escopeta
Al padre le dispararon dos veces en el pecho y la oreja del niño fue rozada antes de que el auto saliera a toda velocidad, - Foto: Getty Images/iStockphoto

mundo

Hombre judío y su hijo, atacados afuera del mercado kosher de Nueva York en un posible ‘crimen de odio’

Ambos con kipás, estaban en la acera afuera de Island Kosher en Victory Boulevard, cuando un Mustang negro salió y alguien adentro del carro comenzó a disparar.

La policía de la ciudad de Nueva York investiga un posible delito de odio luego de que un padre y su hijo fueran baleados con perdigones (proyectiles del cartucho de escopeta) afuera de un mercado kosher en Staten Island el domingo.

Según Fox 5 NY, el hombre de 32 años y su hijo de siete años, ambos con kipás, estaban en la acera afuera de Island Kosher en Victory Boulevard en el vecindario de Castleton Corners cuando un Mustang negro salió y alguien adentro comenzó a disparar una pistola de perdigones.

Al padre le dispararon dos veces en el pecho y la oreja del niño fue rozada antes de que el auto saliera a toda velocidad, informó la estación local.

La Fuerza de Tareas contra los Crímenes de Odio del Departamento de Policía de Nueva York compartió una imagen del automóvil, que describieron como “un Ford Mustang último modelo” con una placa trasera cubierta. La policía también compartió un video que fue publicado por Staten Island Shomrim, una patrulla de seguridad judía.

La policía de Nueva York tuiteó un aviso sobre el vehículo y el incidente en el que dijeron que la placa cubierta estaba “fuera del estado”.

Por otro lado, la policía de Nueva York le dijo a Fox News que ninguna de las víctimas fue hospitalizada y que, hasta el momento, no se han realizado arrestos.

También afirman que los incidentes antisemitas en la ciudad de Nueva York aumentaron 125 % en noviembre en comparación con noviembre del año pasado, informó Fox 5 NY.

Racismo en Chicago: mujer fue acusada de discriminar a hombres negros en playa suburbana

En otros hechos, una mujer blanca que fue acusada de un delito de odio luego de una confrontación en la que les dijo a unos hombres negros en 2020 que no podían estar en una playa suburbana de Chicago, Estados Unidos, fue finalmente sentenciada a libertad condicional luego de declararse culpable de un cargo menor.

El cargo de delito grave de odio que Irene Donoshaytis había enfrentado en el condado de Cook se modificó el pasado miércoles 19 de octubre, a un delito menor de agresión en virtud de un acuerdo de culpabilidad. Se declaró culpable del cargo de agresión y fue sentenciada a un año de libertad condicional.

El acuerdo de culpabilidad de la mujer de Northfield, Illinois, incluye el requisito de que asista a una clase contra el racismo, informó el Chicago Sun-Times.

Donoshaytis, entonces de 65 años, fue acusada en agosto de 2020 de confrontar agresivamente a Otis Campbell y otros dos hombres negros que andaban en bicicleta cerca de un muelle a lo largo del lago Michigan en Winnetka, dijo la Policía.

Campbell, por su parte, capturó la interacción que hubo entre ambas partes en un video que se subió a Twitter.

En el video, Donoshaytis se queja con un empleado del Distrito de Parques de Winnetka de que los tres hombres negros no pertenecían a cierta área sin un pase. El empleado responde que los hombres estaban en una propiedad pública y que no se requería un pase de playa.

Donoshaytis no está de acuerdo. Ella le pregunta a Campbell: “¿Estás loco? Qué, ¿quieres matarme? ¿No? Se siente así”.

“¿Por qué querría matarte? ¿Es porque soy negro?”, dice Campbell.

“Sí”, responde Donoshaytis, asintiendo con la cabeza.

Después de eso, Donoshaytis intenta quitarle el teléfono de las manos a Campbell, y la grabación tiembla y se detiene. Campbell afirmó que ella le golpeó el brazo dos veces.

Campbell dijo que la mujer lo confrontó justo después de que terminó su paseo en bicicleta de 15 millas con su primo y amigo del suburbio cercano de Skokie, donde Campbell dice que creció.

Además, aseguró que Donoshaytis les dijo: “Esto es Estados Unidos. Esto es Estados Unidos. No pueden hacer esto. Soy de Winnetka. Deben regresar de donde son”.

El abogado de Donoshaytis, Jeffrey Fagan, dijo en 2020 que Donoshaytis era una refugiada de la Unión Soviética que huyó de la persecución allí.