Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2003 12:00:00 AM

Verdades a medias

Tras el fracasado intento de liberación de Ingrid Betancourt lo que hubo fue un pacto para cambiar un tratamiento médico para 'Raúl Reyes' por una prueba de vida de ella.

Verdades a medias, Sección Nación, edición 1108, Jul 27 2003 Verdades a medias
Como una novela por entregas es la historia sobre la fracasada liberación de Ingrid Betancourt. Hace dos fines de semana la revista brasileña Carta Capital reveló que un avión militar francés había aterrizado el 9 de julio en el aeropuerto de Manaos con el fin de recibir de manos de las Farc a la ex candidata presidencial secuestrada hace año y medio. El periodista Bob Fernandes mencionó en su artículo que la Policía Federal brasileña sospechaba que el gobierno de Jacques Chirac quería intercambiar a Betancourt por un cargamento de armas para la guerrilla que traerían en la aeronave, y que eso explicaría la negativa de la tripulación a ser inspeccionada como lo solicitaron las autoridades del vecino país. El consulado de Francia en Manaos desmintió esta versión y explicó que se trataba de una operación humanitaria. Dijo que en el avión venía personal de salud porque anticipaban que Ingrid requeriría una atención médica tan pronto fuera liberada. Y que no se habían dejado inspeccionar porque eso violaba su inmunidad diplomática. El embajador francés en Colombia, Daniel Parfait, emitió un comunicado en el que negaba enfáticamente haber tenido algún contacto con las Farc para lograr la liberación de Ingrid o de cualquier otro secuestrado en Colombia. En la misma línea, Astrid Betancourt explicó a los medios que un campesino del Putumayo contactó a su familia a nombre de las Farc para anunciarles que liberarían a su hermana en el corazón del Amazonas. Y que la guerrilla quería la presencia solamente de un familiar y de un sacerdote. El campesino habría asegurado que había visto a Ingrid y a su compañera de campaña presidencial y de cautiverio, Clara Rojas, quienes venían por el río Putumayo en una canoa. Astrid, entonces, viajó el 4 de julio a Leticia con el esposo de Ingrid, Juan Carlos Lecompte. En compañía del padre Gonzalo Arango, párroco de Leticia, se trasladaron al municipio vecino de Tabatinga, en la frontera brasileña, a esperar un contacto de las Farc. Astrid dice que desde Leticia se comunicó telefónicamente con la cancillería francesa en París. Les pidió un avión con equipo médico para atender a Ingrid una vez fuera liberada. Pero Ingrid nunca apareció. Según el padre Gonzalo Arango la operación fracasó porque la noticia de la llegada de los franceses se filtró a los medios brasileños y la guerrilla abortó el plan. El miércoles de la semana pasada el ministro del Interior de Francia, Nicolás Sarkosy, que vino a Colombia por invitación de la ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, para hablar de cooperación técnica contra el narcotráfico y el terrorismo, insistió en que la operación fue estrictamente humanitaria. Y hasta ahí llegó el asunto. Pero el viernes el diario parisiense Le Monde avivó nuevamente el avispero. Reveló que agentes del servicio de inteligencia francés, que dependen del Ministerio de Defensa, se encontraban a bordo del Hércules que salió de la base militar Evreux, en París, rumbo supuestamente a la Guayana francesa y que hizo escala en Cabo Verde (Africa) y terminó aterrizando en Manaos el 9 de julio con el pretexto de abastecerse de combustible. También revela que el canciller francés, Dominique de Villepin, dirigió toda la operación desde la Ciudad Luz, actuando a espaldas de Chirac. Sin embargo la portavoz del Elíseo dijo más tarde que el presidente había dado su consentimiento para el traslado del avión militar. Ese mismo día el diario brasileño Extra fue más allá. Citó la versión del director antinarcóticos, Getulio Bezerra, y de Mauro Sposito, coordinador de la 'Operación Cobra', una acción que la policía brasileña adelantó en la Amazonia ante el rumor de que había movimientos de las Farc en la selva. Estos funcionarios dicen que sus informes de inteligencia les permiten aseverar que las Farc habían negociado con el gobierno francés la liberación de Betancourt a cambio de millones de dólares, de medicamentos y de un tratamiento médico en París para 'Raúl Reyes', segundo hombre de las Farc, que sufre una