al ataque

“La Defensoría del Pueblo preparaba la salida del país de la esposa y la hija de Uriel”: Odín Sánchez

En entrevista con el programa ‘Al Ataque’, el excongresista manifestó estar preocupado por la decisión de las Fuerzas Militares de ponerle su nombre al operativo en que fue dado de baja el comandante guerrillero.


Durante 10 meses, el excongresista Odín Sánchez Montes de Oca estuvo secuestrado por el Frente de Guerra Occidental del ELN, que era comandando por alias Uriel, quien fue dado de baja el domingo en un operativo realizado por el Ejército en el departamento de Chocó.

En entrevista con el programa Al Ataque, Sánchez afirmó este martes que en una conversación que sostuvieron durante su cautiverio, alias Uriel le contó que el mando central de la guerrilla estuvo cerca de realizarle un consejo de guerra porque en una de las visitas de su esposa el Ejército los rastreó.

“Me contó un problema que habían tenido por causa de la mujer. A la mujer como que le pusieron algunos de esos aparatos electrónicos para poder ubicarlo. Él salía para encontrarse con ella y con una hija”, dijo.

Señaló, además, que Uriel tuvo acercamientos con la Defensoría “para sacar a su señora y a su hija del conflicto. Incluso, para sacarlas del país”. “Eso iba bastante avanzado con el defensor del Pueblo anterior, un señor Kike Abadía”, agregó.

Sánchez también afirmó que el comandante guerrillero le dijo en otra conversación que tenía una mala relación con Pablo Beltrán, uno de los altos mandos de la guerrilla. “Me decía que ellos no tenían comunicación. Muy poca era la comunicación. Las relaciones no eran buenas”, sostuvo.

Por otra parte, el excongresista manifestó estar preocupado por la decisión de las Fuerzas Militares de darle el nombre de ‘Odín’ a la operación en la que fue dado de baja el comandante guerrillero.

“En el día de hoy ya estoy angustiado por las múltiples llamadas de amigos y periodistas de la provincia de San Juan, de Istmina, donde este frente tiene mayor influencia. No sé qué decir por la situación de orden público que vive el departamento. Estoy muy preocupado”, dijo.

Señaló que estas personas cercanas que lo han alertado afirman que las Fuerzas Militares “no tenían por qué ponerle ese nombre a la operación”. “Se inclinan porque es una especie de lápida que me están poniendo”, sostuvo.

“Yo pensé inicialmente que era un chiste, porque uno deja de ser político y poco de comunicación con la dirigencia de este país. Lo abandonan a uno su propia suerte. No sé por qué razón le pusieron Odín al operativo”, añadió.

En la tarde del domingo, desde Quibdó, el presidente Iván Duque, en compañía del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, y el fiscal general Francisco Barbosa, confirmaron que fue abatido alias Uriel, una de las figuras más visibles del ELN.

El mandatario manifestó que el operativo militar se logró gracias a un trabajo conjunto entre el Ejército Nacional de Colombia, la Policía Nacional, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea, con apoyo de la Fiscalía General de la Nación.

“En esta operación cayó un criminal peligroso, que era responsable de delitos como el secuestro, el asesinato de líderes sociales, la persecución y hostigamiento a poblaciones, el asesinato de soldados y policías, y también de conformar y estimular el reclutamiento de menores y trata de buscar que se vincularan jóvenes de distintas ciudades a la organización de apoyo al ELN”, dijo.

“Este bandido se sentía intocable, pero llegamos a su madriguera. Las fuerzas obraron con toda su capacidad y con toda su precisión en una incursión que fue cautelosa y efectiva”, añadió el mandatario.