Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/1/2006 12:00:00 AM

Hallan restos que podrían ser los del paramilitar Carlos Castaño

Los restos encontrados este viernes corresponden a los de un hombre de las características físicas del ex jefe de las AUC y denotan que fueron sepultados allí hace unos dos años.

Hallan restos que podrían ser los del paramilitar Carlos Castaño Hallan restos que podrían ser los del paramilitar Carlos Castaño
La Fiscalía iba sobre seguro. La mano derecha de Vicente Castaño, Jesús Ignacio Roldán, ‘Monoleche, les prometió que él los llevaría al sitio en donde enterró a Carlos Castaño para ponerle fin al misterio que rondó en el país durante un poco más de dos años. Y al parecer así lo hizo. Porque agentes especiales hallaron este viernes una osamenta que tiene unas características similares a las del ex jefe de las AUC. Sin embargo, aún se necesitan los resultados de las pruebas de ADN que pueden tardar varios días.

El Fiscal General de la Nación, Mario Iguarán, señaló que los informes preliminares muestran que estos restos corresponden a los de una persona muerta, de manera violenta, hace dos años, y medio. Además de las similitudes en los rasgos básicos, como estatura y morfología, el cuerpo hallado vestía pantalón, camisa y zapatos de marca, tal como solía hacerlo Castaño.

El hallazgo se realizó en un paraje de Guasimal, municipio de Valencia, en la región de Urabá, a orillas del río Sinú. Es decir, en una zona controlada con mano de hierro por los paramilitares de los cuales Castaño fue su jefe máximo. Y a una distancia relativamente corta de Santa Fe de Ralito en donde estuvieron todos los comandantes de las AUC que siempre negaron que su ex líder estuviera muerto. “Un día de estos aparecerá y volverá tranquilo”, dijo en una ocasión Salvatore Mancuso. Fue una de las pocas ocasiones en que respondió sobre el paradero de Castaño porque entre todos los paras se pusieron de acuerdo para guardar silencio sobre el tema.

El hecho causaba sorpresa porque Castaño no era un paramilitar cualquiera. Una decisión suya, un simple gesto, bastaba para que esta poderosa estructura armada decidiera la vida de miles de inocentes a lo largo y ancho del país. Sin embargo, sus minutos finales debieron tener la angustia y el pánico de sus victimas porque murió de rodillas y suplicando una respuesta: “¿Quién dio la orden?”. La pregunta era casi obvia porque Monoleche siempre obedecía ciegamente a su patrón, Vicente, hermano de Carlos.

Sin embargo, hoy extraprocesalmente ‘Monoleche’ les dijo a los fiscales que él si lo había asesinado pero que eso ocurrió por un simple problema personal que tuvieron entre los dos. La auto incriminación legalmente beneficia a Vicente Castaño actualmente fugado y a quien él Gobierno Nacional ha invitado para que se concentre en La Ceja, Antioquia, como los demás paras y de esta manera reciba los beneficios de la Ley de Justicia y Paz.

El cuerpo de Castaño no fue desmembrado ni carbonizado y fue sepultado a solo 25 kilómetros de donde fue muerto a tiros. Castaño fue muerto el 14 de abril de 2004 por un comando de paramilitares al mando de Roldán.

Roldán confesó hace dos semanas haber asesinado en abril de 2004 a Castaño.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.