grave enfermedad renal. ¿Cual es la verdad? Las versiones de la familia y de las autoridades francesas tienen muchos vacíos. Es bastante improbable, por no decir imposible, que las Farc entreguen a Ingrid, cuyo secuestro es de gran valor político para la guerrilla, como ellos han sostenido, a cambio de nada. Con el asesinato del gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y del ex ministro Gilberto Echeverri, hace dos meses y medio, Ingrid representa para las Farc su mayor carta para presionar el canje de secuestrados políticos por guerrilleros presos. Es difícil creer que la guerrilla hubiera tenido un súbito ataque de compasión y hubiera cedido en algo tan estratégico para ellos como es el intercambio humanitario. Tampoco convence la versión de Astrid Betancourt en el sentido de que el contacto con la familia de Ingrid haya sido a través de un campesino que las haya visto en el Putumayo. Es obvio que Ingrid, dado el valor que representa para las Farc, está fuertemente custodiada por guerrilleros de confianza de 'Manuel Marulanda'. Sería insólito que cualquier campesino la pueda ver ya que todos los colombianos la conocen y con seguridad denunciaría su presencia a las autoridades en busca de una recompensa. Pero también es impensable que figuras prominentes como Pierre Henri Guinard, jefe adjunto del gabinete del ministro de Relaciones Exteriores, Dominique de Villepin, que venía en el avión, fueran a arriesgar sus carreras trayendo armas para un grupo que aparece en la lista de terroristas de Estados Unidos y de la Unión Europea, como lo especuló inicialmente la versión de la policía brasileña citada en la revista Carta Capital. Es probable que todos estén diciendo medias verdades. Según información recogida por SEMANA, al parecer lo que sucedió fue lo siguiente: funcionarios del gobierno francés habrían entablado desde diciembre contacto con miembros de las Farc en busca de la liberación de Ingrid. En marzo exigieron una prueba de supervivencia que no convenció a la familia. Les enviaron unas preguntas, cuyas respuestas sólo conocía Ingrid, pero las que recibieron de la guerrilla eran erróneas. Con esto quedó claro que el estado de salud de la fundadora de Oxígeno Verde era preocupante. La operación de hace tres semanas fue dirigida por el canciller francés De Villepin, amigo personal de Ingrid, pues fue su profesor en el Instituto de Estudios Políticos (Sciences Po) y quien le ayudó a difundir su libro en Francia. Esta no buscaba la liberación de Ingrid sino la obtención de otra prueba de supervivencia, que las Farc entregarían a cambio de que sacaran a 'Raúl Reyes' y a otros guerrilleros enfermos para ser tratados en Francia. El Hércules vendría dotado como avión ambulancia con los equipos médicos para tratar a los guerrilleros que requerían atención inmediata. Esta sería la razón para que la tripulación se hubiera negado a ser inspeccionada por la policía brasileña y no que tuvieran un cargamento de armas. Con este 'gesto de buena voluntad' de los franceses arrancaría en firme la negociación de la liberación de Ingrid en el marco del canje por guerrilleros presos. En una operación similar el gobierno francés sirvió de mediador durante la guerra en Centroamérica para obtener la liberación de la hija de Napoleón Duarte a cambio de guerrilleros presos enfermos del Fmln en El Salvador. Esta versión es más creíble pues a las Farc sí les interesa no sólo curar a 'Reyes' sino contar con el apoyo de Francia para recuperar un espacio de interlocución política en Europa, que se les cierra cada vez más como quedó demostrado en la última mesa de donantes en Londres. Este primer paso les daría confianza a las Farc sin tener que arriesgar su carta más fuerte de negociación del canje entregando a Ingrid, que según las versiones que obtuvo SEMANA está en lo más profundo del Caquetá. Como la operación fracasó 'Reyes' habría salido por Venezuela rumbo a Cuba, donde le practicaron una diálisis. El gobierno colombiano, al parecer, sabía de los contactos iniciales en busca de una prueba de supervivencia pero no de la misión para sacar a los guerrilleros. Ni la familia de Ingrid ni la embajada francesa están de acuerdo con esta versión. Pero, más allá de quién tenga la razón, lo que es claro es que la tragedia de Ingrid y de Clara continúa.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.