Tendencias
Ian
A su paso por Florida el huracán Ian dejó una cifra de 25 muertos. - Foto: AP

estados unidos

Huracán Ian: se conocen impactantes imágenes tras su llegada a Carolina del Sur en EE. UU.

Ian llegó acompañado de vientos de hasta 140 km/h.

Convertido en tormenta postropical, el huracán Ian azotó este viernes con fuertes vientos y lluvias a Carolina del Sur, en el sureste de Estados Unidos, y amenaza con provocar peligrosas crecidas de agua después de devastar partes de Florida.

Ian había tocado tierra como huracán de categoría 1 en la tarde cerca de Georgetown, acompañado de vientos de hasta 140 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

Aunque se debilitó y pasó a ser una tormenta postropical, “la amenaza de peligrosas sumersiones marinas, súbitas inundaciones y vientos violentos continúa”, advirtió el NHC, que registró ahora ráfagas de hasta 110 km/h.

Lluvias y vientos azotaron Charleston, una ciudad histórica, y en las redes sociales circulaban videos de la ciudad de Myrtle Beach inundada.

El presidente Joe Biden instó a los residentes a prestar atención a los llamados de precaución de los funcionarios locales, quienes pidieron a la población no circular por las vías invadidas por el agua.

“Esta es una tormenta peligrosa que traerá fuertes vientos y mucha agua, pero lo más peligroso será el error humano. Sea inteligente, tome buenas decisiones, controle a sus seres queridos y manténgase a salvo”, tuiteó el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster.

Se espera que Ian se “debilite en la noche para disiparse sobre el oeste de Carolina del Norte o Virginia” en horas tardías del sábado, según el NHC. Mientras tanto, las alertas de tormenta siguen vigentes en regiones de Carolina del Norte.

No obstante, los usuarios de las redes sociales reportaron cómo fue el paso de Ian por Carolina del Sur.

No obstante, aunque la intensidad de los vientos y lluvias era menor que la que azotó a la Florida, por ser un huracán de categoría 1 en vez de 4, las inundaciones se presentaron en las costas de dicho estado del oriente de los Estados Unidos.

Cabe destacar que los vientos que acompañaron a Ian en Carolina del Sur fueron de unos 140 kilómetros por hora, mientras que las ráfagas que azotaron a Florida alcanzaron más de 240 km/h.

Caos y destrucción en Florida

Su paso por Florida generó devastación y cobró la vida de al menos 21 personas, mientras las autoridades no descartan que la cifra pueda aumentar en las próximas horas. La agencia meteorológica estadounidense pronosticó hasta dos metros de marejadas ciclónicas en horas de la tarde (este viernes).

El gobernador del estado, Ron DeSantis, calificó el área costera de Fort Myers como “zona cero”, pero destacó que también hay “efectos tierra adentro”. DeSantis aseguró que “los equipos de búsqueda y rescate están trabajando las 24 horas patrullando las áreas afectadas por el huracán”.

Más temprano, el mandatario local dijo que muchas personas lograron salir a tiempo de sus hogares, pero que al menos 20.000 habían decidido quedarse. Funcionarios de Florida confirmaron la muerte de 12 personas, la mayoría en el condado de Charlotte. No obstante, se advirtió que ahora era “muy pronto” para hacer un balance de víctimas y que se esperaba mayor información en los siguientes días.

El comisionado de ese condado, Chris Constance, indicó que el área solamente tiene un hospital activo que ya no puede recibir a nadie más en la unidad de urgencias, porque su capacidad ya excedió los límites.

“Solo tenemos un hospital en funcionamiento. Es código negro, lo que significa que ni siquiera aceptan a nadie en la sala de emergencias porque simplemente no tienen capacidad”, dijo Constance. Agregó que “se está coordinando, tenemos activos, tenemos alimentos, tenemos agua, pero solo se trata de establecer las ubicaciones”.

La cadena CNN recogió los datos de la firma analítica CoreLogic, la cual estima que Ian pudo haber provocado pérdidas “aseguradas” de hasta 47.000 millones de dólares, unas de las más costosas en ese Estado.

*Con información de AFP.