Home

Nación

Artículo

Desde el 18 de noviembre comenzará a funcionar el Grupo élite.
A diario las mujeres son víctimas de acoso en las calles de las diferentes ciudades del país. - Foto: Getty Images/EyeEm

bogotá

Video | Mujer enfrentó a transportador que le dijo un piropo en la calle, esto le respondió

La mujer sacó su celular y con este grabó su respuesta a los piropos que el conductor le lanzó previamente.

En redes sociales se hizo viral un video de un hecho sucedido el pasado 28 de noviembre en la ciudad de Bogotá, cuando una mujer enfrentó a un conductor de una reconocida marca de cadena de restaurantes local, quien según esta persona, el hombre le dijo varios piropos cuando esta se le cruzó en el camino.

En este mismo sentido, la mujer sacó su celular y con este grabó su respuesta a los piropos que el conductor le lanzó previamente.

“¿Quién le pidió que me dijera algo? ¿Cuál es la necesidad de acosar a mujeres en la calle? ¿Por qué yo no puedo pasar por ningún lado sin que alguno de ustedes me diga algo? No puedo estar tranquila en la calle porque vienen con esa amenazadera”, cuestionó y reclamó la mujer que increpó a este conductor del reconocido restaurante.

Ante esto, la mujer manifestó su incomodidad y manifestó sentirse, además de molesta, acosada por este tipo de acciones que suceden a diario en las calles de Bogotá y del país.

Por su parte, el conductor hizo su respectiva réplica y le manifestó que su intención en ningún momento fue acosarla, ya que solo quería manifestarle que le parecía una mujer linda.

“No me tiene que tratar mal, solo le dije, está muy linda y ya nada más”, fue el argumento del transportador.

Frente a esta respuesta, nuevamente indignada, la mujer le contestó que con este acto ella no se sentía bien y que probablemente esta es la situación que tienen que vivir muchas mujeres.

Por otra parte, la cadena de restaurantes publicó en su cuenta oficial de Twitter la respuesta a la denuncia pública hecha en redes por la persona afectada por la situación que vivió el pasado 28 de noviembre.

En este comunicado, la empresa expone tres puntos en los cuales refleja que rechaza este tipo de conducta hacia las mujeres y que frente a ello activó los protocolos disciplinarios que conllevarán las respectivas sanciones al conductor.

De momento, se desconoce si la mujer tomó medidas legales ante las respectivas autoridades por el caso que vivió. Asimismo, esta mujer tuvo que poner privados sus perfiles de las redes sociales, ya que recibió varios mensajes negativos frente a lo que publicó.

Primicia | Pastor Jamocó, a juicio por acosar y abusar sexualmente a sus feligreses

SEMANA conoció en primicia que la Fiscalía General llamó a juicio al pastor cristiano Juan Francisco Jamocó Ángel por los delitos de acceso carnal o acto sexual con persona puesta en incapacidad de resistir agravado. El líder de la iglesia El Shadai, quien se encuentra privado de la libertad en la cárcel desde el pasado 5 de septiembre, ha rechazado en todas las instancias su responsabilidad en el constante y sistemático acoso a decenas de feligreses, entre ellas dos menores de edad. Ese es su argumento, pero las pruebas y testimonios señalan lo contrario.

En el escrito de acusación, la Fiscalía General citó varios testimonios de las denunciantes en contra de Jamocó, señalando que tenía un modus operandi particular para acosar sexualmente a las jóvenes que eran parte del coro o llegaban como voluntarias para realizar diferentes actividades dentro del centro cristiano ubicado en el occidente de la capital de la República.

En la investigación publicada en septiembre pasado, SEMANA reveló el testimonio de una de las jóvenes que motivó la apertura de la investigación contra el pastor que dirigía el centro de alabanza y quien tenía un gran reconocimiento, como videos con miles de visitas en las redes sociales. María Fernanda, de tan solo 17 años, fue víctima de Jamocó después de que llegara a apoyar al grupo del coro.

“Se me acercó al oído, me dijo que mientras daba la presentación no había podido evitar mirarme la cola y que había tenido una erección”. De este calibre eran los comentarios que le hacía el pastor. De las palabras pasó a los actos, intentando besarla a la fuerza y tocarla.

El pastor era enfático en que no le comentara a nadie lo que estaba ocurriendo, pues “uno no puede hablar de Dios, las palabras en contra de un pastor son como un clavo en una pared”.