harán presencia en el camión cámara. Uno de ellos es ‘Pegajoso’ un joven rapero de la perseverancia que compuso una canción sobre la iniciativa de Fattal. En uno de sus versos ‘Pegajoso’ asegura que: “De Mocoa a Maicao no se queda varao’”, lo que para Fattal constiuye la segunda fase de su intención artística-cultural.
 
Planea llevar su camión-cámara, en una ruta de seis semanas, desde Bogotá hasta Mocoa y de allí hasta Maicao, para regresar nuevamente a Bogotá, recogiendo historias sobre la guerra, retratando los pueblos y su gente y creando memoria sobre el conflicto.
 
 “La idea es arrancar el primero de enero, pero ando sin plata, esto lo hago con mis propios fondos y estoy buscando apoyo para llevar a cabo el proyecto”, dice emocionado Fattal al recordar que la próxima semana tiene una reunión en la embajada suiza para presentar su proyecto y buscar apoyo.
 
Por ahora está concentrado en la primera parte, que consiste en sacar permisos para la instalación en Bogotá, buscar otros escenarios y difundir su proyecto. Esas tareas lo mantienen en constante actividad.
 
Este candidato a doctor en la Universidad de Harvard está convencido de que el proceso de paz tiene futuro si las partes realmente trabajan para terminar el conflicto y escuchan a las personas de todo el país que claman por el cese de la violencia.
 
Cuando termine de recorrer el país, Fattal pretende montar una página web en donde puedan difundirse todos los testimonios que recopile a lo largo de su viaje. Las fotografías, los videos, las entrevistas: “Todas las voces que quieran aportarle algo a la construcción de la paz de este hermoso país”, dice.
 
 El camión-cámara estará este domingo en Bogotá en:
 
 La carrera octava entre calles décima y once: 8:00 a. m. a 2:00 p. m.
 La carrera séptima entre calles décima y once: 2:00 p. m a 5:00 p. m.
 
Para conocer más sobre la iniciativa puede dirigirse a la página de Facebook o a través de su cuenta en Twitter.

EDICIÓN 1963

PORTADA

Cementerio del horror: el lugar donde estarían ocultos los falsos positivos que el país no conoce

Acaba de aparecer la que podría ser la primera fosa común masiva con más de 50 cuerpos de falsos positivos. SEMANA estuvo ahí y revela la escabrosa historia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1963

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.